Pastillas anticonceptivas: ¿Pueden tener efectos secundarios?

Te mostramos algunos mitos aclarados y otros denegados sobre el efecto de la píldora en mujeres

Las pastillas anticonceptivas son uno de los métodos anticonceptivos más usados para el control de la natalidad, conteniendo las formas sintéticas de 2 hormonas que se producen naturalmente en los ovarios dela mujer, siendo ellas el estrógeno y el progestágeno (o progestina). En algunas pastillas, llamadas pastillas combinadas, están presentes ambas hormonas sintéticas, mientras que otras contienen solo el progestágeno, siendo también llamadas de mini-píldoras o píldora progestínica

Normalmente el paquete contiene 21 pastillas con hormonas + 7 pastillas sin hormonas (o pastillas placebo), por lo que el régimen es separado en ciclos de 21 días con 7 días de descanso. Sin embargo, muchas mujeres eligen tener ciclos consecutivos, esto es, tomar las pastillas activas por varios ciclos de 21 días seguidos (42, 63, 84 días, etc), preferentemente para evitar los síntomas del sangrado de abstinencia, el cual ocurre en los días en que no se toman las pastillas con hormonas. Hay que notar que el sangrado de abstinencia no es una menstruación normal, además de ser más leve y por menos duración.

Así como es importante saber cómo tomar las pastillas anticonceptivas, entender cómo funciona el ciclo menstrual o cuándo comenzar a tomar la píldora respecto al ciclo menstrual, también debemos prestar atención a los posibles efectos secundarios que su ingesta nos podría traer. Mal que mal, ellas son un tipo de anticonceptivos hormonales, y regular las hormonas del cuerpo puede traer algunos síntomas asociados, por lo que más allá del carácter informativo de este artículo, lo mejor siempre es seguir las indicaciones de un médico. En este artículo te presentamos algunos de estos efectos secundarios de la píldora, así como aclarando otros que no tienen asidero científico.

    Índice

  1. Náuseas

    Las náuseas son uno de los síntomas típicos dentro de la gama de efectos que la píldora puede tener en algunas mujeres. Normalmente, las náuseas tienden a disminuir o desaparecer con el tiempo, una vez que el cuerpo se acostumbra a la presencia de estas hormonas sintéticas. Se ha visto que una forma de dismunuir la intensidad de las náuseas o su aparición es tomando la pastilla con la comida o bien al acostarse.

    No debes dejar de tomar las píldoras si sientes problemas estomacales, pues podrías quedar desprotegida. Si llegas a tener vómitos, entonces deberás tener extra cuidado pues ellos pueden afectar la absorción de la pastilla. En ese caso, lo mejor es tomar una dosis adicional después de tenerlo.

  2. Aumento de peso

    No se ha demostrado con pruebas clínicas que exista una relación entre la variación del peso en la mujer y la ingesta de la píldora anticonceptiva. Sin embargo, algunas mujeres han sufrido retención de líquidos, especialmente en la zona de los senos y las caderas. En lo que se refiere a las células adiposas (que forman el tejido graso y se asocian a la gordura), el estrógeno presente en las píldoras combinadas podría afectarlas, pero solamente haciendo aumentar su tamaño, no su número.

  3. Cambios de humor

    Podemos hasta ahora podemos desmentir este síntoma, pues no existe ninguna evidencia científica que haya comprobado que las píldoras anticonceptivas tengan un efecto negativo sobre el humor. Asimismo, tampoco se encontró un vínculo entre la prevalencia de depresión y la toma de la píldora, sino todo lo contrario, pues un estudio en Estados Unidos observó que en general las mujeres que tomaban anticonceptivos orales tenían menos síntomas depresivos que quienes no los tomaban.

    Lo que sí está claro es que es difícil comprobar que un cambio de comportamiento o humor pueda estar directamente asociado a la píldora, pues estos también dependen mucho de los factores ambientales de la persona, los cuales pueden cambiar de un segundo a otro. Si algunas personas han experimentado cambios positivos, otras cambios negativos y otras ningún cambio asociado, entonces el promedio es que no hay una clara tendencia hacia ninguno de estos eventos.

    Sin embargo, no hay que dejar de mencionar que el tomar la píldora puede ayudar a impedir síntomas típicos de la menstruación, como el acne, ciclos irregulares, calambres, dolores de cabeza y otros, por lo que sin duda en muchas mujeres su estado de ánimo puede mejorar como causa de estas mejoras.

  4. Sangrado intermenstrual

    El sangrado vaginal intermenstrual o irregular, así como la presencia del spotting (sangrado por goteo entre 2 mentruaciones) podría ser uno de los síntomas más comunes al tomar los anticonceptivos orales, razón por la cual algunas mujeres podrían abandonar el régimen. Si el sangrado es abundante, lo mejor es visitar un ginecólogo para descartar alguna infección o enfermedad.

    Hay que notar eso sí que una de las razones de este sangrado intermenstrual podría ser una toma irregular de las píldoras, esto es, cuando la mujer se le olvida frecuentemente de hacerlo, desordenando la manera en que las hormonas actúan en el cuerpo. Otra causa que puede favorecer la aparición de estos síntomas es el tabaco, por lo que las mujeres fumadoras tienden a tener mayor sangrado intermenstrual que las que no lo hacen.

  5. Mayor sensibilidad en los senos

    El tomar píldoras anticonceptivas podría estar ligado a una mayor sensibilidad en los senos. Si bien estos síntomas debieran disminuir cada vez más con el pasar del tiempo (generalmente luego de 2-3 meses), si persisten o si notas la presencia de un nódulo o bulto en alguna zona del seno, lo mejor es buscar ayuda médica si resultan muy molestos. El tejido de los senos es sensible a la acción de las hormonas, por lo que un aumento significativo de ellas podría causar retención de líquido en ciertas zonas, como la cadera o los senos mismos. En algunos casos esto se soluciona cambiando la marca de las píldoras.

    Es normal que, al variar las hormas de ciclo a ciclo, los senos sufran también leves variaciones al tacto, como sentirse algo nudoso. Algunas mujeres tienden a pensar que el dolor en los senos está relacionado con el cáncer de mama, pero esto no es así, ya que esta forma de cáncer es asintomática.

    Existe el mito de que la píldora anticonceptiva también podría hacer que los senos aumenten de tamaño, pero no se ha comprobado esta relación, pudiendo más bien deberse a otros factores como la alimentación o el estilo de vida.

  6. Menor deseo sexual

    En algunas mujeres, las pastillas anticonceptivas podrían afectar la libido o el deseo sexual, pero no siempre la culpable es necesariamente la píldora, habiendo muchos otros factores que pueden jugar un rol, como una mala alimentación, el estrés, la fatiga, la edad, el alcohol, la relación de pareja y otros. Lo que sí está claro es que no experimentarías el crecimiento repentino de la libido que se produce durante la ovulación, ya que las pastillas impiden este proceso.

    Sin embargo, en algunas situaciones el efecto podría ser el inverso, ya que el tomar la píldora podría incluso favorecer el deseo sexual, al liberar a la mujer de algunos síntomas que pueden afectar la vida sexual, como la endometriosis, los fibromas uterinos, síndrome premenstrual, dolores abdominales y calambres, entre otros.

    Sea como sea, muchos especialistas afirman que las emociones podrían jugar un rol mucho más preponderante en el deseo sexual femenino que las píldoras, por lo que quizás muchas mujeres prefieren echarle la culpa al fármaco antes que a otros factores que podrían ser los verdaderos causantes del problema.

  7. Dolores de cabeza

    Los dolores de cabeza o migrañas sí se han comprobado que pueden deberse a la acción de los anticonceptivos orales, y su intensidad dependerá de la dosis de hormonas presente en la píldora, por lo que las pastillas con menores dosis de hormonas podrían lógicamente tener una menor incidencia de migrañas en las mujeres.

    Algunos estudios han mostrado que las migrañas podrían ser desencadenadas por la caída en los niveles de la hormona estrógeno, lo cual sucede, por ejemplo, en el momento justo antes de tu periodo o bien en una fase posterior. Habiendo aclarado que podría ser relativamente común tener dolores de cabeza como causa de los anticonceptivos orales, este síntomas debiera atenuarse con el tiempo.

    Si esto no sucede, podrías probar cambiando la marca de la píldora, implicando un cambio en la dosis de etinilestradiol (un estrógeno sintético) o de progestina (una progesterona sintética), que son las hormonas que vienen en la píldora combinada. Otra forma de solucionar esto es tomando consecutivamente las pastillas activas (con hormonas) por 3 ciclos consecutivos, para recién ahí "descansar" 7 días con las pastillas placebo.

Esperamos que la información de los posibles efectos adversos de la píldora te hayan sido de utilidad. Lo importante es que puedan tomarse de forma regular para minimizar sus posibles síntomas adversos, y siempre consultar con un médico caso los síntomas persistan.

¿sabías qué...?

En lo que se refiere a la alimentación en la menstruación, podemos decir que lo mejor es evitar las frituras y alimentos procesados, optándose por lo natural.

comenta y pregunta