Cómo identificar a un drogadicto activo

Conoce los síntomas de una persona adicta a las drogas

La drogadicción es una enfermedad que se caracteriza por la dependencia de sustancias tóxicas que afectan las funciones cerebrales del sistema nervioso. El nivel de adicción puede provocar drásticos cambios en la personalidad y el comportamiento del individuo, afectando en la mayoría de los casos las relaciones con sus cercanos.

El consumo de drogas suele alterar la percepción y las emociones de las personas, y los efectos secundarios dependen del tipo de sustancia que se consuma, la cantidad  y la frecuencia. En varios casos, las drogas producen alucinaciones, entorpecen o intensifican los sentidos, generan sentimientos de ansiedad o euforia, y en el peor de los casos, conlleva a la locura o muerte.

Cuando una persona es adicta al consumo de drogas, hay muchos indicios que pueden identificarse como señales de advertencia y peligro. En ese sentido, los amigos y la familia cumplen un papel determinante para detectar los síntomas e identificar a un drogadicto activo.

Veamos cuáles son estos síntomas:

    Índice

  1. Cambios en la personalidad

    La rutina de un drogadicto se ve afectada por cambios en sus hábitos y comportamiento. Puede haber un exceso de mal humor, actuando de manera hostil e irritable, pero sobre todo una susceptibilidad excesiva ante las críticas. Además, se observa una tendencia a mentir y cambios en sus ciclos de sueño.

  2. Bajo rendimiento intelectual

    Bajo rendimiento intelectual

    Una repentina caída en la capcidad de concentración puede ser un síntoma del consumo de drogas. Así mismo, la persona experimenta "lagunas" mentales y mala memoria. Con el paso del tiempo, el desinterés por ir a estudiar, trabajar o practicar cualquier actividad deportiva crece.

  3. Descuido de la imagen personal

    Los adictos a las drogas suelen descuidarse de su imagen y aseo personal, mostrando un aspecto desalineado, ojos colorados, pupilas dilatadas, rostro pálido, y ropa maloliente. Así mismo, dado que el consumo de alcohol también está relacionado al consumo de drogas, en muchas ocasiones presentará un hálito etílico.

  4. Desaparecen de objetos de valor y dinero en el hogar

    La ansiedad del drogadicto activo por continuar ingiriendo sustancias tóxicas puede llevarlo a la desesperación de tener que robar objetos valiosos del hogar con tal de conseguir dinero. No se descarta en muchos casos el comenzar a delinquir si el adicto no encuentra más objetos de valor en su propio hogar.

  5. Pérdida del apetito

    Y por supuesto, el consumo excesivo de drogas ocasiona una pérdida del apetito, además de fuertes cambios en los hábitos de comer y dormir, ya que tenderá a estar más despierto de noche y a dormir más de día.

  6. Cambios de tipo laboral (si aplica)

    Si la persona está inserta en el mundo laboral, presentará ausencias injustificadas y atrasos en la hora de llegada, así como un rendimiento no óptimo, sumado a que ahora probablemente tenga endeudamientos dado que el sueldo ahora ya no le alcanzará para dar rienda suelta a su vicio. Muy probablemente, todo esto implicará un despido, lo que podría agravar su condición psicológica. 

  7. Cambios en la escuela (si aplica)

    Cambios en la escuela (si aplica)

    Si el joven se encuentra aún en la escuela, tendrá un descuido en su apariencia personal (no ajustándose a las reglas sobre el correcto uso del uniforme), ausencias no justificadas a clases (sumado a fugas), atrasos, calificaciones cada vez más deficientes y una interacción social desvirtuada con sus compañeros de clase.

  8. Aparición de trastornos mentales

    El uso constante de drogas puede exacerbar los trastornos psiquiátricos en la persona. Por ejemplo, se sabe que aumentan las probabilidades de desarrollar esquizofrenia, comenzando a tener alucinaciones, episodios de paranoia, delirios y un lenguaje muchas veces desordenado. La depresión también puede hacer su aparición, y el afectado necesitará cada vez más la necesidad de aprobación entre sus pares. 

Salir del mundo de las drogas es un verdadero reto para cualquier persona adicta, sin embargo, el apoyo de la familia es de vital importancia para enfrentar los altibajos que suelen presentarse durante el proceso de recuperación. Esta información no reemplaza el diagnóstico que pueda hacer un médico o psiquiatra. Para más artículos sobre 

¿sabías qué...?

Según la OMS, un drogadicto activo tiene tendencia a aumentar la dosis de consumo crónico hasta el punto de llegar a un estado de intoxicación.