Cómo mejorar la circulación con remedios naturales

Te mostramos los mejores remedios caseros para mejorar la circulación sanguínea

Una correcta circulación sanguínea es esencial para el funcionamiento de nuestro cuerpo. Cuando los vasos sanguíneos disminuyen su elasticidad, esto trae consigo que la circulación por la sangre se dificulte, generando diversos problemas asociados, como las várices, arañas vasculares, celulitis, entre otros. El hacer ejercicio sin duda es importante para mantener una buena circulación pero también existen variedad de remedios naturales que pueden ayudarnos.

En Spoots te presentamos los mejores remedios naturales para mejorar la circulación sanguínea.

    Índice

  1. Ajo

    Ajo

    El ajo es uno de los remedios naturales más completos, y entre otros beneficios ayuda a reducir la tensión alta o presión arterial e inhibe la acumulación de plaquetas (o agregación plaquetaria), lo que ayuda en la prevención de la astereoclorosis. El ajo tiene propiedades antioxidantes, las cuales ayudan a combatir los radicales libres, además de ayudar a disminuir el colesterol malo (LDL). Varios estudios han sucedido su importancia en la protección de la aorta, la cual debe velar por mantener la presión sanguínea, entre otras funciones.

  2. Jengibre

    El jengibre es una planta con múltiples beneficios para la salud. Contiene omega-3, el cual ayuda a reducir el nivel de colesterol en la sangre. Favorece la circulación sanguínea y el adelgazamiento de la sangre, contribuyendo a prevenir enfermedades coronarias. Además, ayuda a reducir la presión arterial. Puedes consumirlo en su forma natural, en polvo o incluso agregándolo a jugos.

    Puedes leer más sobre las propiedades medicinales y curativas del jengibre

  3. Cúrcuma

    Cúrcuma

    La cúrcuma es el principal ingrediente de una especia llamada turmérico, y tiene múltiples beneficios para la salud, al ser un poderoso antioxidante y tener propiedades antiinflamatorias. Algunos estudios han comprobado que favorece la salud cardiovascular de una forma muy parecida al ejercicio físico. En cuanto a la salud de la sangre, ayuda a reducir el colesterol e inhibe la agregación de plaquetas previniendo los coágulos. Puedes aplicarla en comidas o bien tomar suplementos, pero es importante consultar primero con un doctor sobre la dosis correcta.

  4. Pimienta de cayena

    La pimienta de cayena es definitivamente una de las hierbas con un mayor efecto estimulador de la circulación de la sangre, al favorecer la dilatación de los vasos sanguíneos, haciéndola imprescindible en cualquier hogar. Es una potente desintoxicadora y con propiedades antiinflamatorias, contieniendo además capsaicina, la cual promueve una reducción de la presión arterial, además de atenuar los síntomas de la artritis. Dadas sus propiedades estimuladoras de la circulación, frecuentemente es usada para tratar dolores musculares y de articulaciones.

  5. Aceite de coco

    El aceite de coco es un gran remedio natural que se compone en su mayoría de grasas monoinstauradas, poliinsaturadas y saturadas, primando esta última, la cual se comprende de ácidos grasos de cadena media (o MCFA, abreviado en inglés), los cuales a su vez se componen de ácido laúrico en gran cantidad. A pesar de tener grasas saturadas, no tiene un efecto negativo en los niveles de colesterol, ya que, por el contrario, aumenta los niveles de colesterol bueno (HDL), el cual es responsable por una buena salud del corazón.

  6. Masaje con aceites esenciales

    Masaje con aceites esenciales

    Las personas que tienen una circulación deficiente pueden intentar realizarse masajes con aceites esenciales, una terapia natural con múltiples beneficios para el cuerpo. Los masajes estimularán la circulación sanguínea en el área en donde se efectúen. Entre los aceites esenciales, destaca el aceite de romero, pero también se puede usar el de jengibre, menta y ciprés o una combinación de éstos.

  7. Hidroterapia

    La hidroterapia es una terapia alternativa económica y sencilla en la cual se usa el agua para estimular la circulación sanguínea del cuerpo. Primeramente, se aconseja tomar un baño con agua caliente para estimular el flujo sanguíneo, para luego aplicarse agua fría, la cual fomentará que la sangre fluya hacia lugares internos del cuerpo. Después del agua fría, es importante que el cuerpo vuelva a recuperar el calor, abrigándonos bien. Con una toalla se pueden hacer frotaciones locales, las cuales ayudan a eliminar las toxinas y darnos más vitalidad.

¿sabías qué...?

La hipertensión es una de las causas de muerte prematura más comunes, y se estima que para 2025, más de 1,5 mil millones de personas vivirán con tensión o presión arterial alta.