Cómo lograr que mi hijo coma todo

Te mostramos los mejores tips para que los pequeños mantengan una alimentación variada

Seguir una alimentación sana y equilibrada que incluya alimentos frescos y ricos en nutrientes esenciales para mantener un buen estado de salud. Sin embargo en el caso de los niños seguir esta recomendación puede llegar a convertirse en un gran problema.

Reacios a los sabores poco atractivos o conocidos, las frutas y verduras suelen ser sus "grandes enemigos", de hecho hay niños que pueden rechazar casi cualquier grupo de alimentos. Sin embargo siguiendo una serie de recomendaciones que te daremos a continuación, podremos ir introduciendo alimentos sanos con mayor facilidad y sin que suponga ningún trauma para los más pequeños.

    Índice

  1. Deja que participen en la cocina

    Dejar que los niños participen de la elaboración de un plato siguiendo una receta sencilla, es la mejor forma de conseguir que se sientan atraidos ante la posibilidad de probarlo para comprobar el resultado.

    El simple hecho de ver los alimentos en crudo, comprobar las diferentes posibilidades en las que pueden cocinarse y combinarse con otros alimentos, manipularlos, e incluso olerlos es una forma de hacer que se sientan integrados con el mundo de la cocina. Además hacer la compra con los niños, es una buena estrategia para que comprueben la amplia variedad de alimentos de todo tipo con los que podrán experimentar.

    Celebrar los platos elaborados por los niños les ayudará a seguir innovando y a introducir nuevos alimentos que conseguirán que su dieta sea mucho más sana y variada.

  2. Evita que coman entre horas

    Una de las claves para hacer que los niños prueben nuevos alimentos, es evitando que coman entre horas ya que esto hará que lleguen saciados a la hora de la comida principal, y por tanto se mostrarán mucho más reacios a probar nuevos alimentos o a comerse ese plato que tan poco les gusta.

    En el caso de que el niño tenga hambre entre horas es preferible ofrecerle un snack saludable lejos de bollería industrial, patatas fritas o golosinas. Es preferible que coma una pieza de fruta, barritas de cereales o unos bastoncitos de zanahoria pues les quitará el hambre en el momento y además les aportarán nutrientes muy saludables.

  3. Haz de cada plato una presentación divertida

    Se dice que muchas veces la comida “entra por los ojos”, y en el caso de los niños esta afirmación no puede conllevar mejores resultados. Quizá un plato de verdura no resulte muy llamativo, pero si conseguimos transformarlo en una cara divertida, su animal favorito o un personaje que les guste seguro que el plato será mucho más atrayente.

    Jugar con los colores de los alimentos, su forma y su combinación para crear un plato vistoso y alegre provocará que los niños se animen a probarlo y hagan de la hora de la comida un momento mucho más divertido.

  4. Introduce nuevos alimentos en sus platos favoritos

    Uno de los problemas que presentan la mayoría de los niños a la hora de alimentarse, es que se acostumbran a un número de platos limitado que generalmente se corresponden con pizza, o hamburguesa entre otros. Platos que se caracterizan por sabores intensos y agradables pero no tan saludables como cabría esperar.

    La mejor forma de introducir otro tipo de alimentos es transformando sus platos favoritos en el mismo plato pero con otro tipo de condimentos, acompañamientos y sabores. Una pizza no dejará de serlo si incluimos en ella verduras como las espinacas o el tomate natural y una hamburguesa en la que introduzcamos mayor cantidad de verduras será un excelente plato, más sano y equilibrado que servirá para que los niños sigan comiendo su comida favorita con nuevos ingredientes.

  5. Evita que se sienta observado

    Es un error muy frecuente por parte de los padres o de los mayores que se sientan a la mesa con el niño, el mantener una actitud de permanente atención y observación hacia la forma en la que come, o el tiempo que emplea en hacerlo. Esto solo empeorará el rechazo del niño hacia la nueva comida o hacia esos alimentos para los que muestra más reacio ya que se sentirá presionado.

    La mejor forma de actuar consiste en mostrar una actitud natural y distendida en la mesa, facilitando una conversación agradable sin centrar la atención en el niño. De este modo es más fácil que pruebe la comida  ya que experimentará una sensación de relajación y tranquilidad al sentirse integrado en el grupo.

  6. Ofrécele nuevos alimentos en pequeñas cantidades

    Desde que los niños son muy pequeños, es fundamental para crear un buen hábito de comidas el ofrecer los alimentos nuevos poco a poco y en pequeñas cantidades, sin forzar al niño y sin crear una situación traumática hacia la comida. Lo normal es que desde el principio el niño muestre síntomas de rechazo hacia lo desconocido por lo que es fundamental dejar que pase un tiempo de adaptación de modo que los nuevos alimentos se conviertan en algo habitual.

    Acompañar un plato que sea de su preferencia con una pequeña cantidad de nuevos alimentos fomentará poco a poco su curiosidad por probarlo y su posterior aceptación.

  7. Conviértete en un ejemplo para ellos

    Es una creencia firmemente comprobada que los niños aprenden desde muy pequeños por imitación y nada mejor que sean los adultos quienes se conviertan en su espejo para comenzar a adquirir buenos hábitos de alimentación desde el principio.

    Es conveniente que las personas adultas que conviven con los pequeños mantengan un estilo de vida saludable y regalen a los niños el ejemplo de seguir en cada comida una dieta sana, saludable y equilibrada. De este modo aprenderán a alimentarse de forma variada en compañía de los mayores.

Seguir una buena alimentación desde pequeños es la mejor forma de crear poco a poco un hábito saludable que en combinación con la práctica de ejercicio diario conseguirán fortalecer la salud y la vitalidad de los niños.

¿sabías qué...?

Utiliza siempre que puedas alimentos de origen ecológico, ya que son los más saludables por la ausencia de fertilizantes.

comenta y pregunta