Insuficiencia renal: dieta recomendada

Cómo alimentarnos cuando nuestro riñón no funciona correctamente

Cuando los riñones no funcionan, la alimentación es muy importante, ya que al haber perdido nuestro órgano encargado de eliminar líquidos y sustancias de desecho, debemos ayudar a nuestro cuerpo a producir menos de estas sustancias.

Una dieta inapropiada puede aumentar el número de complicaciones y conducir a un deterioro progresivo y por ende a una mala calidad de vida. La dieta recomendada puede cambiar con el tiempo si la insuficiencia renal empeora.

Los médicos, pueden enviar a estos pacientes con nutricionistas especializados, para que consuman los alimentos correctos en las cantidades correctas, así, se llevará a cabo un tratamiento integral de este paciente.

Los puntos a tomar en cuenta, para tener una buena dieta para estos pacientes son:




  • Obtener la cantidad correcta de calorías y proteínas.
  • Tomar en cuenta la necesidad de incluir: sodio, fósforo, calcio, potasio,, líquidos, vitaminas y minerales.
  • Conservar un peso corporal adecuado
  • Manejo de necesidades de dieta especial como pacientes diabéticos ó vegetarianos
  • Aprender a controlar la salud nutricional
  • Obtener otros recursos que puedan ayudar a nuestro paciente

Dieta para pacientes con Insuficiencia renal crónica sin diálisis ni trasplante

Como se mencionó anteriormente, la dieta puede cambiar con el tiempo según cómo estén funcionando los riñones. La tasa de filtración glomerular o TFG, es la mejor manera de seguir el nivel de la función renal. Este valor se obtiene al realizar una fórmula que incluye la detección de creatinina, edad, sexo y tamaño corporal. Si la insuficiencia renal avanza, y la TFG aumenta, la cantidad de proteínas, carbohidratos y otros nutrientes de la dieta se deberán de ajustar para satisfacer el cambio de esas necesidades.

Como la dieta recomendada puede limitar las proteínas, podemos reducir una cantidad importante de calorías, y como resultado, necesitaremos obtener calorías extras de otros alimentos. Se recomienda el uso de carbohidratos más simples como: azúcar, mermeladas, gelatinas, caramelo duro, almíbar y miel.

Otras buenas fuentes de calorías provienen de las grasas como la margarina untable, aceites de canola u oliva, ya que son bajos en grasas saturadas y no tienen colesterol.

Es importante consultar con nuestro nutricionista para saber la mejor manera de obtener la cantidad correcta de calorías y mantener controlado el azúcar en sangre si se tiene diabetes.

PROTEÍNAS

Obtener la cantidad correcta de proteínas es importante para la salud general y para sentirnos bien. Ya que estas se utilizan para desarrollar músculos, reparar tejidos y combatir infecciones.

Nuestro nutricionista nos va a recomendar seguir una dieta con cantidades controladas de proteína, esto ayudará a disminuir la cantidad de residuos en sangre y a los riñones a funcionar por más tiempo.

Las proteínas provienen de dos fuentes: animales y vegetales. Estas las podemos obtener de:

  • Animales: huevo, pescado, pollo, carnes rojas, productos lácteos y queso.
  • Vegetales: verduras y cereales.

Debemos de consultar a nuestro nutricionista para que nos de las cantidades necesarias y llevar un diario de alimentos, para que el pueda observar y decirnos si estamos comiendo la cantidad correcta de proteínas.

SODIO

Con frecuencia, las enfermedades renales, la presión sanguínea alta y el sodio están relacionados, por ello, se debe limitar la cantidad de sodio en la dieta. Es necesario que aprendamos a elegir los alimentos que tienen menor contenido de sodio, aprender a leer etiquetas, etc.

El sodio es un mineral que se encuentra de manera natural en los alimentos, se encuentra en grandes cantidades en la sal de mesa y en las comidas que tienen agregados de sal de mesa como: aderezos como la salsa de soya, salsa teriyaki, la sal de ajo o de cebolla, alimentos en lata, comidas congeladas, carnes elaboradas como jamón, tocino, salchichas y salchichones, refrigerios salados, sopas enlatadas o  deshidratadas.

En este caso podemos utilizar las hierbas frescas o secas y las especias en lugar de la sal de mesa para realzar el sabor de las comidas, también podemos agregar un toque salsa picante o un poco de jugo de limón para dar sabor.

FÓSFORO

Los riñones pueden tener problemas para la eliminación de fósforo de la sangre, esto provoca un nivel alto de fósforo en sangre que puede producir picazón en la piel y pérdida de calcio en los huesos. Por esto, los huesos pueden debilitarse y quebrarse con facilidad.

Por ello debemos de evitar alimentos como:

  • Productos lácteos como la leche, queso, flanes, yogur y el helado.
  • Semillas secas como porotos, guisantes y lentejas.
  • Nueces y pasta de maní.
  • Bebidas como chocolate caliente, cerveza y las bebidas oscuras.

 

Seguir una dieta cuando presentamos una enfermedad de este tipo es una tarea para un especialista, ya que de esto puede depender si nuestro riñón funciona más tiempo o menos. Así que si a tí o algún familiar le han diagnosticado Insuficiencia Renal, no pierdas tiempo y empieza a modificar tu alimentación para que obtengas una calidad de vida mucho mejor y por más tiempo.

¿sabías qué...?

Las primeras descripciones de la insuficiencia renal aguda en el siglo XX fueron durante el terremoto de Messina, Italia en 1908 y La falla renal causada por necrosis tubular aguda se identifico durante la segunda guerra mundial, durante los bombardeos sufridos por Inglaterra por parte de la fuerza aérea alemana, donde las víctimas de aplastamiento presentaban necrosis renal tubular aguda seguida de la pérdida aguda de la función renal.