Cómo prevenir la anorexia y la bulimia

Hábitos y consejos para prevenir estos trastornos alimenticios

La anorexia y la bulimia son los dos trastornos alimenticios más comunes y son sufridos por millones de personas en todo el mundo. Se dan sobre todo en los países occidentales y las que más lo sufren son mujeres jóvenes, aunque se está extendiendo a los hombres y a niñas y niños cada vez más pequeños.

Estos trastornos en los que se deja de comer (la anorexia) o se vomita lo que se come después de darse atracones de comida (la bulimia), tienen que ver con una imagen distorsionada del propio cuerpo, condicionada por un ideal de delgadez muy presente en la sociedad y que aparece constantemente en revistas, televisión, etc.

Quizá estés preocupado por reconocer los signos que te pueden mostrar que alguien está sufriendo estos problemas, y así poder ayudarle o prevenir su aparición cuando aún está en las primeras fases. Estas son algunas de las señales que pueden darnos la voz de alarma sobre que que un familiar o amigo sufre anorexia o bulimia:

  • La persona prefiere comer sola o dice que come fuera de casa
  • Trocea mucho los alimentos. Pasa mucho tiempo delante de la comida comiendo muy poco
  • Bebé mucha agua, antes, durante y después de las comidas
  • Rechaza muchos alimentos y preparaciones culinarias
  • Realiza cada vez más ejercicio físico y muchas veces a solas
  • Va mucho al baño después de las comidas

No dejes de leer los consejos y recomendaciones de la siguiente lista para prevenir la anorexia y la bulimia:

 

    Índice

  1. Inculcar hábitos de vida saludables

    Tanto en casa, como en la escuela es importante enseñar a los niños y adolescentes hábitos saludables en relación con la comida. Entre ellos seguir horarios regulares, hacer de tres a cinco comidas al día y no picotear entre horas.

  2. Llevar una dieta sana

    Tanto para nuestra salud como para la de nuestras personas queridas es importante seguir una dieta equilibrada. Comer de todo en cantidades moderadas, evitar en lo posible la comida rápida o muy procesada y los dulces chucherías, y tener disponibles en casa frutas y verduras.

  3. Comer en familia

    Para prevenir estos trastornos alimenticios es importante convertir el momento de la comida en algo agradable y compartido entre los miembros de la familia. Hay que evitar que la adolescente coma sola, deprisa y realizando otras actividades a la vez que come.

  4. Usar herramientas psicológicas para que la comida no se convierta en una obsesión

    El estar permanentemente preocupado por la comida, lo que se ingiere, cuántas calorías tiene etcétera se convierte en una obsesión tanto en la anorexia como en la bulimia, y puede desembocar en estados de ansiedad, depresión y compulsión. En estos casos será útil dejarse aconsejar por un psicólogo o psicoterapeuta acerca de herramientas que calmen esos estados, como la relajación o la meditación.

  5. Fomentar la autoestima y la autonomía

    Es muy importante fomentar en los jóvenes la autoestima, ya que eso implicará una valoración menos distorsionada del propio cuerpo y ayudará a desarrollar un criterio propio frente a los constantes mensajes de los medios de comunicación que imponen un ideal de belleza inalcanzable y dañino.

¿sabías qué...?

Solo en Estados Unidos hay más de cinco millones de personas que sufren bulimia y anorexia. Aunque pueda parecerte raro, están catalogadas como enfermedades mentales.

Entre todas las enfermedades mentales, la anorexia y la bulimia son las más mortales, así que nunca subestimes su influencia y previénelas en tu entorno.

comenta y pregunta