6 motivos por los que ser donante de órganos

Descubre hasta qué punto una parte de ti puede ser de suma importancia para otros

Los países con más número de trasplantes al año son los que necesariamente tienen mayor número de donantes de órganos. Son muchas las personas que entienden lo necesario que es tener un gesto como este, con el que somos capaces de salvar vidas y que, por otro lado, apenas requiere un mínimo esfuerzo por nuestra parte.

Pero aunque cada vez seamos más los que nos sumamos a la donación de órganos aún estamos muy lejos de conseguir cubrir esa necesidad por completo, por lo que sigue existiendo gente que no llegue a la posibilidad de recibir un trasplante después de esperar durante meses o incluso años ese órgano que podría haberle salvado la vida.

Así que, si te lo estás pensando aún, hoy en Spoots te traemos 6 motivos que quizá te hagan ver tu interior de otra forma y te hagan plantearte el que tú también puedas llegar a ser donante de órganos.

    Índice

  1. Salvas vidas

    Ya lo hemos dicho pero es la razón principal por la que alguien se convierte en donante: puedes salvar vidas. Hay personas que requieren un trasplante con el que mejorar su calidad de vida pero son más los que dependen de un órgano para seguir viviendo. La posibilidad de salvar vidas es un privilegio que no todos le toman el peso.

  2. Un único donante puede ayudar a varias personas

    Salvar una vida ya es quizá uno de los gestos más increíbles que puede llegar a tener una persona, pero es que un único donante puede llegar a salvar varias vidas. Además de poder donar dos riñones o dos pulmones, puedes repartir tus órganos entre diferentes personas. Alguien puede necesitar tu corazón mientras otra persona puede estar esperando un hígado. Y cada vez son más las técnicas quirúrgicas que consiguen aprovechar cada órgano y cada tejido, y mejores los medicamentos antirechazo, lo que conlleva que se desaprovechen menos órganos que antes.

  3. Sólo estás dando algo que ya no vas a necesitar

    Y es que, aunque sea duro pensarlo, cuando te haces donante de órganos simplemente estás decidiendo qué hacer con algo que a ti “ya no te servirá de nada”. Quizá es un pensamiento algo triste pero del que podemos sacar algo hermoso como es ayudar a alguien incluso cuando nosotros hayamos muerto, haciendo que una vida que termina sirva para hacer que otra continúe o incluso que empiece de nuevo. Donar órganos es una bonita forma de despedirse y dejar un precioso recuerdo de quién fuimos.

  4. Un donante de órganos sirve como ejemplo

    No son muchas las campañas de concientización que se dan en nuestro país sobre la donación de órganos. En varios países se cuenta con campañas nacionales en la televisión o incluso se concientiza a los aficionados al fútbol o a los miembros de los clubes deportivos. Sin embargo, siguen siendo los propios donantes los que ayudan a concienciar al resto de las personas, siendo ellos los que mejor dan información sobre los pasos a seguir y las razones por las que ser donante.

  5. No todos los donantes llegan a ser

    Triste, pero cierto. No todas las personas que están registradas para ser donantes de órganos llegan a serlo, ya que la ablación de los órganos debe hacerse casi inmediátamente después del fallecimiento, y éste no siempre ocurre en un hospital, o en circunstancias fáciles, por lo que muchas veces no se pueden llegar a utilizar los órganos. Otro motivo es que a veces, los órganos donados no siempre son compatibles con el donante. Por eso, este es otro de los motivos para ser donantes: siempre son pocos ante la alta demanda que hay.

  6. No hay ninguna razón para no serlo

    Cierto, no hay ninguna razón real por la que no ser donante. Incluso el proceso para serlo es sencillo y gratuito, pudiendo hacerlo por internet o por correo simplemente facilitando los datos personales y llevando siempre contigo tu carné que lo acredite. Ser donante de órganos es una obligación moral, no dejes a otro sin la posibilidad de vivir.

Salvar una vida es algo hermoso, y es conceder una segunda oportunidad a otros. Porque los héroes no son sólo los que llevan una capa sino los que con limitados recursos pueden hacer una gran diferencia en el resto.

Aunque tengas claro que quieres donar tus órganos, si aún no te has inscrito en alguna de las organizaciones ni cuentas con tu carnet de donante, es muy importante que tus familiares tengan muy clara tu intención, en definitiva, son los familiares los que deciden qué hacer con ellos. Una decisión muy difícil de tomar en una situación en la que nadie quiere verse. Y no son pocos los familiares que por una razón u otra quieren dejar intacto el cuerpo de su ser querido, echando a perder la oportunidad de convertir una situación tan triste en un gesto hermoso con el que regalar a alguien algo de vida. Por eso asegúrate que ellos lo tengan muy claro.

¿sabías qué...?

Según estadísticas, cada año en todo el mundo se donan cerca de 80 millones de litros de sangre, lo que sería equivalente a 40 piscinas olímpicas.

comenta y pregunta