Losartán: Usos, efectos secundarios y precauciones

Además te contamos sus dosis y otros cuidados

El losartán (también llamado losartán potásico) es un medicamento antagonista de los receptores de la enzima angiotensina II y que se usa principalmente para el tratamiento de la presión arterial alta (hipertensión). La angiotensina II tiene la propiedad de contraer los vasos sanguíneos y el losartan bloquea su acción, razón por la cual también se indica para tratar la insuficiencia cardiaca. El losartán se encuentra disponible con el nombre comercial de Cozaar, pudiendo también encontrarse en algunas farmacias como un genérico, el cual tiene un menor costo.

Otros bloqueantes de los receptores de la angiotensina II (BRA), también llamados antagonistas del receptor de la angiotensina II (ARA-II) incluyen al valsartan, olmesartan y telmisartan, todos posibles de ser indicados para tratar la hipertensión.

¿Para qué se prescribe el losartán?

Como ya vimos, el losartán es conocido primeramente y más comúnmente como un medicamento para tratar la presión arterial alta, pero hay otras 2 aplicaciones en las cuales también puede prescribirse. La primera de ellas es para reducir el riesgo de un infarto si se tiene tanto hipertensión como la hipertrofia ventricular izquierda, abreviada por LVH en inglés. El ventrículo izquierdo es una de las cuatro cámaras del corazón, y cuando se tiene el LVH, ocurre un engrosamiento de las paredes del ventrículo izquierdo.




Por último, el losartán se prescribe para tratar la nefropatía diabética, la cual es una enfermedad prácticamente irreversible que se manifiesta como alteraciones del riñón producidas en personas con diabetes cuando la glucosa en la sangre no ha sido adecuadamente monitoreada.

¿Cómo funciona el losartán?

Como ya sabemos, el losartán pertenece a la familia de los BRA, o bloqueantes de los receptores de la angiotensina II, un químico presente en nuestro organismo que hace que los vasos sanguíneos se tensen y se estrechen. Por lo tanto, al bloquear estos químicos, permitirá que se relajen estos vasos sanguíneos y se expandan, lo cual tenderá a bajar la presión arterial alta.

Esta reducción de la presión arterial también permitirá, como explicamos en la pregunta anterior, disminuir las probabilidades de sufrir un ataque al corazón así como daños de tipo renal. Esto último se debe a que una presión arterial más alta conlleva una mayor probabilidad de problemas al riñón causados por altos niveles de azúcar en la sangre como causa de la diabetes. 

Dosis de losartán

Lo normal es que el doctor prescriba una dosis inicial de 50 mg (una vez en el día) para el tratamiento de la presión arterial alta, pudiendo indicarse una dosis diaria de 25-100 mg diarios (en 1 o 2 tomas) como dosis de mantención. Asimismo, los pacientes que tengan hipertensión junto a un engrosamiento del ventrículo izquierdo del corazón también es de 50 mg una vez al día como dosis inicial, pudiendo igualmente llegar hasta los 100 mg diarios en ciertos casos.

Para saber más del tema, puedes consultar nuestro artículo titulado: cómo tomar losartán (Cozaar).

Efectos secundarios

Como todo medicamento, el losartán podría provocar ciertas complicaciones, especialmente si es tomado de forma incorrecta o si el paciente presenta ciertas condiciones de salud que puedan exacerbar sus efectos:

Los efectos secundarios más comunes del losartán son:

  • tos seca
  • síntomas del resfriado como romadizo en la nariz
  • calambres musculares
  • dolor de cabeza
  • mareos
  • sensación de fatiga
  • problemas del sueño
  • diarrea
  • dolor estomacal

Estos son los síntomas más comunes al tomar losartán. Sin embargo, si experimentas las siguientes sensaciones, habla inmediatamente con tu médico:

  • sensación de perder la consciencia
  • dolor al pecho
  • cambios de humor
  • pérdida de apetito 
  • vómito
  • ganancia de peso
  • disminución de ganas de orinar, incluido dolor al hacerlo
  • dificultad para respirar
  • altos niveles de potasio en la sangre (debilidad muscular, bajo ritmo cardíaco)
  • reacciones alérgicas, como hinchazón en la garganta, lengua, labios o cara

Precauciones al tomar losartán

Dado lo expresado anteriormente, es esencial poder identificar las situaciones que pueden traer más complicaciones al tomar losartán. Por ejemplo, se sabe que el losartán puede interactuar con ciertos medicamentos, como:

  • celecoxib;
  • medicamentos para tratar los desórdenes bipolares (litio);
  • diuréticos;
  • otros medicamentos para la presión (aliskiren);
  • aspirina o bien otros medicamentos del grupo de los AINEs (antiinflamatorios no esteroideos), como el naproxeno, ibuprofeno o diclofenaco.

Por otra parte, si se toma losartán junto al alcohol, esto puede crear un efecto sedativo en el paciente, lo cual lleva a sensaciones de somnolencia, reflejos lentos o dificultad para concentrarse y tomar decisiones. El alcohol puede también incrementar la presión arterial, aumentando el efecto del medicamento (esto es, bajando la presión arterial más allá de lo recomendado).

Demás está decir, no tomes losartán si has tenido una reacción alérgica al medicamento antes, pues el tomarlo nuevamente podría traer consecuencias graves al paciente. En embarazadas, se debe decir que los efectos del medicamento podrían afectar el feto por lo que será el doctor quien deba medir los pros y contras de tomarlo en esta etapa. No está comprobado que el losartán pase a través de la leche materna, pero igualmente debes comunicarle al doctor si estás en el período de lactancia.

 

¿sabías qué...?

Mediciones de presión iguales o mayores a 140/90 mmHg son consideradas altas (hipertensión).

comenta y pregunta