Ictus cerebral - Remedios naturales para prevenirlo

Es mejor prevenir que lamentar

El actual ritmo de vida tan acelerado que llevamos, nos ha alejado de la salud y nos ha expuesto a enfermedades que anteriormente no parecían tan comunes. El presente problema de salud pública relacionado a las enfermedades cardiovasculares, principalmente la hipertensión arterial, ha puesto a todas las personas con factores de riesgo como obesidad, diabetes o un alto grado de estrés, en la mira de este tipo de eventos (ictus cerebrales) los cuales pueden ir de leves hasta mortales.

Es por ello que aquí te vamos a explicar que es un ictus, si existen algunos remedios naturales que pueden prevenirlo y lo más importante, algunas actividades que puedas realizar para disminuir el riesgo de padecerlo.

¿Qué es un ictus?

El término ictus se refiere a la enfermedad cerebrovascular aguda y engloba de forma genérica a un grupo de trastornos que incluyen isquemia cerebral, hemorragia intracerebral y la hemorragia subaracnoidea.

Se clasifican según sean isquémicos o hemorrágicos. Cerca del 80% son de naturaleza isquémica. El número de personas que presentan ictus, se incrementa de forma progresiva con la edad. Y existe una alta tasa de mortalidad dentro del primer mes posterior al evento. Es una de las causas más importantes de discapacidad permanente en el adulto y de demencia, uno de los motivos más frecuentes de hospitalización neurológica y una importante causa de muerte.

Es considerado una urgencia médica, donde cada minuto que transcurre desde el inicio de los síntomas hasta que se instaura el tratamiento es fundamental, ya que a medida que pasa el tiempo, las posibilidades de recuperación se reducen.

Existen dos tipos de factores de riesgo:

  • Modificables: Hipertensión arterial, tabaquismo, diabetes, dislipidemias, estenosis carotidea, fibrilación auricular, terapia hormonal, sedentarismo, dieta, entre otros, que no han sido estudiados a fondo. 
  • No modificables: Edad mayor de 55 años, sexo masculino, antecedentes familiares.

Una vez que sabemos todos los factores que pueden predisponernos a presentar un ictus, es importante que cambiemos de hábitos y seamos conscientes del riesgo que presentaos si no hacemos cambios en nuestra vida diaria.

A continuación explicaré algunos remedios naturales que pueden ayudar para evitar un episodio de ictus, pero es igual que los factores de riesgo, pueden ayudar a que nuestro cuerpo esté más fuerte y con menos riesgo de presentarlo, pero no van a tener el mismo efecto si no quitamos de nuestra vida los malos hábitos ya presentes. Recuerden también siempre utilizar este tipo de sustancias bajo la supervisión de un especialista o médico, pues la salud no es un juego, y nuestras decisiones pueden causar situaciones muy graves.

    Índice

  1. Zanahorias, espinacas, col y vegetales ricos en betacarotenos

    Comer zanahorias cinco veces a la semana, podría reducir el riesgo de ictus en un 68%, esto debido al efecto protector de estas hortalizas ricas en carotenos, los cuales tienen una gran actividad antioxidante, evitando que el colesterol pueda formar placas y coágulos en las arterias.

  2. Potasio

    Se realizó un estudio en el sur de California, donde se encontró que la adición de 400mgs de potasio a la dieta (un vaso de lecha, un trozo de pescado, frutas como el plátano), era capaz de reducir hasta en un 40% el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular. Esto, ya que el potasio, ayuda a disminuir la presión arterial y preservan la elasticidad y función normal de las paredes arteriales, haciendo los vasos sanguíneos, más resistentes a los daños causados por la presión alta.

  3. Omega 3

    Podemos obtener una gran fuente de omega 3 en algunos tipos de pescado, principalmente los grasos, ya que la presencia de omega 3 en a sangra, puede modificar la sangre, haciéndola menos propensa a la coagulación, previniendo así la obstrucción de los vasos sanguíneos cerebrales.

    Además, según un estudio japonés, la probabilidad de morir en caso de haber sufrido un ictus, disminuye de un 20-25% en personas que consumen mucho pescado.

  4. Té verde

    En Japón, se realizó un estudio en donde se encontró que las mujeres que bebían al menos 5 tazas de té verde al día, disminuían cerca de la mitad la probabilidad de padecer un ictus cerebral.

    Esta acción puede estar dada por la alta concentración conocida de antioxidantes que contiene el té verde y también por la propiedad que tiene de reducir la presión arterial.

  5. Sal de Sésamo

    Es un condimento rico en calcio, potasio y magnesio, los cuales ayudan a controlar la tensión arterial.

    Como hemos visto, el consumo de potasio en la dieta, ayuda a disminuir el riesgo de sufrir ictus cerebrales, por lo que se podría contemplar la idea de cocinar con este tipo de sal.

No existen algún tipo de remedio natural que evite por si solo el desarrollo de un evento cerebrovascular, sin embargo el hecho de prevenirlo conociendo diferentes alimentos que podemos integrar en la dieta, así como los factores que pueden predisponerlo podemos encontrar la manera de disminuir la probabilidad de sufrirlo. Es por ello, que siempre busques orientación con tu médico de confianza, tanto si tienes dudas como si estas tomando o consumiendo cualquier producto natural que pueda desencadenar algún efecto adverso.

¿sabías qué...?

Hasta hace relativamente poco tiempo, el derrame o hemorragia cerebral se llamaba "apoplejía", que significa en griego "ataque violento". Esto se debía a que el paciente sufría de repente una parálisis y un cambio radical en su bienestar, casi siempre definitivo y fatal. Este concepto fue utilizado desde hace 2400 años por Hipócrates y continuo hasta hace unos pocos años.

comenta y pregunta