Cómo prevenir los ácaros del polvo

Cinco consejos para prevenir los ácaros de polvo

Los ácaros son diminutos parásitos que se alimentan de células muertas de piel. Los ácaros pueden causar ataques de alergia (debido a sus desechos), irritación, resequedad en la piel, etc. Para prevenir los ácaros de polvo solo se necesitan dos cosas: orden y limpieza. Esto se debe a que los ácaros viven gracias a los restos de piel muerta que inevitablemente dejamos en nuestros alrededores. Al eliminar el sustento de estos molestos parásitos los estamos eliminando a ellos también.

Los ácaros son animales microscópicos (miden alrededos de 0.3 mm) así que no podrás verlos a simple vista. Pero ahí están. Uno de sus hábitats es el polvo del interior de las casas. Como dependen de la humedad y son algo fóbicos a la luz, sus lugares favoritos para vivir son colchones, almohadas, peluches, alfombras, etc.

A continuación te dejamos cinco consejos para prevenir los ácaros del polvo en tu hogar.

    Índice

  1. Lava las sábanas semanalmente

    Las sábanas, las almohadas y el colchón son los sitios favoritos de los ácaros de polvo. Es por esto que es sumamente importante que tu sitio de dormir esté pulcro. Lava las sábanas cada semana y lleva las almohadas a la tintorería una vez al año. Por otro lado, la buena noticia es que estudios han determinado que las personas que no hacen la cama en la mañana tienen menos ácaros en sus sábanas. Así que puedes tener tus sábanas desordenadas, pero nunca sucias.

    También puedes encontrar protectores de polvo para el colchón y las almohadas en el mercado.

  2. Menos humedad

    Los ácaros aman los ambientes húmedos y oscuros. Así que si quieres prevenir a estos molestos y diminutos parásitos, manten las ventanas abiertas, el aire fluyendo y coloca deshumidificadores en las zonas más húmedas. En un ambiente menos húmedos los ácaros tienen menos posibilidades de vivir y procrearse.

  3. Aprende a amar a las arañas

    Sí, muchas personas le temen a las arañas. Pero la realidad es que los arácnidos eliminan ciertas pestes que azotan nuestros hogares, tales como: mosquitos, moscas y, por supuesto, ácaros. Así que si sueles ver a pequeñas arañas caminando por tu casa o tu jardín, no las mates. Aprende a quererlas y a valorar lo que hacen por ti.

  4. Enfócate en las alfombras

    Las alfombras pueden ser una herramienta genial para decorar nuestro hogar. Sin embargo, las alfombras suelen tener una considerable cantidad de polvo y suciedad en su haber. Si sufres de alergia al polvo y a los ácaros quita las alfombras de tu cuarto o casa. Por otro lado, puedes mantener un ojo en las alfombras sin necesidad de eliminarlas de tu hogar. Procura sacarles el polvo cada tres meses dándole golpes en el jardín o terraza. También puedes llevarla a lugares especiales que la tratarán con químicos para eliminar cualquier tipo de infección de parásitos.

  5. Lo obvio: elimina el polvo de tu hogar

    Claro está que los ácaros de polvo viven en el polvo. Así que procura aspirar o barrer por lo menos dos veces a la semana. De la misma forma, utiliza un plumero para limpiar las pequeñas decoraciones, estantes, bibliotecas, etc. Para mejor efecto utiliza un paño mojado.

¿sabías qué...?

En el mercado podrás encontrar una amplía cantidad de insecticidas que combaten los ácaros. Sin embargo, estos químicos pueden ser un poco invasivos para tu hogar, por no mencionar que son contaminantes. Además, presta particular atención si utilizas insecticidas y tienes plantas y/o animales en tu casa.

comenta y pregunta