Insuficiencia renal: cómo prevenirla

Porque la prevención siempre no dará mejores resultados

La insuficiencia renal es un trastorno parcial o completo de la función renal. Existe incapacidad para excretar los productos metabólicos residuales y el agua, apareciendo un trastorno funcional de todos los órganos y sistemas del organismo. La insuficiencia renal puede ser aguda o crónica. Cada una de estas, tiene características específicas, que es importante identificar pues de ello dependerá el tratamiento propuesto, así como las complicaciones o secuelas que podamos presentar.

Insuficiencia renal aguda

Es un síndrome que tiene inicio rápido, entre horas o días y es caracterizado por una pérdida rápida de la función renal con aparición de una azoemia (acumulación de productos de desecho) progresiva, desencadenando en un aumento de los niveles de creatinina. La uremia (volumen de orina) es el proceso en que la función renal disminuye hasta que aparecen síntomas de fallo orgánico. Esta enfermedad es reversible pero presenta una tasa de mortalidad de hasta el 50%, dependiendo de la etiología y el tiempo de inicio del tratamiento.

Insuficiencia renal crónica

Es la destrucción progresiva e irreversible de las nefronas de ambos riñones- Los estadios se definen según el grado de función renal, existiendo hasta 5. Cuando la velocidad de filtración glomerular es inferior a 15ml/min, se denomina enfermedad renal estadio terminal, en la cual el tratamiento para la supervivencia del paciente es la diálisis o trasplante.

Bueno, ahora ya sabemos que es la insuficiencia renal y sus principales tipos, pero, lo más importante es saber cómo vamos a prevenir que podamos llegar a presentar esta enfermedad.

Prevención de Insuficiencia renal

La principal forma de prevenir la enfermedad renal severa, es una detección temprana y una intervención agresiva, mientras se trata de disminuir la evolución a falla renal. El tratamiento médico y un intervención a tiempo, pueden cambiar el curso de la enfermedad crónica y prevenir la necesidad de utilizar diálisis o trasplante renal, ya que muchas veces no puede evitarse por completo, pero si puede reducir la evolución de la enfermedad. 

Los mayores factores de riesgo que pueden desencadenar en insuficiencia renal son: diabetes, hipertensión arterial, historia familiar de falla renal o ser mayor de 60 años. Por lo que un abordaje agresivo para controlar la diabetes y/o la hipertensión arterial con dieta, ejercicio y medicación puede prevenir la insuficiencia renal y ayudar a mantener la función renal el mayor tiempo posible.

Una vez que hemos identificado si tenemos estos factores o no, es importante conocer ciertas pruebas que nos van a ayudar a verificar la función de nuestros riñones, por ejemplo: examen general de orina y una química sanguínea. Esto nos ayudará a identificar tempranamente si es que existe alguna alteración en nuestra función renal y poder tratarla agresivamente para evitar o disminuir su evolución.

Algunos otros consejos para prevenir el daño renal son:

    Índice

  1. Controlar enfermedades crónicas

    Las enfermedades como diabetes e hipertensión arterial, son causas potenciales de enfermedad renal crónica, por lo que es importante tener un control estricto de ellas. Por lo que las personas que presentan diabetes e hipertensión, deben de revisar su función renal cada año, así como tener comunicación con su médico para que lo oriente y puede llegar a ese control más fácilmente y pueda identificar signos de lesión renal tempranamente. 

    Dentro de las revisiones que se llevan a cabo en el consultorio están, la toma de presión arterial y de glucosa en sangre. Existe una prueba que cada vez se está utilizando más, llamada hemoglobina glicosilada o A1C, la cual da valores más certeros del control de la glucosa en algunos meses anteriores y no solo el día de la prueba.

  2. Eliminar el hábito tabaquico

    El tabaquismo aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, incluidos los infartos. Este daño ocasionado al corazón puede desencadenar alteraciones en la función renal o si ya existen, puede empeorarlos.

  3. Dieta y ejercicio

    Una dieta sana es importante para prevenir insuficiencia renal. El tener niveles bajos de colesterol en sangre mantiene la presión arterial en niveles saludables, evitando así un posible daño renal por esta causa. Una dieta balanceada incluye gran cantidad de frutas frescas, vegetales y granos.

    Limitar el consumo de sal a 6gr al día (una cucharadita), mantendrá también la presión dentro de valores normales, así como evitar el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas, como: mantequilla, crema, galletas y pastelillos, aderezos con alto contenido de grasa, cortes de carne grasosos, entre otros.

    La práctica de ejercicio regular ayuda a controlar la presión sanguínea, y reduce el riesgo de desarrollar insuficiencia renal. Lo recomendado es al menos 150 minutos de actividad aeróbica (correr, nadar, aerobics, zumba, caminata) cada semana.

  4. Consumo de alcohol

    Beber cantidades excesivas de alcohol puede causar un aumento en la presión arterial así como los niveles de colesterol.

    Los límites de alcohol recomendado son:

    • 3-4 unidades de alcohol al día para hombres
    • 2-3 unidades de alcohol al día para mujeres

    Una unidad de alcohol es igual una cerveza en envase normal o un pequeño vaso de vino.

  5. Analgésicos

    El uso inapropiado de algunos medicamentos, en especial los analgésicos como aspirina, ibuprofeno o ketorolaco, pueden desarrollar una insuficiencia renal, por lo que si necesita usarlos por largos periodos de tiempo o por dosis más altas que las recomendadas, es importante que tenga vigilancia por parte de su médico tratante.

La insuficiencia renal es una enfermedad que ha aumentado en los últimos años, gracias a la falta de información para su pronto diagnóstico y apego a recomendaciones y tratamiento, es por ello la importancia de poder aprender a reconocer este trastorno y poder tratarlo a tiempo.

¿sabías qué...?

Los riñones no son totalmente simétricos, el riñón derecho es más pequeño y está ligeramente más abajo que el izquierdo.