Preeclampsia - Qué es, tratamientos y cuáles son sus causas

Hipertension y embarazo, una mala combinación

El embarazo es un estado del cuerpo en el cual una persona está creando vida, aún cuando este estado es una etapa muy hermosa para las futuras mamás, es un estado de muchos cambios dentro del cuerpo, cambios tanto físicos como psicológicos. Por ello cualquier alteración que impida la correcta adaptación del cuerpo a este estado, puede causar síndromes que pueden poner en riesgo la vida del binomio.

Uno de estos síndromes o padecimientos es la Preeclampsia, el cual continua siendo una importante causa de mortalidad y morbilidad materno-fetal, por los efectos y consecuencias que ocasiona en órganos y sistemas como el nervioso central, hígado, corazón, riñón y en la coagulación. 

¿Qué es la preeclampsia?

La preeclampsia se define como la aparición de hipertensión y proteinuria después de la semana 20 del embarazo, se suele acompañar de edemas pero no es necesaria la aparición de éstos para ser diagnosticada. Es una enfermedad característica y propia del embarazo de la que se pueden tratar los síntomas, pero sólo se cura con la finalización del mismo y si no se trata adecuadamente puede ser causa de graves complicaciones tanto para la mujer embarazada como para el feto.




Los trastornos hipertensivos durante la gestación, son la primera complicación médico en muchos países del mundo, constituyendo una de las principales causas de morbilidad y mortalidad materna, fetal y neonatal.

Preeclampsia leve y preeclampsia severa

Preeclampsia leve: presión arterial de 140/90 mmHg o más, o elevación de 30mmHg, en la sistólica y 15mmHg en la diastólica, cuando se conocen cifras basáles previas, se presenta después de la semana 20 hasta 30 días postparto, existe proteinuria de más de 300mg en 24hrs, ausencia de síntomas de vasoespasmo (cefalea, acúfenos, fosfenos, edema generalizado, etc.)

Preeclampsia severa: presión arterial de 160/110 mmHg o más, después de la semana 20 hasta 30 días postparto, existe proteinuria mayor en 5gr en 24hrs presencia de cefalea, acúfenos, fosfenos y edema generalizado.

Causas de la preeclampsia

La naturaleza exacta del acontecimiento primario que causa la preeclampsia sigue siendo desconocida. Se considera multifactorial, incluyendo alteraciones placentarias, vasculares, genéticas, metabólicas, renales, hepáticas, hematológicas, inmunológicas o mixtas a las que se suman factores culturales, sociales, económicos y geográficos.

Se ha encontrado una disfunción en el epitelio vascular, en lugar de la vasodilatación propia del embarazo. Esto se asocia a isquemia placentaria desde mucho antes de la aparición del cuadro clínico, en lo que parece ser uno de los orígenes de los factores tóxicos para el endotelio vascular. Dicha isquemia parece ser debida a una deficiente placentación en la que no se produciría la habitual substitución de la capa muscular de las arterias espirales uterinas por células trofoblásticas, que lo que produce una vasodilatación estable que permite aumentar varias veces el caudal de sangre, asegurando el correcto aporte sanguíneo a la unidad fetoplacentaria.

Algunos factores que se han encontrado son: antecedentes heredofamiliares, factores inmunológicos, falta de ingesta de calcio y obesidad.

Tratamiento de la preeclampsia

El tratamiento definitivo es la finalización de la gestación, y hasta ese momento, se deberán tratar farmacológicamente las formas graves. No deben administrarse diuréticos para tratar los edemas ni para disminuir la presión arterial, excepto en casos de edema agudo de pulmón o de oliguria. Una dieta apropiada evitando alimentos que suban la presión también es fundamental.

Los mejores resultados actuales se deben a la posibilidad de terminar la gestación en los casos graves a partir de la semana 32 o antes en caso necesario, con buenos resultados perinatales gracias a la posibilidad de madurar los fetos con corticoides y especialmente a las mejoras en el manejo neonatal de los prematuros extremos.

Las enfermedades que se presentan durante el embarazo tienen una mayor importancia debido al riesgo de afectación tanto de la madre como del feto, por ello, si estas embarazada y presentas alguna alteración que no parezca normal, debemos de acudir al especialista pues de esto dependerá el desenlace favorable. Las alteraciones de la presión, tienen una especial atención debido a la relación que existe entre la circulación de la madre y el feto que, al no ser tratadas como se debe, puede afectar el desarrollo fetal y la optima maduración física del próximo recién nacido.

¿sabías qué...?

De acuerdo con Chesley, los griegos conocían ya de la existencia de la preeclampsia, manteniendo que Hipócrates (460-377 a.C) escribió en sus aforismos acerca del cuadro. Sin embargo, Adams, en su traducción dice: “resulta fatal para una mujer en estado de gestación si ella convulsiona con cualquier enfermedad aguda”