Hongos en la piel: causas, síntomas y tratamientos

Conoce los hongos de piel más comunes, sus causas síntomas y posibles tratamientos

image description

Los hongos de piel son bastantes comunes, y no por eso poco molestos. Los hongos se pueden instalar en cualquier parte de la piel, aunque suelen alojarse en lugares propensos a la humedad como los pies, las axilas y los genitales.

Las personas obesas, diabéticas o con aflicciones del sistema inmune son más propensas a sufrir de infecciones por hongos en la piel. Algunos hongos se contagian, pero otros los produce nuestro mismo cuerpo. Estos hongos no son nada beneficiosos, ya que su proliferación descontrolada puede traer consecuencias para la salud.

Existen muchos tipos de hongos, pero hay 3 que son los más habituales y que afectan de diferentes maneras a las personas. Conócelos:

  1. Pie de atleta

    El tipo de hongo más común. Es contagioso, y su nombre se debe a que este hongo prolifera en piscinas, vestidores y gimnasios públicos, o cualquier otro lugar con un ambiente húmedo.

    Puedes detectarlo si ves enrojecimiento, escamación y grietas en la piel del pie y posibles ampollas. La sensación general suele ser de picazón o ardimiento de la piel. Si el hongo se expande a la zona de las uñas, estas pueden presentar decoloración, engrosamiento y debilitación.

    Aunque los médicos pueden detectar la presencia del hongo con la vista, se pueden hacer pruebas de cultivo de piel o el examen de hidróxido de potasio en la lesión de la piel. Una vez identificado el hongo, se puede acceder fácilmente a las cremas o polvos antimicóticos que controlan la infección y que suelen presentarse en un formato de venta libre. Los tratamientos suelen durar de 1 semana a 1 mes.

    Para prevenir este hongo recuerde mantener los pies limpios y secos a todo momento, especialmente en los pliegues de los dedos, no utilizar zapatos excesivamente apretados, cambiar y lavar las medias cada 16 horas. 

  2. Candidiasis cutánea

    Esta infección micótica de la piel ocurre gracias a la proliferación del hongo cándida. Es un hongo bastante común y prolifera en cualquier lugar de la piel, aunque suele gestarse en zonas húmedas y con pliegues, como el cuello, ingle, axilas, dedos del pie, uñas, comisuras de la boca y bajo los senos. Los bebés y ancianos también puede sufrir de este hongo, ya que la cándida es la causa más común de pañalitis. No es contagioso aunque sí puede ser adquirido por personas con problemas en el sistema inmune.

    Los síntomas suelen ser: picazón intensa, erupción, inflamación, enrojecimiento, y a veces lesiones satélite (pequeños enrojecimientos alrededor de una zona infectada grande). Los médicos suelen detectarla a simple vista, aunque también se puede realizar un raspado de piel que puede mostrar formas levaduriformes.

    El tratamiento suele incluir las cremas o polvos antimicóticos que controlan la infección, paralelo a una buena higiene que incluye lavar la zona afectada cada 6 horas y secarla meticulosamente. Aunque en principio la infección deberá desaparecer en un aproximado de 1 semana, las infecciones repetitivas son comunes

  3. Tiña crural y corporal

    Infección micótica que puede afectar a personas de todas las edades, aunque es más común en niños menores de 12 años. Esta ocurre cuando se multiplica en la piel el hongo Tinea. Es un hongo contagioso, a través del tacto de la piel o de objetos que han estado en contacto con una persona infectada (peines, ropa sucia, piscinas, vestidores, duchas). Por otro lado, la tiña también se puede contagiar a través de animales, siendo el gato uno de los portadores más comunes.

    La tiña puede afectar la zona de la barba, los pies, genitales, ingle y cuero cabelludo. Puedes notar la presencia del hongo si detectas parches rojos muy bien definidos y a veces en forma de anillo en tu piel, resequedad, piel escamosa y posibles ampollas. Si la tiña se extiende a una zona con uñas estas cambiarán de coloración, se engrosarán y se debilitarán. Por otro lado, si la tiña se encuentra en el cuero cabelludo, empezará a notar pérdida de cabello y parches de calvicie.

    Se puede diagnosticar este hongo a través de un cultivo o biopsia de piel, aunque el médico puede diagnosticar a simple vista o con el uso de la lámpara de Wood (lámpara de luz azul).

    Si la tiña es muy grave se suelen recetar fármacos como el Ketoconazol y antibióticos. Si es una tiña media o leve se deben utilizar polvos y cremas antimicóticos, y conjugarlas con extrema higiene, lavado de sábanas todos los días mientras dure la infección, no utilizar ropa que roce el área infectada, mantener la piel limpia lavándola cada 6 horas y secando minuciosamente. De la misma forma, las mascotas infectadas deben ser tratadas y puestas en cuarentena durante el periodo recomendado por el veterinario. 

Si estás presentando algunos de estos síntomas no dudes en visitar a tu médico para que te informe de las mejores opciones y la duración del tratamiento. Recuerda que mientras más temprano empieces a tratar las infecciones micóticas menos oportunidad tendrás de contagiar a una persona cercana, y más rápido podrás volver a tu rutina.

¿sabías qué...?

Aunque los cientificos no han llegado a la verdadera razón detrás de esto, pareciera ser que los hombres son más propensos a contraer hongos de piel que las mujeres.