¿Por qué es importante la vitamina D?

La importancia de esta vitamina amiga del Sol

La vitamina D es una de las vitaminas fundamentales para que el organismo funcione correctamente. Su cometido es ayudar al cuerpo a la absorción y mantenimiento de los niveles adecuados de calcio.

La vitamina D ayuda a que el calcio sea absorbido por las diferentes partes del cuerpo que así lo necesiten. También está relacionada con la absorción del fósforo. Al ser sintetizada por el cuerpo se la denomina como colecalciferol o vitamina D3. 

Por sus características especiales (que os contaremos en este artículo) algunos expertos dicen que está más cerca de ser una hormona que una vitamina. 

La vitamina D y el calcio




El calcio es un componente fundamental del cuerpo que mantiene el sistema nervioso en funcionamiento y proporciona la estructura de los huesos y los dientes. El cuerpo necesita la vitamina D para poder asimilar el calcio correctamente. Por eso ambos componentes están tan interrelacionados y no funcionan bien el uno sin el otro. La vitamina D produce una hormona llamada calcitrol, también llamada vitamina D activa, que es la que ayuda al cuerpo a absorber el calcio que contienen los alimentos.

La vitamina D y el Sol

La vitamina D tiene algunas particularidades con respecto a otras vitaminas. El cuerpo no es capaz de sintetizarla por sí mismo a través de los alimentos que consumimos, como si pasa con las vitaminas de otros grupos, y para poder aprovecharla necesita los rayos del sol. A través de la energía solar el organismo podrá asimilarla y sintetizarla correctamente. 

Para qué sirve la vitamina D

Las funciones más importantes de la vitamina D en el organismo son: mantener niveles óptimos de calcio y de fósforo; controlar las funciones celulares; formar los huesos y mantenerlos sanos; ayudar a ciertas funciones del sistema inmunológico. Unos niveles adecuados de vitamina D previenen todo tipo de problemas óseos como la osteoporosis e incluso podrían tener propiedades anticancerígenas para ciertos tipos de cánceres.

Cuándo es más importante la vitamina D

Durante la infancia y la adolescencia, el periodo en el que el organismo crece y se desarrolla, la vitamina D juega un papel fundamental ya que es imprescindible en el correcto desarrollo de los huesos al ayudar en su crecimiento. Si en este periodo de la vida el cuerpo no cuenta con las dosis adecuadas de vitamina D puede desarrollar una enfermedad llamada raquitismo. Para evitarla, en los países en los que hay menos sol, se administra a los niños al nacer y durante el primer mes vitamina D en forma de pastillas. No solo en este caso será necesario tomar suplementos de vitamina D, también pueden tener un déficit las personas con una pigmentación de piel muy oscura o durante inviernos particularmente oscuros, aunque sean en países que no estén muy al norte. En concreto los grupos poblacionales que más carencia de vitamina D pueden tener son: los bebés lactantes, los ancianos, las personas con obesidad y los afroamericanos.

Cómo obtener o absorber la vitamina D

Los expertos recomiendan consumir entre 400 y 600 mg. de vitamina D al día para los adultos, para los lactantes y los ancianos las dosis serán un poco diferentes. Para sintetizarla, como ya hemos comentado, es necesaria la exposición solar; si esta no es posible habrá que consumir suplementos de vitamina D3 (ya sintetizada).

Alimentos ricos en vitamina D

Estos son algunos de los alimentos recomendados por ser ricos en vitamina D

  • La leche
  • El atún enlatado
  • El yogur
  • La leche de soja
  • Cereales
  • Cítricos
¿sabías qué...?

Una característica curiosa de la vitamina D es que se puede almacenar en la dermis (una de las capas de la piel). Así que cuando haga sol el cuerpo la absorberá y la retendrá para aprovecharla en las épocas del año en las que haya menos sol.