Cómo lograr dormirse más temprano

Modifica tus hábitos de sueño y logra dormirte más temprano

Descansar bien de noche es fundamental para poder funcionar bien durante el día. Sin embargo muchas veces no conseguimos conciliar el sueño o tenemos el hábito de quedarnos hasta muy tarde lo que perjudica nuestra calidad de vida en general.

Otras veces son los problemas cotidianos los que no nos dejan dormir. Si tienes estrés o insomnio a causa de ellos lo mejor es que optes por acudir a un especialista que te recetará los medicamentos adecuados.

Por fortuna existen diferentes medios y maneras de lograr irse a dormir más temprano; aprende los pasos y disfruta de una noche maravillosa.

    Índice

  1. Elige la hora de dormir

    Elegir la hora de irse a dormir es importante ya que no todos tendremos la misma. Unos tendrán que levantarse para ir a trabajar y tendrán que acostarse a las 22:00, mientras que otros estarán de vacaciones por lo que estará permitido alargar la hora hasta las 12:00, pero nunca más tarde, ya que sería de madrugada.

    Ten en cuenta que un sueño reparador consta de unas 7 u 8 horas en un adulto, aunque si tienes problemas de insomnio te bastarían con unas 4. 

  2. Prepara durante el día tu sueño de noche

    Es decir, tendrás que crear una serie de costumbres diurnas que te ayudarán a irte a dormir más temprano y a levantarte despejado. Deberás evitar el consumo de excitantes como el café cuando se acerque la hora de ir a la cama, hacer el ejercicio unas 3 horas antes de dormirte o no cenar demasiado entre otros hábitos. Ni hablar de dormir la siesta: prohibido!

  3. Controla las luces

    Tener una luz suave y tenue durante la noche te ayudará a sentirte más relajado y a dormir mejor. Deja las luces potentes para el día y opta por lamparillas pequeñas y de luz dispersa por la noche.

    No utilices mucho los equipos electrónicos durante la noche, ya que son unos dispensadores naturales de luz fuerte que despeja el cuerpo y no te permite conciliar el sueño.

  4. Acondiciona tu entorno de sueño

    Acondicionar el entorno donde vas a dormir y establecer los rituales para irse a la cama permitirá a tu mente a memorizar el momento exacto de acostarse.

    Tomar una taza de té o de otra bebida relajante como manzanilla antes de dormir, relaja el sistema nervioso. También puedes incluir unos sencillos entrenamientos para regular la respiración lo que destiende los músculos.

    Otra opción es darse un baño relajante o una ducha. Si prefieres hacerlo por la mañana por lo menos pasa una esponja mojada en agua caliente por tu cuerpo, lava la cara, los pies, las manos y date crema abundante. ¡Notarás ganas de dormir inmediatas!

  5. Establece una rutina definida

    Escoge la rutina que mejor se adapte a tus necesidades para irte a la cama. Por ejemplo, te tomas una taza de té, lees un libro y apagas la luz.

    El cuerpo humano tarda un cierto tiempo en acostumbrarse a los principios impuestos, por lo que no te desesperes si no ves los resultados en la primera semana. Vete poco a poco y verás cómo vas mejorando.

Irse temprano a la cama es un hábito que se crea con el tiempo y el esfuerzo, hay que procurar mantener siempre la misma hora de acostarse ya que el cuerpo se resiente con cambios bruscos de horarios de dormir.

¿sabías qué...?

La locución "estar en los brazos de Morfeo" proviene del nombre del dios griego de los sueños Morfeo. Era hijo de Zeus y según la leyenda fue castigado por su padre por desvelar los secretos divinos a los humanos a través de los sueños.

comenta y pregunta