Cómo se toma la tensión

Descubre paso a paso cómo se debe de medir la tensión

Si alguna vez has ido al médico para realizarte algún chequeo, observarás que una de las pruebas que realizan es tomar la tensión, algo determinante para poder descubrir si podemos ser propensos a desarrollar o sufrir diversas enfermedades, relacionadas la mayoría de ellas con una tensión arterial por encima de los valores normales. Un estilo de vida que se puede incorporar es mejorar la alimentación para bajar la tensión alta.

Hoy día la tensión se puede tomar de varias formas, aunque la más corriente es la toma manual con ayuda de un instrumento conocido con el nombre de esfigmomanómetro y un fonendoscopio. Veámos el paso a paso para tomar la tensión arterial de forma adecuada.

    Índice

  1. Preparar la posición para tomar la tensión arterial

    Preparar la posición para tomar la tensión arterial

    El primer paso para tomar la presión arterial consiste en tomar una posición sentada a la vez que relajada. Es importante hacerlo tras cinco minutos de reposo. También resulta conveniente no haber tomado sustancias excitantes, como el mate o el café, media hora antes de hacer la medición, y no haber consumido alimentos.

    • El primer paso para tomar la tensión arterial correctamente, consiste en colocar el brazalete inflable que debe de ajustarse a la circunferencia del brazo. Esta parte del esfigmomanómetro debe de colocarse por encima del codo, a la altura del corazón.
    • Una vez que hemos fijado el lugar en el que debe de ir el brazalete inflable, debemos proceder a ajustarlo con ayuda de una tira de velcro. La mano del brazo en el cual tomaremos la presión (preferiblemente el brazo izquierdo) debe de estar relajada, apoyada sobre una superficie y con la palma hacia arriba.
  2. Tomar la presión diastólica y sistólica

    Tomar la presión diastólica y sistólica

    Una vez que estamos perfectamente colocados y con el brazalete en la posición adecuada procederemos a hacer las mediciones para conocer la presión arterial

    • El siguiente paso consiste en localizar la arteria braquial que es la arteria principal del brazo. Una vez localizada se coloca el fonendoscopio y se comienza a apretar la perilla para ir inflando el brazalete de modo que se realiza una oclusión de la arteria bloqueando el pulso.
    • Con ayuda del fonendoscopio podremos apreciar que dejar de escucharse el pulso de la arteria. Es el momento de comenzar a desinflar el brazalete muy lentamente. Cuando se escucha el latido tomaremos la primera medida, que se corresponde con la presión máxima: la diastólica.
    • A continuación podremos detectar como los latidos se escuchan cada vez más fuertes y seguidamente decrecen en intensidad. Cuando los latidos dejan de escucharse, es el momento de anotar la siguiente medición que en este caso se corresponde con la presión sistólica, el nivel mas bajo.

    Conoce aquí los valores normales de la presión arterial en más detalle.

Los valores normales para una tensión arterial adecuada deben de encontrarse entre 130 mmHg y 80 mmHg. Cuando los valores son más altos de lo normal se debe de hacer un seguimiento, repitiendo las mediciones y tomando la tensión en diferentes posiciones. Un diario puede ser muy útil para hacer un seguimiento acerca de los valores que vamos registrando. Cuando son habitualmente altos es necesario acudir a un médico especialista.

¿sabías qué...?

El esfigmomanómetro fue inventado inventado por Samuel Siegfried Karl Ritter von Basch en el año 1881.