Pie de atleta: Qué es y cómo tratarlo

Tienes comezón y ardor en tus pies, puede tratarse del famoso pie de atleta

La tiña del pie o tinea pedis, nombre científico del famoso pie de atleta, es una infección micótica superficial producida por cierto tipo de hongos llamados dermatofitos. 

Los dermatofitos son hongos que se desarrollan solamente en los tejidos queratinizados, formados por células muertas que contienen queratina, ya que en los tejidos vivos son destruidos por el sistema inmunológico.

No obstante el pie de atleta es producida en un 98% por dermatofitos, las levaduras o mohos pueden simular un cuadro clínico indistinguible. La tinea pedis es una infección común en zonas geográficas de clima caluroso y húmedo.

El pie de atleta es la micosis cutánea superficial más frecuente de distribución mundial, que afecta a la mayoría de la población en algún momento de la vida. Algunos factores predisponentes son: 




  • Endógenos: Enfermedades vasculares periféricas, diabetes, alteración de sistema inmunológico.
  • Exógenos: Mala transpiración y calor, acumulo de humedad e hiperhidrosis, andar descalzo en lugares públicos, traumatismos repetidos, calzado inadecuado.

Los tipo de hongos pueden transmitirse de persona a persona, animal a persona o del suelo a persona.

¿Cuál es la sintomatología del pie de atleta?

Característicamente se aprecia maceracióneritema y vesículas en el tercer y cuarto espacio intedigital o en la cara plantar del tercer, cuarto y quinto dedo.

Algunos otros síntomas son:

  • Comezón y dolor en los pies.
  • Descamación y grietas en la piel, debajo de los dedos y en la planta del pie.
  • Granos, ampollas y pústulas.
  • Consistencia escamosa de la planta del pie.

La sintomatología antes mencionada, es la más características, pero también existe una clasificación según la presentación clínica:

  • Tinea pedis interdigital: Es el patrón más frecuente aunque a veces pasa desapercibido. Se caracteriza por la presencia de lesiones descamativas de intesidad variable localizadas en el tercer y cuarto espacio interdigital.
  • Tinea pedis hiperqueratósica o en mocasín: La forma hiperqueratósica se caracteriza por la aparicón de áreas de piel rosácea cubierta de finas escamas de color blanquecino o plateado sin aparición de vesículas o pústulas. Aparece principalmente en arcos plantares, talones y bordes laterales del pie.
  • Tinea pedis vesículo ampolloso: Su evolución es subaguda, suele afectar de forma unilateral, haciendo lesiones en el arco interno del pie, superficie lateral del pie y pulpejos de los dedos. Clínicamente se presentan placas rojas, eritematosas  con prurito y sensación de quemazón, llenas de pequeñas vesículas o ampollas no sobrelevadas en la piel, cuyo contenido al principio es un líquido claro, seroso y después purulento.

¿Cómo diagnostican la enfermedad?

El diagnóstico generalmente se realiza mediante una exploración física y una historia clínica completa. 

Si el médico tiene alguna duda del diagnóstico, se pueden realizar diferentes pruebas como:

  • Examen directo: Se recolecta material del fondo de la fisura o del techo de la ampolla, y se le agrega solución de KOH al 20 o 30% con tinta Parker, y van a ver la muestra al microscopio de luz óptica donde se verán hifas de dermatofitos.
  • Cultivo para hongos: Para identificar la especia de hongo.
  • Cultivo y antibiograma: Permite descartar y tratar adecuadamente infecciones bacterianas asociadas.

Ya me dio el pie de atleta, ¿y ahora cómo lo trato?

Algunas medidas son:

  • Mantener los pies limpios y secos.
  • Uso diario matutino de antifúngicos en polvo, como bifonazol, en calcetines y zapatos.
  • En caso de tener una infección asociada, tratarla.
  • Baños de solución de permanganato de potasio en dilución 1-2 veces al día.
  • Añadir antibiótico tópico según cultivo y antibiograma.
  • Uso de antimicóticos tópicos: bifonazol, clotrimazol, econazol.
  • Uso de antimicóticos sistémicos: Itraconazol, terbinafina, imidazol, etc., esto en casos muy extensos o muy sintomáticos, recidivas, falta de respuesta a tratamiento tópico y pacientes con factores de riesgo. (Siempre bajo observación de médico)

Algunos remedios caseros son:

  • Vinagre blanco: Sumergir los pies en una mezcla de agua con vinagre por 15 minutos, todos los días hasta que desaparezcan.
  • Aceite de árbol de té: Poner unas gotas sobre los hongos del pie, todos los días hasta que desaparezcan.
  • Aceite de ajo: Esparcir aceite de ajo por la zona afectada, varias veces al día.
  • Aceite de lavanda: Mezclar igual cantidad con aceite de orégano y aplicar sobre los hongos 3 veces al día.
  • Aceite de limón: Colocar unas gotas sobre ellos, dejar actuar por unos minutos y aclarar con agua.

El pie de atleta es un padecimiento muy común, si bien no es peligroso en pacientes en los que el sistema inmunológico es fuerte, puede traer severas complicaciones si no se trata a tiempo y con los fármacos adecuados. Así también es importante señalar que los medicamentos para los hongos, son bastante fuertes para nuestro organismo, para que no nos automediquemos y acudamos a consulta si tenemos la sospecha de un contagio.

¿sabías qué...?

El hongo que provoca el pie de atleta ya existía en la prehistoria, y probablemente antes. 

comenta y pregunta