Metotrexato: Usos, efectos secundarios y dosis

Te comentamos todo sobre este medicamento antimetabolito

El metotrexato es un medicamento antimetabolito que se usa principalmente para el tratamiento de enfermedades autoinmunes, la artritis reumatoide y el cáncer, entre otros. Su desarrollo en la década de los 40 fue el precursor del tratamiento de la quimioterapia, tan utilizado hoy en la oncología. Cuando las personas tienen un sistema inmune hiperactivo y padecen alguna de las enfermedades mencionadas anteriormente, podría ser necesario un fármaco como el metotrexato, que hace que el sistema inmunitario sea menos activo. 

Entre sus propiedades, se sabe que el metotrexato tiene efectos antitumorales (para combator diversos tipos de cáncer, como el cáncer de mama, pulmón o cuello), inmunosupresores (para combatir enfermedades autoinmunes, como la psoriasis) y antiinflamatorios (para combatir enfermedades que conllevan inflamación, como la artritis reumatoide).

¿Cuál es el mecanismo de acción del metotrexato?

Este fármaco actúa inhibiendo el crecimiento de ciertas células en el cuerpo, en especial las de rápido crecimiento, y entre ellas destacamos a las células de la piel, las de la médula ósea o las cancerígenas. Asimismo, su mecanismo de acción es de tipo inmunosupresor, esto es, que bloquea la respuesta del sistema de defensa del organismo (sistema inmunitario). Esto resulta especialmente útil en el tratamiento de varios tipos de cáncer, así como la artritis reumatoide o la psoriasis (enfermedad que afecta a la piel), cuando otros tratamientos han fallado.




En el caso del cáncer, retarda el crecimiento de las células cancerígenas, y en el de la psoriasis moderada-aguda, retarda el crecimiento de las células de la piel, de forma de interrumpir la descamación, la cual provoca manchas rojas y escamosas en la dermis. En cuanto a la artritis reumatoide (activa o progresiva), el metotrexato actúa reduciendo la inflamación por un mecanismo que se cree está relacionado con el metabolismo del ácido fólico, una vitamina que es necesaria para el desarrollo celular.

¿Para qué sirve el metotrexato?

Ya vimos que este fármaco ayuda a combatir la proliferación de ciertas células cancerígenas o de la piel, en el caso de la psoriasis grave incontrolada, al no haber tenido éxito otros tratamientos. Sin embargo, el metotrexato también puede ayudar en el tratamiento de una gran variedad de tumores y condiciones. En particular:

  • Linfoma no hodgkiniano
  • Enfermedades autoinmunes (enfermedad de Crohn, dermatomiositis, miastenia gravis, espondilitis anquilosante, artritis reumatoide, artritis psoriática, etc.)
  • Enfermedades neoplásicas (como la leucemia linfoblástica aguda)
  • Tumores de tejidos blandos
  • Sarcomas óseos
  • Terminación terapéutica del embarazo (aborto), al tomarse junto al misoprostol
  • Tratamiento de embarazos ectópicos

Cómo tomar metotrexato

El metotrexato normalmente viene en presentación de tabletas para ser ingerido vía oral, si bien en ciertas ocasiones se administra por inyecciones intramusculares, intravenosas o subcutáneas. La frecuencia de la ingesta de metotrexato dependerá de la condición que sufre el paciente, así como su historial médico. Normalmente el doctor podría prescribir un tratamiento con un horario de ingesta alternado, esto es, no todos los días. Por ejemplo, para los casos de artritis reumatoide y psoriasis, el doctor probablemente recomiende tomarlo solo una vez a la semana. El no seguir estas indicaciones puede llevar a sufrir efectos adversos graves, y en algunos casos incluso la muerte.

Sigue con cuidado las instrucciones del prospecto que viene dentro de la caja, y pídele a tu doctor que te explique lo que no hayas entendido. En algunos casos, la dosis de metotrexato podrá ir aumentando gradualmente, en cuyo caso se debe prestar especial atención para seguir estas indicaciones. Es considerado un medicamento fuerte, por lo que n ose debe variar lo indicado por el doctor.

Si estás tomando metotrexato para el tratamiento de la artritis reumatoide, podría tardar de 3 a 6 semanas para que los síntomas mejoren, y muchas veces no menos de 3 meses para sentir todo el efecto o los beneficios del medicamento. No se debe interrumpir bruscamente y por cuenta propia la ingesta de metotrexato, aún si el paciente se siente bien.

Dosis de metotrexato

La dosis de metotrexato a ser tomada será indicada por el especialista, y debe seguirse al pie de la letra para evitar efectos adversos en el organismo. Esta dosis puede variar según la enfermedad a tratar, y acontinuación te damos alguna información de las dosis, que solo debe ser tomada de forma referencial:

Psoriasis grave: Normalmente se prescribe una dosis inicial de 7.5 mg una vez por semana, aunque en ciertos casos podría ser repartida esta dosis en 3 tomas de 2.5 mg durante el día. Las dosis podrán variar según la respuesta del paciente. Cuando se trata del metotrexato por vía inyectable, la dosis normal es de 10-25 mg semanales, aplicados el mismo día de cada semana.

Artritis reumatoide: Se debe tomar una vez por semana, siempre el mismo día. Normalmente, la dosis va de 7.5 a 20 mg diarios, lo cual también puede variar según lo experimentado por el paciente. En casos de jóvenes, la dosis dependerá más de la masa corporal del paciente.

En caso del metotrexato ser aplicado por administración subcutánea, toda la dosis se coloca en una sola inyección semanal. Si quieres saber más sobre cómo tratar la psoriasis, entra en nuestro artículo titulado: Tratamientos biológicos para combatir la psoriasis.

Efectos secundarios del metotrexato

Como todo medicamento, el metotrexato puede estar asociado a algunos efectos adversos en el organismo, los cuales pueden presentarse en algunos pacientes si bien es un medicamento bien tolerado en general si se aplica correctamente. Al ser un imnunosupresor, el metotrexato puede disminuir el número de células que ayudan a combatir las infecciones además de participar en la coagulación de la sangre, por lo que el tomar metotrexato puede hacer que la persona sea más susceptible a infecciones. Entre los efectos adversos que podrían aparecer destacamos a:

  • Dolor abdominal
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Pérdida de apetito
  • Mareos
  • Modorra
  • Caída del cabello

Se debe consultar inmediatamente con un doctor si se percibe la aparición de infecciones comunes, hematomas, sangrado anormal, convulsiones, visión borrosa, pérdida total o parcial de la consciencia, dificultad en mover alguna zona del cuerpo o fatiga severa sin causa aparente. Antes de iniciar un tratamiento con metotrexato, el doctor debería pedir un análisis de sangre previo, de forma de poder descartar alguna enfermedad del riñón o hígado, monitoreando en especial la posible toxicidad del fármaco hacia la médula ósea y el hígado.

Metotrexato, fertilidad y el embarazo

Si estás embarazada, o crees estarlo, no debes continuar tomando metotrexato o iniciar un tratamiento con este fármaco, pues los componentes químicos del medicamento pueden afectar la salud del feto. Por lo tanto, si estás bajo tratamiento, deberás recurrir a alguno de los métodos anticonceptivos disponibles, como las pastillas anticonceptivas, el condón o la abstención. Si el médico le aconseja dejar de tomar metotrexato para poder quedar embarazada, entonces deberás continuar usando algún método anticonceptivo hasta haber tenido al menos un período menstrual después de la última toma. También debe evitarse durante la lactancia.

En el caso del hombre, el metotrexato puede alterar la calidad del esperma, lo cual podría producir cambios o alteraciones de orden genético en el feto, razón por la cual se debe interrumpir el tratamiento con metotrexato en el hombre al menos 4 meses antes de la gestación.

¿sabías qué...?

En España el precio de un caja de 50 comprimidos de 2,5 mg puede costar alrededor de 5 euros. Ya la solución inyectable tiene un precio mucho más alto, de cerca de 110-170 euros.

comenta y pregunta