Menorragia o menstruación abundante - Causas y cómo solucionarla

Te mostramos por qué ocurre el sangrado abundante en la regla

Es normal que haya sangrado durante la menstruación (también llamada de regla o periodo), pues ocurre dado que el óvulo no fue fertilizado, siendo eliminado del ovario junto a restos de tejidos. Sin embargo, cuando hay un sangrado menstrual excesivo, podríamos tener un problema que debemos de detener. El sangrado abundante en una menstruación prolongada se le conoce como menorragia o hipermenorrea presentándose como una hemorragia o sangrado excesivo durante las reglas o bien que se producen por tiempos mayores a lo normal (esto es, más de 7 días). Las causas de la menorragia pueden ser diversas, por lo que una visita al ginecólogo será esencial para un correcto diagnóstico y para encontrar el remedio adecuado a su solución a corto plazo.

Si quieres saber cuánto dura la menstruación normalmente, lee nuestro artículo sobre el tema. Este artículo de Spoots es solo informativo, no reemplazando la opinión de un ginecólogo o especialista.

    Índice

¿Cómo saber si el sangrado menstrual es abundante?

Como ya vimos, en lo que respecta a la duración, el sangrado menstrual es excesivo con hemorragias largas y abundantes cuando sobrepasa los 7 días, que es el plazo máximo que debiera durar la menstruación en un cuerpo sano por lo que lo contrario puede indicar problemas. Ahora bien, en lo que se refiere a la cantidad de sangrado, podemos decir que hay menorragia cuando la pérdida de sangre durante todo el ciclo menstrual sobrepasa los 80 ml. Ya que es muy difícil o poco práctico medir exactamente esta cantidad, deberemos fijarnos en una serie de efectos o síntomas para poder tener más certeza de si estamos en presencia de un sangrado abundante:

  • Cuando debes cambiarte la compresa cada hora, durante varias horas del día. 
  • Si observas un flujo mentrual con grandes coágulos de sangre. 
  • Si sientes dolor frecuentemente en la parte baja del vientre incluso sin sangrar en ese momento.
  • Si ves la aparición de ciertos síntomas relacionados con la anemia que pueden provocar cansancio y debilidad o fatiga sin causa aparente.
  • Si el sangrado te hace muy difícil o imposible seguir tus actividades normales en el día.

¿Qué mujeres son más propensas a sufrir menorragia?

Hay ciertos patrones o características en las mujeres que pueden darnos un indicador de una mayor probabilidad de tener sangrado vaginal abundante:

  • Mujeres con sobrepeso evidente.
  • Mujeres que tengan una enfermedad o afección que afecte la normal ovulación, como el cáncer cervicouterino.
  • Mujeres que están cerca de llegar a la menopausia.
  • Mujeres con histórico familiar de menorragia.

Ciclos menstruales sin ovulación: La causa más común de menorragia

Las causas para esta afección pueden ser variadas, y no siempre el diagnóstico es fácil, pero se sabe que la causa más frecuente de la menorragia o sangrado vaginal excesivo es el tener la regla sin ovulación o sangrado ovulatorio, lo cual ocurre con más frecuencia durante la adolescencia y un poco antes de entrar a la menopausia (esto es, en mujeres entre 45-55 años), ya que en ambos casos el proceso de ovulación sufre alteraciones, pudiendo ser irregular. Cuando hablamos de la etapa de la adolescencia, las niñas son propensas a ciclos anovulatorios en el primer año y medio después de su primer período menstrual (menarquia).

Un ciclo anovulatorio (también llamado anovular) es en el que los ovarios no pueden soltar un óvulo, impidiendo el proceso de la ovulación. La principal causa de la aparición de este ciclo es el desequilibrio hormonal, el cual afecta a su vez a la salud sexual de la mujer, puesto que las hormonas participan activamente en la regulación de la menstruación y la ovulación.

Te mostramos entonces a continuación las principales causas de menorragia:

  1. Desequilibrio hormonal

    Desequilibrio hormonal

    Como habíamos mencionado, el balance hormonal es fundamental para el normal proceso de la menstruación. En un ciclo menstrual normal, debe haber un balance entre los estrógenos y las progesteronas, pues estas hormonas ayudan a regular el crecimiento de la capa de tejido que recubre el interior del útero, conocido como endometrio. El endometrio es el que se elimina en la menstruación junto al óvulo no fecundado.

    Si ocurren dessarreglos de tipo hormonal (por ejemplo, un aumento excesivo de estrógenos), entonces el endometrio se desarrollará en exceso, por lo que cuando se expulse, será hecho a costo de un sangrado menstrual abundante. Una condición que conllevan un desbalance hormonal y que pueden afectar las menstruaciones irregulares son el hipotiroidismo.

    Entra en nuestro artículo que habla de la alimentación en la menstruación, si quieres aprender cómo sobrellevar mejor la regla con hábitos saludables al comer.

  2. Quistes en los ovarios

    Quistes en los ovarios

    Un quiste es un saco lleno de líquido que es formado dentro o sobre un ovario. Cuando los quistes son formados durante el ciclo menstrual cada mes, son llamados de quistes funcionales, los cuales son diferentes de los quistes causados por otras enfermedades, como el cáncer. Cuando los quistes crecen, pueden producir complicaciones como dolores en el vientre y en zonas pélvicas, dolor al tener relaciones sexuales o bien causar irregularidades y desarreglos en la regla como por ejemplo menstruaciones muy duraderas con sangrados largos o por el contrario períodos muy cortos con una menstruación descontrolada y escasa, siendo estas mucho más dolorosas.

    Al haber una disfunción en los ovarios de cualquier tipo, no se produce la progesterona, lo que creará un desbalance hormonal, que vimos en el paso anterior, llevando a la presencia de pérdidas abundantes de sangre excesiva o menorragia.

  3. Fibromas uterinos

    Fibromas uterinos

    Los fibromas uterinos son tumores benignos no cancerosos que se desarrollan dentro del tejido muscular del útero, los cuales aparecen principalmente en los años reproductivos de la mujer, dándose con cierta prevalencia, porque 1 de cada 5 mujeres mayores de 35 años lo desarrollará.

    A su vez, los fibromas uterinos pueden estar relacionados con ciertos síntomas como una sensación de pesadez en la parte pélvica, secreción vaginal de color blanco (lo cual se le llama leucorrea) o un aumento del volumen abdominal, pero lo normal es que el tener fibromas no genere síntomas. El origen de los fibromas no siempre es claro, pero se sospecha que en la mayoría de los casos se deba a una concentración local elevada de estrógenos.

  4. Enfermedad Inflamatoria Pélvica (EIP)

    Enfermedad Inflamatoria Pélvica (EIP)

    La Enfermedad Inflamatoria Pélvica (EIP) es una infección de los órganos pélvicos de la mujer (esto es, ovarios, trompas de Falopio y útero). Al ser una infección, es causada por bacterias, siendo muchos casos relacionados con las bacterias de la clamidia y la gonorrea, 2 enfermedades de transmisión sexual (ETS) frecuentes, aunque también puede darse sin la presencia de una ETS.

    Entre sus síntomas más frecuentes, además del sangrado vaginal excesivo, podemos determinar: dolor en la relación sexual, fiebre, dolor en la parte baja abdominal, secreciones vaginales extrañas, dolores al orinar, náuseas, vómitos, etc. Entre las causas que pueden favorecer la aparición de la EIP están el uso del dispositivo intrauterino (DIU), varias parejas sexuales o la utilización de la ducha vaginal.

  5. Endometriosis

    Endometriosis

    Sabemos que el endometrio es la capa de tejido que cubre al interior del útero, siendo eliminado en la menstruación a través de la vagina. Cuando este tejido endometrial crece fuera del útero (en la cavidad pélvica, ligamentos uterinos, intestino o vejiga urinaria), entonces estamos ante la presencia de endometriosis.

    En cerca del 20-30% de las mujeres que sufren endometriosis, no hay presencia de síntomas. En el resto de ellas, los principales síntomas asociados son: infertilidad, dolor fuerte en la parte baja del abdomen, dolor al mantener relaciones sexuales (dispareunia), dolores pélvicos y aumento de la frecuencia con la que se orina entre otros.

    Se debe notar que no existe una cura conocida ni nada que pueda hacer que la endometriosis desaparezca, pero sí existen tratamientos para el dolor que normalmente incluyen pastillas con analgésicos (se puede tomar ibuprofeno), pudiendo en algunos casos recurrirse a tratamientos hormonales y/o cirugía.  

  6. Adenomiosis

    Adenomiosis

    La adenomiosis ocurre cuando el tejido endometrial (la capa más interna del útero) se ha trasladado hacia el miometrio, que es la capa muscular del útero, lo cual causa un engrosamiento del útero. Se desconoce exactamente su causa.

    Suele ser frecuente que desarrolles adenomiosis si eres una mujer de edad media (entre 35-50 años) que ha tenido hijos, y además de los síntomas de la menorragia, también podría producir dismenorrea (esto es, dolor asociado al ciclo menstrual), dolor pélvico en el coito. Si has tenido cesárea o alguna otra cirugía uterina anteriormente, tus probabilidades aumentan aún más.

Si tienes que estar cambiándote las compresas con un manchado continuo cada hora durante un tiempo prolongado, observando una menstruación con coágulos y sangrado abundante, entonces lo mejor es poder acudir al ginecólogo lo antes posible para cortar o parar la hemorragia e identificar la causa que la provoca.

Saber cómo aliviar los dolores premenstruales con algunos remedios, normalmente llamados de calambres menstruales, te podrá ser muy útil para mejorar tu ánimo en esos complicados días. Hay también casos en que se da lo contrario, preguntándose muchas mujeres por qué no llega la regla en un tiempo largo, por lo que nuestro artículo sobre el tema te aclarará algunas dudas.

¿sabías qué...?

En pocas ocasiones, el cáncer de útero o de ovario puede también ser una causa para la aparición de la menorragia.