Laberintitis: causas y tratamiento

Aprende lo más importante sobre este trastorno en el oído

Los trastornos del sistema vestibular son frecuentemente llamados laberintitis por la población general, y esto no es así. Padecer laberintitis es una de las causas de los trastornos del sistema vestibular que pueden originar vértigo o sensación ilusoria de movimiento; por ello, no todo lo que causa vértigo necesariamente es laberintitis.

El laberinto es el órgano que da información sobre los movimientos angulares y lineales a los cuales es sometido el cuerpo, permitiendo junto con los otros elementos del sistema vestibular la postura adecuada, el equilibrio, la estabilidad ocular y la posición en el espacio.

La laberintitis es la inflamación de la región laberíntica durante un proceso infeccioso agudo o crónico del oído medio que penetra hacia el laberinto a través de la ventana oval. Es una complicación que, a pesar de lo que ha avanzado la otología, no ha desaparecido, por lo que se aconseja vigilar la función laberíntica en los oídos otorreicos ante su eventual aparición.

La laberintitis acostumbra ser el primer paso a ulteriores complicaciones meningoencefálicas y puede dejar una pérdida auditiva sensorial definitiva. En Spoots te contamos las causas y tratamiento para la laberintitis.

    Índice

  1. Causas

    Causas

    Depende de un proceso infeccioso adquirido. El inicio de la laberintitis puede ser una simple infección del oído medio, que es la estructura vecina al laberinto, y estas infecciones pueden ser producidas por virus y bacterias como Streptococcus neumonie, Haemophylus influenzae y Moraxella Catahrralis, que son las mismas que producen otitis media y por continuidad afectan al laberinto.

    Otras de las causas son los casos de pacientes con otitis media crónica (de más de 3 meses de evolución), en la que se genera un tejido llamado colesteatoma, producto de la inflamación crónica y que tiene la particularidad de ir destruyendo el hueso, creando continuidad con el oído interno, por lo que las bacterias pasan al laberinto y lo infectan.

    Además de la etiología ótica, la laberintitis puede tener su etiología en una meningitis cerebroespinal o piógena, una infección diseminada por vía hemática y en traumatismos accidentales o quirúrgicos.

  2. Síntomas

    Síntomas

    Algunos de los síntomas que podemos presentar son:

    • Antecedentes de proceso ótico
    • Sentir que todo rota
    • Sensación de que el piso se mueve o se hunde
    • Dificultad para leer
    • Escuchar con dificultad
    • Sensación de desequilibrio e inestabilidad
    • Acúfenos
    • Agravación de hipoacusia que pasa a ser de tipo perceptivo
    • Otorrea purulenta (gravedad)
    • Movimientos oculares involuntarios
  3. Tratamiento

    Tratamiento

    Se debe de atacar la infección predisponente con antibióticos y antiinflamatorios, así como la prescripción de sedantes vestibulares, que controlan el trastorno del equilibrio. El tratamiento quirúrgico se reserva para los casos de otitis media crónica (colesteatoma).

    En general, el antibiótico constituye la primera droga de elección y este va a depender del tipo de bacteria que exista en esa laberintitis.

    Es muy importante evitar cualquier actividad que pueda complicar o empeorar la enfermedad. Entre ellas destacamos:

    • Consumo excesivo de alcohol
    • Fatiga
    • Alergias graves
    • Fumar
    • Estrés
    • Consumo de algunos medicamentos.

    Podemos tomar un antihistamínico que no requiera prescripción, ya que esto nos ayudaría a reducir la congestión de una infección reciente.

    La precocidad del tratamiento es muy importante en el pronóstico, ya que de eso puede depender la reversibilidad o no del daño.

    Se pensará en tratamiento quirúrgico cuando:

    • Sea producida por una otitis Media aguda, no hay respuesta al tratamiento y aparecen complicaciones endocraneales.
    • Cuando se trata de una otitis media crónica, no debe de realizar laberintectomía en caso de que quede algún resto auditivo.
    • Existe timpanoplastía
    • Existe Mastoidectomía, cuando la laberintitis está producida como complicación de una mastoiditis.

Desafortunadamente, en ocasiones es necesaria la resolución completa del cuadro, para determinar si existe daño reversible o no, por lo que es importante poder identificar el proceso infeccioso y acudir inmediatamente con un especialista.

Además, no te apliques cualquier producto o remedio en el oído, ya que puede empeorar la infección al traspasar la membrana timpánica en caso de que exista alguna lesión.

¿sabías qué...?

Si la infección sobrepasa la zona del laberinto, podría dañar el nervio facial y causar una parálisis.