Cuáles son los mejores ejercicios para tratar un espolón calcáneo

Te enseñamos a ejercitar tus pies para tratar los espolones

Los espolones calcáneos resultan, por el lugar en el que se encuentran, molestos y en ocasiones dolorosos al realizar tareas tan cotidianas y necesarias como es caminar o correr. Es por ello que una de las medidas que se recomiendan para tratarlos es realizar ciertos ejercicios que pueden incluso favorecer su curación.

Los ejercicios recomendados para tratar un espolón calcáneo son fáciles de realizar y pueden hacerse con ayuda de elementos tan cotidianos como una pelota de goma o una toalla. Veámos cuáles son estos ejercicios y cómo realizarlos para obtener buenos resultados.

    Índice

  1. Estirar la planta del pie

    Los estiramientos son los ejercicios más efectivos para aliviar el dolor provocado por un espolón calcáneo. Los puedes realizar en cualquier momento y notarás una clara mejoría.

    • El primer ejercicio consiste en colocarse frente a una mesa con las manos firmemente apoyadas
    • Flexiona una de las rodillas y estira la otra
    • A continuación colócate como si quisieras empujar la mesa con fuerza a la vez que estiras todo lo posible la pierna que tienes estirada
    • Mantén esta posición durante al menos 15 segundos y repite con la otra pierna
  2. Rodar una pelota de goma

    Una simple pelota de goma nos ayudará a realizar este sencillo ejercicio que nos servirá para aliviar y relajar la planta del pie, también válido para la fascitis plantar.

    • Haz rodar una pelota de goma de una lado a otro con ayuda de la planta del pie
    • Puedes apoyarte sobre una superfcie y hacer movimientos de adelante hacia atrás u ondulantes
    • Procura que la pelota de goma pase por toda la superficie de la planta del pie para notar su efecto relajante
    • Realiza este ejercicio al menos 5 minutos al día

    Este mismo ejercicio puedes hacerlo con ayuda de una pequeña botella de agua congelada, que además te servirá para calmar el dolor.

  3. Relajar los músculos de la planta del pie

    Con este ejercicio conseguiremos relajar los músculos que rodean el espolón, evitando de este modo que el dolor se intensifique.

    • Es tan sencillo como frotar la pantorrilla de la pierna contraria a la del pie en el que tenemos el espolón, rodeándola con ayuda de los dedos de los pies
    • Haremos movimientos suaves y continuos de arriba hacia abajo
    • Es importante hacer este ejercicio todos los días para comenzar a notar mejoría
  4. Estirar en reposo

    Este sencillo ejercicio nos ayudará a estirar toda la planta del pie a la vez que relaja los músculos. 

    • Para hacerlo correctamamente situáte en posición sentada y coloca el pie afectado por el espolón sobre la rodilla de la pierna contraria
    • Con ayuda de las manos, coge los dedos de los pies y estíralos hacia ti. Puedes ayudarte con una toalla o un paño
    • Recuerda que debes hacer este ejercicio con suavidad pero con firmeza evitando cualquier daño
    • Mantén este estiramiento unos 15 segundos y relaja. Repite al menos entre 10 y 15 veces y alterna con el otro pie
  5. Hacer ejercicio con una toalla

    En esta ocasión necesitaremos una toalla que nos ayudará a realizar estiramientos con los dedos de los pies, muy beneficiosos para el dolor del talón y para mejorar su movilidad.

    • En posición sentada estira una toalla en el suelo
    • A continuación coloca el pie sobre la toalla y trata de agarrarla firmemente flexionando los dedos de los pies al igual que si se tratara de una garra
    • Mantén la tensión unos segundos y relaja
    • Repite este ejercicio alternando ambos pies

Los ejercicios de estiramiento resultan mu útiles para aliviar el dolor y mejorar la movilidad del pie afectado. En el ámbito fisioterapéutico es común utilizar un vendaje especial o esparadrapo elástico que consigue mejorar la función de las articulaciones así como de los músculos y ligamentos, proprcionando un efecto analgésico y antiinflamatorio. No dudes en consultar con un especialista acerca del mejor tratamiento para complementar los ejercicios y obtener mejoría.

¿sabías qué...?

Los espolones son una condición común en los perros. Es el caso de ciertas razas de perro tienden a desarrollar lo que se conoce como un "quinto dedo", que no es más que un espolón que aparece en las extremidades inferiores.

comenta y pregunta