7 pilares fundamentales de la dieta antiinflamatoria

Te mostramos los puntos claves a seguir para una correcta dieta antiinflamatoria

La inflamación es la forma que tiene el cuerpo de manifestarse ante agentes externos, pero cuando se presenta de forma crónica, es capaz de generar diversas enfermedades en el cuerpo, principalmente las de tipo cardiovasculares y de tipo neurodegenerativas.

El estrés, el tabaco y la falta de ejercicio contribuyen a perpetuar el proceso inflamatorio, por lo que es esencial poder contrarrestarlo con una alimentación diaria sana que incluya alimentos antioxidantes que nos permitan fortalecer nuestro organismo y aporten una mayor alcalinidad a nuestro pH.

En Spoots te contaremos algunos de los pilares para seguir una dieta antiinflamatoria.

    Índice

  1. Evitar las solanáceas en exceso

    Estos alimentos, si bien tienen algunas propiedades benéficas para el cuerpo, contienen glicoalcaloides (como la solanina), los cuales tienden a alentar la inflamación celular cuando son consumidos en exceso. Sin embargo, si sufres una enfermedad inflamatoria como la artritis reumatoide, intenta dejarlos de lado tanto como puedas. Algunas personas han sentido alivio en su inflamación al dejar estos alimentos, pero aún deben realizar estudios más concluyentes sobre este tema.

  2. Consume alimentos antioxidantes

    Consume alimentos antioxidantes

    El consumir alimentos antioxidantes nos ayudará, entre otras cosas, a poder combatir los radicales libres, lo cual redundará en desinflamar ciertas partes del organismo. Los radicales libres son átomos altamente reactivos que son liberados cuando el alimento que consumimos es metabolizado en las células (para que el cuerpo tenga la energía para funcionar). Ahora bien, el problema es que los radicales libres son átomos inestables, pues han perdido un electrón, y por ende, intentarán “robarlo” de otros átomos, un proceso perjudicial para las células.

    Cuando el número de radicales libres aumenta mucho, se producen numerosas enfermedades, sobre todo de tipo cardiovascular y del sistema nervioso, y un envejecimiento acelerado del cuerpo. Los antioxidantes donarán entonces electrones, impidiendo que los radicales libres los "roben". Sin embargo, es importante variar el consumo de antioxidantes en nuestra dieta, puesto que cada alimento antioxidante por sí solo sólo podrá atacar una variedad de los radicales libres, no todas. Algunos alimentos antioxidantes son el salmón, el brócoli, las nueces y el ajo.

  3. Evitar los carbohidratos con alto contenido glucémico

    Al ingerir carbohidratos, nuestro cuerpo responderá produciendo insulina, a través del páncreas. Si el consumo de carbohidratos con un alto contenido de índice glucémico (IG), la liberación de insulina también será mayor, por lo que el cuerpo producirá sustancias inflamatorias (eicosanoides). Algunos carbohidratos (hidratos de carbono) con alto IG son los alimentos provenientes de harinas refinadas (arroz blanco, pan blanco, pastas, cereales, etc.).

  4. Consumir alimentos ricos en Omega-3

    Consumir alimentos ricos en Omega-3

    El Omega-3 es un tipo de grasa poliinsaturada esencial, siendo un poderoso antiinflamatorio natural esencial para el tratamiento de enfermedades cardiovasculares y otras condiciones. También es un ácido esencial, lo que significa que el cuerpo no puede producirlo por sí solo. Se encuentra principalmente en pescados azules (grasos), como el salmón y la sardina, pero también se le puede encontrar en el aceite de algunas semillas vegetales, como las semillas de lino. Así también, se encuentra en nueces, quinoa, chía, soja, etc.

  5. Incluye grasas saludables

    Sabemos que no todas la grasas son perjudiciales para el organismo, pues también las hay “buenas”, que son necesarias para una correcta lubricación del organismo. Una de las "grasas buenas” es la monoinsaturada, la cual puedes encontrar en el aceite de oliva, el aguacate o en varios frutos secos. Otra “grasa buena” es la grasa poliinsaturada, la cual se encuentra en alimentos con Omega-3, como el pescado azul y en el aceite de girasol o soya. Estas grasas poliinsaturadas reducen la inflamación del cuerpo y ayudan a tener un sistema nervioso más fuerte.

  6. Evita comer alimentos alérgenos

    Muchas personas tienen un empeoramiento en la inflamación de su cuerpo al consumir ciertos alimentos que el cuerpo no recibe bien, llamados alérgenos. Intenta averiguar cuáles son los alimentos que tu cuerpo no recibe bien, de forma de evitar lo máximo posible su consumo.

  7. Mantén un equilibrio entre Omega-3 y Omega-6

    Cuando hay un desajuste en la cantidad de ácidos esenciales Omega-3 y Omega-6 que se ingiere, se empeorarán los procesos inflamatorios del cuerpo. Ambos ácidos esenciales compiten por las mismas enzimas por lo que una relación exagerada de ácidos esenciales Omega-6 en desmedro de los Omega-3 (una relación sana es 2:1 a 4:1, pero se ha observado en la población relaciones de 10:1) podrá generar un aumento del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y neurológicas.

Ten en cuenta que de seguir correctamente esta dieta podrás disfrutar de una mejora general de tu cuerpo, inclusive en los intestinos.

Esperamos que puedas aplicar algunos de estos conecptos si quieres seguir una dieta antiinflamatoria que resulte en una mejor salud para ti. Si quieres conocer algunos alimentos antiinflamatorios, visita nuestro artículo con algunos consejos para preparar tu dieta. 

¿sabías qué...?

La base para una buena dieta antiinflamatoria es elegir productos naturales por sobre los envasados.