Cómo prevenir la artrosis: 10 pasos

Te mostramos los pasos en tu vida diaria para una correcta prevención de la artrosis

La artrosis es una de las enfermedades reumáticas más frecuentes, afectando sobre todo a las personas con más de 60 años. Las causas de esta enfermedad degenerativa pueden ser variadas, yendo desde la obesidad, envejecimiento y factores hereditarios hasta las lesiones deportivas o sobrecarga de las articulaciones por labores ocupacionales, siendo más frecuente en mujeres que en hombres. Existen varias formas reducir los riesgos de la aparición de esta enfermedad, y en Spoots hoy te ayudaremos contándote cómo prevenir la artrosis.

    Índice

  1. Actividades físicas moderadas

    Si bien las actividades físicas que envuelven posturas incorrectas o mucha carga en las articulaciones pueden ser grandes causantes de la artrosis, no es menos cierto que el ejercicio físico moderado puede ayudar a prevenir su aparición, al fortalecer las articulaciones y los músculos que las protegen. Para ello, te recomendamos practicar algunas actividades muy beneficiosas para la salud de las articulaciones o del cuerpo en general como el yoga, natación, pilates o cualquier ejercicio aeróbico, siempre que realizado de forma moderada.

  2. Alimentos del género Allium

    Alimentos del género Allium

    Una investigación en Gran Bretaña descubrió que las verduras del género Allium pueden ayudar en la salud del cartílago, reduciendo la probabilidad de aparición de artrosis. Las plantas del género Allium más destacadas son el ajo (A. sativum) y la cebolla (A. cepa). Entre los compuestos del ajo están el sulfuro de dialilo y el disulfuro de dialilo, y sobre el primero se sabe que inhibe la formación de las enzimas que aceleran el desgaste en las articulaciones.

    Además, diversos estudios han arrojado que quienes comen con frecuencia ajo son menos propensos a desarrollar algunos tipos de cáncer, como el cáncer de intestino o de estómago.

  3. Peso saludable

    Se ha comprobado que un índice de masa corporal (IMC), el cual nos da una idea de si nuestro peso está en el rango normal o bien en una cantidad excesiva, es un indicador que se asocia con la incidencia de artrosis en la población. Cuando se tiene obesidad o exceso de peso, existe un mayor esfuerzo sobre las articulaciones (especialmente en las rodillas, caderas y columna), por lo que mantener un peso adecuado es una de las mejores acciones para prevenir la artrosis.

  4. Buena postura

    Una buena postura también podrá ayudarte a prevenir la artrosis. Esta enfermedad puede aparecer más a menudo en las personas que tienen una postura inadecuada, especialmente mientras trabajan (lo cual ocupa gran parte del día). Una buena postura alivia el esfuerzo en muchas articulaciones, por lo que es importante mantener las dos curvas naturales de la columna, sea cuando estés sentado o cuando estés parado.

    Éstas son curvas de forma cóncava que van desde la parte alta de la espalda hasta el final de la espina dorsal y desde la cabeza hasta los hombros. Así mismo, se debe evitar cruzar las piernas al estar sentado para no sobrecargar las articulaciones de la rodilla.

  5. Frutas con propiedades antioxidantes

    Frutas con propiedades antioxidantes

    Existen varias frutas con propiedades antioxidantes que ayudarán a reducir la inflamación de las articulaciones, reduciendo la acción oxidativa de los radicales libres. Entre ellas, destacamos a las manzanas, arándanos, peras, frambuesas, granadas y ciruelas, entre otras. Algunos estudios han comprobado que quienes las que incluyeron de forma frecuente en su dieta tuvieron menor incidencia de artrosis.

  6. Ingesta de azufre

    Se ha estudiado que la metionina (un tipo de aminoácido) es esencial para la formación del cartílago, pero ella no es producida por el cuerpo sino que debe ser ingerida a través de los alimentos. La metionina permite, al combinarse con alimentos con vitamina B, la formación de compuestos ricos en azufre, los cuales también están ligado a la salud del cartílago. De hecho, se ha descubierto que el cartílago de las personas sanas posee 3 veces más azufre que el de las personas con artrosis.

  7. Calcio y vitamina D

    Calcio y vitamina D

    Todos sabemos que el calcio es fundamental para la formación y mantenimiento de los huesos, pudiéndose encontrados en productos como la leche, yogurt o queso. Sin embargo, los productos lácteos derivados de la vaca pueden traer una serie de complicaciones pues el cuerpo no está preparado para absorber sus proteínas de forma adecuada. Otras fuentes de calcio más saludables son la soya (tofu), espinacas, col, brócoli y almendras. La cantidad de calcio que es absorbida por el cuerpo aumentará con la ingesta de vitamina D y fósforo. El calcio también ayudará en la prevención de la osteoporosis.

  8. Alimentos ricos en omega-3

    Los omega-3 son ácidos grasos esenciales que ayudan al detener el deterioro en los cartílagos, al ser poderosos antiinflamatorios. Estos ácidos grasos se encuentran en varios alimentos, como los pescados grasos (salmón, sardinas, atún, anchoa, caballa), frutos secos (nueces), semillas de lino, aceite de oliva, aceite de linaza y otros.

    Un estudio de la Advances in Therapy concluyó que el incorporar ácidos grasos omega-3 al tratamiento habitual de la artrosis con sulfato de glucosamina ayudaba a corregir el desequilibrio en la síntesis del cartílago nuevo, retardando la pérdida del tejido de las articulaciones que es típico de la artrosis.

  9. Un buen calzado

    Un calzado adecuado también puede ser esencial en la prevención de la artrosis. El utilizar un calzado de suela gruesa puede ayudar a absorber la fuerza del pie sobre el suelo, ayudando a prevenir algunas formas de artrosis, como la artrosis lumbar, artrosis de caderas o artrosis de rodillas. Evitar los cansados de material sintético, evitando que los dedos rocen la parte delantera.

  10. Alimentos con vitamina C y vitamina A

    Alimentos con vitamina C y vitamina A

    Se han visto que la vitamina C tiene propiedades antiinflamatorias, además de ayudar en la producción de colágeno, el cual es una proteína encontrada en el tejido de los huesos y que se asocia con una buena salud de las articulaciones. Algunas verduras ricas en vitamina C son el brócoli, la acelga, la coliflor, la espinaca o la col.

    Por otra parte, la vitamina A está asociada con una mejor salud del sistema inmunológico, el cual será el encargado de ayudar en la regeneración de los tejidos óseos que hayan sufrido daño. La zanahoria es una de las verduras que más contienen vitamina A, por lo que procura incluirla en ensaladas o beber su jugo cada mañana.

Si quieres profundizar más sobre la artrosis, te presentamos algunos interesantes artículos:

¿sabías qué...?

Entre las artrosis de columna, las más comunes son la artrosis cervical y la artrosis lumbar.