Masturbación femenina: La guía definitiva del autoplacer

¿Cómo masturbarme? Te enseñamos algunas técnicas para llegar al orgasmo

La masturbación es un término generalmente asociado a los hombres, siendo cada vez más mostrado en algunas comedias, pero podemos decir con certeza que no es un dominio exclusivo del sexo masculino. Si bien en muchas sociedades, aún las liberales, el tema de la masturbación femenina aún es un tema tabú, que pocas se atreven a desafiar a los 4 vientos, la verdad es que la mujer tiene las mismas necesidades sexuales que los hombres, y cada vez más mujeres están quitándose los prejuicios para incursionar en el mundo del autoplacer, especialmente si aún no tienen una pareja que las satisfaga sexualmente.

En el mundo del autoplacer hay que decir que no hay reglas, solo consejos y guías, y cada mujer podrá probar las que más le gusten o que le proporcionen satisfacción. Sin importar cuál sea tu personalidad o biotipo, estas guías te ayudarán a tener una gran experiencia orgásmica, que te hará sentir más preparada para conocer tu propio cuerpo y las zonas que te hacen vibrar más, todo lo cual puede ser perfectamente aprovechado por tu pareja, si ya tienes claro cómo comunicarle por donde incursionar. 

Antes de mostrarte las principales técnicas para masturbarte y darte placer, responderemos algunaspreguntas básicas sobre la masturbación, haciendo de este artículo la más completa guía sobre la masturbación femenina. También te puede interesar saber cómo masturbarme por primera vez.

    Índice

¿Cómo abordan las mujeres la masturbación?

Quizás por el prejuicio de muchas de sentir que están haciendo algo que no siempre es bien aceptado, incluso por sus pares, o por no saber cómo descubrirse a si mismas en solitario y en silencio, a veces intentar la masturbación genera inseguridades en no poca cantidad de mujeres. En el caso del hombre puede ser un proceso mucho más simple y básico, puesto que el pene es su centro sexual por lejos (aunque no el único), bastando un poco de estimulación para lograr la erección y el orgasmo. En el caso de nosotras, la manera en que responde nuestro cuerpo a los estímulos eróticos es diferente, habiendo zonas erógenas repartidas por todo el cuerpo que no siempre son explotadas. Asimismo, se ha comprobado que la mayoría de las mujeres no logra llegar al orgasmo con la penetración masculina, algo que las llena de inseguridad sobre cómo abordar su placer sexual.

Siempre se puede mejorar para intentar llegar al clímax sexual, pero se sabe que si bien hay muchas formas posibles para darse autoplacer, más de 7 de cada 10 mujeres es fiel a una forma de masturbación si esta es exitosa, manteniéndola por toda su vida. Por lo tanto, cuando una mujer prueba alguna técnica y le resulta, entonces la repetirá siempre, pero aunque ese sea tu caso, siempre es bueno conocer más sobre el tema.

¿Es seguro masturbarse?

Bueno, no te mentiremos. Si realmente te sobrepasas en la fuerza y frecuencia con que te masturbas, podrías irritar alguna zona íntima, razón por la cual es importante conocer cuáles son las técnicas que más te producen placer, para no tener que recurrir a la fricción excesiva buscando placer por donde no lo vas a encontrar tanto. Por lo tanto, un enfoque razonable ante el autoplacer no debiera traerte complicaciones, solo beneficios. Sabiendo esto, te daremos algunos consejos generales para que te asegures de que no tengas problemas al hacerlo:

  1. Lava tus manos antes de: Esto es algo que podrá parecer obvio, pero no todas tienen el buen hábito de lavarse las manos seguido por lo que más de alguna vez podrían considerar que no es tan importante hacerlo antes de tocarse, pero no podemos dejar de mencionar que manos sucias donde no deben estar puede provocar más de alguna infección, especialmente si le pusiste tus manos a alguna comida muy picante.
  2. No a las uñas largas: Ya que las zonas genitales de la mujer (clítoris, los labios paredes vaginales) están hechas de piel muy sensible, pueden ser susceptibles a irritarse con una fricción muy rugosa. Siendo así, manten tus uñas cortas y pulidas para que no dañen tu piel.
  3. Juguetes sexuales limpios: Si vas a usar juguetes sexuales, una alternativa cada vez más popular, entonces debes lavarlos bien con agua tibia y jabón, lo cual ayudará a prevenir que puedas contraer alguna infección.

¿Cuáles son los beneficios de masturbarse?

Probablemente hayas escuchado por ahí que masturbarse trae beneficios para la salud, pero no siempre queda claro por qué:

  1. Previene las infecciones urinarias: La masturbación femenina podría ayudar en la prevención de infecciones urinarias, al lubricar la vagina y eliminar las bacterias que podrían acumularse en la vagina.
  2. Disminuye los dolores menstruales: La razón por la cual la masturbación puede ayudar a reducir los dolores de la menstruación es que el flujo sanguíneo en las zonas pélvicas aumenta, combatiendo la inflamación. Entre los síntomas del síndrome premenstrual que la excitación ayuda a combatir están los calambres menstruales, el dolor de ovarios, fatiga y dolores de espalda. También muchas mujeres recurren a infusiones para combatir los dolores menstruales.
  3. Ayuda a prevenir enfermedades coronarias: Varios estudios han mostrado que las mujeres que tienen más orgasmos (sea con la masturbación o el sexo) son más resistentes a sufrir cardiopatía coronaria.
  4. Ayuda a dormir mejor: La excitación sexual, y en especial los orgasmos, ayudan a dejar de lado las tensiones físicas y emocionales que hayamos podido haber acumulado durante el día. Además, se liberan endorfinas, las cuales ayudan a crear bienestar e inducir el sueño.
  5. Mejora el ánimo: Se ha demostrado que la masturbación provoca un estado de bienestar en la mujer, mejorando el ánimo y combatiendo la depresión. Lo mejor de todo es que puedes lograrlo tú sola y sin la presión de tener uqe satisfacer a una pareja o bien tener que adaptarse a sus tiempos de excitación.

¿Es malo masturbarse cuando tengo el periodo?

Esta es una pregunta que asalta a muchas mujeres, puesto que no es raro que al masturbarse durante la menstruación, más sangre sea vertida por la vagina (más aún si tienes menstruación abundante). ¡No es algo de lo cual debas preocuparte! Cuando se está excitada, se produce el flujo vaginal y aparecen varios fluidos, lo que podría dar a indicar que se está sangrando más, cuando en realidad es una mezcla de varias cosas. Además, existen contracciones del útero durante la excitación, lo que puede favorecer la expulsión de fluidos. Sin embargo, esto no debería ser perjudicial para el cuerpo, y de hecho, muchas mujeres recurren a la masturbación durante la regla para combatir los calambres menstruales.

A continuación veremos algunas buenas técnicas para masturbarse, que te ayudarán a lograr el clímax sexual. Quizás muchas de ellas puedas haberlas ya probado, pero otras quizás no tanto. Ten cuenta que lo importante es estar abierta a experimentar, ya que podrías encontrar una forma de estimulación que no tenías considerado antes:

 

  1. Relájate y busca un lugar tranquilo

    Antes de siquiera pensar en comenzar a masturbarte, primero asegúrate de poder encontrar un lugar tranquilo (típicamente tu cuarto), donde puedas asegurarte que no te molesten. Si no vives sola, entonces quizás una buena idea es decir que dormirás un poco, pidiendo que no te molesten (asegúrate de colocar llave en la puerta). También no debes olvidar de colocar tu celular en silencio, y por qué no, ambientar con una leve música de fondo.

    Algunas mujeres les gusta darse un buen baño de tina antes de, pues esto ayuda a relajar el cuerpo y la mente, estando luego mucho más dispuestas a concentrarse solo para darse placer. Recuerda que el estrés laboral y la ansiedad son enemigos del deseo sexual, así que si has tenido un día movido, date un tiempo para cambiar de chip antes. Otro detalle a considerar es la luz, pues sin duda unas velas darán un toque diferente e invitador a tu experiencia.

  2. Conoce tus zonas erógenas

    Un paso importante a tener en cuenta antes de comenzar a estimularse es conocer cuáles son los puntos o zonas del cuerpo que puedes usar para tu beneficio. Las zonas erógenas primarias son lógicamente las más conocidas por todas y que responden más rápidamente a la estimulación, e incluyen a la vagina y al clítoris. Cuando se logran combinar las sensaciones en ambas entonces es más probable llegar al orgasmo. En el caso de la vagina, debe haber su lubrificación y apertura, estiramiento y ensanchamiento de su fondo.

    También debemos mencionar a las zonas erógenas secundarias, que también pueden responder a las caricias y toques pero en un grado menor, pudiendo utilizarse para dar partida a la estimulación. En otras palabras, el saber cómo estimular las zonas erógenas secundarias puede indirectamente ayudar a que la vagina y el clítoris estén más "dispuestos" a excitarse. Entre estas zonas erógenas secundarias podemos mencionar a las orejas, el cuello, el cabello, los pechos, los pies y la espalda, entre otros. 

    De todos ellos, los pechos son una de las zonas favoritas de los hombres, por lo que conocer cómo poder estimuarlos durante la masturbación es esencial. La zona de los senos más sensible es la central, en los pezones y sus alrededores. 

  3. Quítate la ropa y usa tu imaginación para excitarte

    Si bien quitarse toda la ropa no es esencial, a la mayoría le ayuda para facilitar el contatco con su propio cuerpo. Esto depende de cada mujer, pues mientras algunas prefieren estar con ropa interior, otras encuentan mucho más sexy el estar totalmente descubiertas (cuidado con los vecinos). Inténtalo entonces sin ropa para ver cómo te sientes, y si no tienes problema con ello, recuéstate sobre tu espalda para darte mayor libertad de movimiento, aunque también puedes echarte de lado.

    Antes que el tacto, la estimulación comienza por el cerebro. Siendo así, enfocar la imaginación y sintonizar con tu erotismo es esencial para comenzar el juego. Aquí cada mujer podrá tener sus propios métodos, pero lo que vale para la mayoría es pensar en esa persona que te excita y sentir cómo ella acaricia tu cuerpo. Si necesitas una ayuda visual, como fotos o videos, puedes hacerlo, aunque te recomendamos que sea la imaginación siempre el catalizador de tus deseos, pues en el caso de la pornografía, esta es mayoritariamente producida por hombres y para hombres, además de que no muestra el sexo cómo es en la realidad. 

  4. Enfócate en el clítoris

    Ya vimos que el clítoris y la vagina son consideradas como zonas erógenas primarias. Sin embargo, funcionan de forma diferente una de la otra en lo que respecta a su estimulación. Si te has acostumbrado a ver videos pornográficos en donde una chica se súper excita al introducir cosas en su vagina y ya está, entonces piénsalo dos veces, pues esta imagen no sería del todo correcta.

    El estímulo sexual debería enfocarse hacia el clítoris, no la vagina. Lógicamente, puedes ayudar a estimular la vagina usando tus dedos para agregar sensaciones, mientras te enfocas en el clítoris, pero depender única y exclusivamente de la vagina para llegar al orgasmo podría no ser suficiente. El clítoris, en caso de que no estés absolutamente segura, es donde se unen los labios vulvares. A simple vista solo se divisa su saliente en la parte superior de los labios, pero debes saber que el clítoris se extiende a lo largo del área de la vagina. Al igual que el pene, el clítoris se ensancha durante la excitación, pero esto no se ve porque es algo interno.

    Para poder estimular el clítoris, es esencial poder conocer cómo se componen sus partes. El clítoris es un órgano de forma cilíndrica con tejido eréctil (esto es, que puede cambiar de tamaño durante la excitación, como el pene) y de dos cuerpos esponjosos, que durante la masturbación pueden hacer que el prepucio crezca y se endurezca. El prepucio, o capuchón del clítoris, es una capa de piel que lo cubre y protege al nivel de su glande, ubicándose bajo el Monte de venus.

    Por otra parte, el glande del clítoris está cubierto en forma parcial por el prepucio o capucha, siendo una zona extremadamente sensible al tacto pues posee muchas terminaciones nerviosas (si no estuviese cubierto por el prepucio, probablemente tendrías un orgasmo cada vez que lo rozaras con tu ropa).

  5. Técnicas para estimular el clítoris

    Ahora que ya sabes un poco más la construcción del clítoris, es hora de ver cómo lograr estimularlo de la mejor forma posible. Primeramente, podemos recomendarte las vibraciones sobre el clítoris, pues este es muy sensible a ellas, y puedes lograr este efecto con un vibrador así como con otros juguetes eróticos.

    Cuando se trata de usar los dedos, es ideal que estés bien lubricada, para que ellos pueden deslizarse más suavemente por el clítoris, reduciendo alguna irritación o dolor asociado por exceso de fricción. He aquí alguna formas de estimular el clítoris:

    • En lo que se refiere a los movimientos, usa los dedos índice y medio de tu mano diestra para frotar circularmente la base del clítoris, y cuando estés cerca de llegar al orgasmo, puedes hacer un movimiento circular con ellos sobre la parte superior del órgano. Con la mano que te queda libre puedes estimular otras zonas del cuerpo, como tus pechos.
    • Alterna estos movimientos con el frotamiento de los dedos un poco arriba del clítoris, variando la presión y la velocidad.
    • Varía el movimiento de los dedos, pudiendo comenzar por uno de tipo vaivén, cambiando luego a un movimiento de lado a lado y después de arriba hacia abajo, y viceversa.
    • Coloca ambos dedos a cada lado en el prepucio del clítoris, para luego tirarse hacia atrás para dejar expuesto el glande. Luego se debe acariciar de forma suave la zona con movimientos circulares.
    • Introduce un dedo por la vagina enteramente, y con el dedo pulgar mantén los movimientos leves sobre el clítoris, y no dudes en empujar hacia arriba tu cuerpo mientras haces estos movimientos.
    • Cierra tus piernas y luego introduce 2 dedos por la vagina luego de unos suaves movimientos por la vulva. Luego da unos toquecitos sobre el clítoris con la palma de tu mano.
    • Coloca un dedo a cada lado del clítoris, situándolo entre ambos, para luego hacer movimientos como de una tijera, cerrándolos y abriéndolos.
    • Puedes estimular el clítoris en conjunto con la estimulación del ano, si bien la mano que se usa para lo último no deberá volver a tus zona genitales.
    • Puedes echarte hacia abajo con las piernas baiertas, frotando hacia arriba y hacia abajo el clítoris con una de la smanos, mientras la otra puede hacerlo en alguna otra zona erógena secundaria. A la vez que haces esto, mueve tu cuerpo circularmente o también hacia arriba y abajo, según te siente má cómodo.

  6. Encuentra el punto G

    Mucho se ha hablado sobre el punto G como un lugar estratégico del placer femenino, siendo una de sus zonas erógenas más sensibles. Este punto se encuentra dentro de la vagina, en su parte superior, siendo una zona eréctil situada a unos 3 cm desde el orificio de la misma, no siendo siempre fácil de estimular manualmente. Una forma de ayudar a estimularlo es con un vibrador introducido en la vagina, lo cual puede ser hecho en combinación con la estimulación del clítoris para mejores resultados.

    Colocarse una crema especial en los dedos puede aumentar la sensación de placer. Algunas cremas especiales logran un efecto de frío-calor al aplicarse en la vulva y el clítoris, lo cual aumentará la circulación sanguínea de la zona, que es lo que dará mayor palcer al tocarse.

    Una de las mejores posiciones para intentar esto es recostada sobre la espalda, con las piernas abiertas y las rodillas levantadas. Si quieres un producto que pueda combinar la estimulación del clítoris y la de la vagina, podemos mencionar al Rabbit habit. Si no lo encuentras a la primera, puedes estimular el clítoris o cualquier otra zona erógena, pues mientras mayor sea la excitación, más se hinchará el punto G, siendo más fácil su localización. 

    Podrías sentir una sensación inmediata de tener que orinar, y esto significa que lo has encontrado, pero no te asustes, pues esta sensación debiera desaparecer en breve. Continúa con los movimientos par aaumentar la excitación, y debieras sentir unas oleadas de calor muy placenteras que ayudarán aque alcanzes el orgasmo.

Esperamos hayas podido aprender más sobre la masturbación femenina con este artículo, pudiendo conocer que tiene beneficios para la salud, además de darte conocimiento sobre cuáles son las técnicas que más te producen placer, todo lo cual te será de mucha utilidad cuando estés con tu pareja.

¿sabías qué...?

El clítoris es el único órgano del cuerpo humano (tanto en hombres como mujeres) cuya única función es proporcionar placer, aun cuando esté conectado a los centros cerebrales. De ahí su importancia en el proceso de la masturbación.

comenta y pregunta