Qué es la hidroterapia

Te contamos todo sobre la hidroterapia y sus beneficios para la salud

La hidroterapia es un tipo de terapia natural que ha existido desde tiempos antiguos, que es perfecta para aliviar varias dolencias, como los problemas estomacales o los dolores en las articulaciones. La hidroterapia puede aplicarse de distintas formas, gozando las aguas medicinales de gran aceptación como un método natural de sanación, habiendo en el mundo verdaderos peregrinajes de personas a las fuentes de aguas termales en busca de alivio a sus dolores.

En Spoots te contamos qué es la hidroterapia y todo sobre ella.

 

¿Cómo calificar a las distintas temperaturas del agua?




Podremos aplicar algunos adjetivos al agua según la temperatura a la que se encuentre:

  • Agua muy fría: 15° C o menos.
  • Agua fría: 16º-23° C.
  • Agua tibia: 24º-33° C.
  • Neutra: 34º-36° C.
  • Agua caliente: 37º-40° C.
  • Agua muy caliente: 41º-43° C (no se debe sobrepasar este límite de tolerancia).

Sobre estas temperaturas, podemos hacer algunos comentarios:

  • La temperaturas neutra de agua tiene un efecto sedante y de relajación.
  • Por otra parte, las aplicaciones con el agua muy caliente o muy fría tienen propiedades estimulantes.
  • En caso de aplicarse la hidroterapia a niños o personas de la tercera edad, se deben evitar temperaturas extremas (muy fría o muy caliente) ya que estos grupos etarios tienen mayor sensibilidad. Si se modera la temperatura, puede aplicarse el agua a una mayor duración.

¿Cuáles son los distintos tipos de hidroterapia?

Existen varios tipos de hidroterapia, entre los que destacamos a:

Baños

Los baños se aplican normalmente a una temperatura fría, si bien en algunos casos puede ser necesario hacerlo con baños calientes. Los baños fríos normalmente son de corta duración (2-3 minutos), mientras que los baños calientes pueden durar 15 minutos (aunque se recomienda ir progresando en el aumento de la temperatura para este último caso). El agua fría estimula las ramificaciones periféricas del sistema nervioso hasta los centros corticales, regularizando las funciones sistema nervioso y dando en la persona una sensación de bienestar general.

Los baños pueden ser de cuerpo entero o bien baños parciales, en cuyo caso puede aplicarse la hidroterapia en brazos, piernas o medio cuerpo. Especialmente recomendables son los baños en los pies (usualmente en temperatura fría), que se sabe ayudan al fortalecimiento de los pies y de la salud en general.

Por otra parte, también están los baños de vapor, los cuales se realizan a una temperatura cercana a los 45º C. El tratamiento de baño con vapor tiene una duración aproximada de 10-15 minutos, haciendo que el cuerpo sude profusamente (como en un sauna). Si se hace localmente, se puede aplicar una toalla sobre el área a ser expuesta, para ayudar a que el vapor se concentre allí. Luego del baño del vapor, el paciente debe abrigarse hasta llegar a su temperatura corporal normal. Se usa el baño con vapor normalmente para tratar problemas reumáticos localizados o para personas con problemas respiratorios.

Duchas

Son otra forma de hidroterapia que utiliza la fuerza del chorro de agua para aplicarla de forma precisa en las partes o sectores del cuerpo que más beneficio pueden recibir. Las duchas se recomiendan para diferentes dolencias, como los dolores reumáticos en las extremidades, alivio de las tensiones nerviosas, estrés o las migrañas (dolores de cabeza). La presión de las gotas del agua sobre la piel busca estimular los receptores de la piel de una manera parecido a como funciona el masaje. Existen varias clasificaciones para las duchas, según el criterio que se quiera analizar:

  • Forma de la proyección del agua: en chorro libre, columna, abanico, en lluvia, en círculo, etc.
  • Temperatura: puede ser fría o muy fría, caliente o muy caliente, alternante de frío y caliente (ducha escocesa) o bien neutra.
  • Área del cuerpo sobre la que se aplica: parcial, general, abdominal, vertebral, en los brazos, en las piernas, etc.
  • Presión del chorro: aquí la presión puede ir desde casi 0 atm hasta las 12 atm, lo que se consideraría una ducha filiforme. 

Marchas sobre agua

Las marchas sobre agua siempre han sido consideradas como beneficiosas para el cuerpo, al fortalecer los pies, y de la salud en general. La marcha sobre agua puede realizarse sobre nieve (especialmente nieve en polvo), en la bañera o sobre la escarcha matinal en el pasto. Las marchas tienen diversos beneficios para las vías respiratorias, y activan la circulación de las extremidades. Si no se dispone de estas situaciones para realizar las marchas, también pueden hacerse caminando sobre la arena del mar, con los pies en el agua.

Los baños termales

Desde tiempos muy remotos se han utilizado los baños termales para la salud tanto corporal como psíquica de las personas. Tanto los romanos en Europa como los indios en América utilizaban este tipo de hidroterapia, siempre buscando las fuentes de aguas consideradas medicinales.

Las aguas termales provienen de las capas subterráneas, encontrándose a una mayor temperatura que la superficie y normalmente conteniendo diversos minerales, como el hierro, azufre, cloro, calcio, sodio o bicarbonato.

Las aguas termales se sabe que estimulan una mayor oxigenación, lo que a su vez fomenta la circulación sanguínea y la digestión. Si se realiza de forma continua, ayuda a normalizar el funcionamiento del sistema nervioso y las funciones endocrinas. En cuanto a la piel, puede ayudar a curar más rápidamente algunas heridas, enfermedades como la dermatitis o psoriasis, o bien infecciones de hongos.

Chorros de presión

El chorro de presión tiene el objetivo de mejorar la circulación sanguínea y aliviar algunos dolores musculares o contracturas. Normalmente se aplican a una distancia de 4 metros de la persona a una presión entre 1-3 atm., y además de la temperatura, entra a jugar el factor de la presión del agua de forma localizada en la piel, como si fuese un masaje. Los chorros a presión normalmente se aplican con agua caliente y siguen por lo general un recorrido en su aplicación al cuerpo. Éste puede ser entre una extremidad inferior o superior a otra, en forma de "S" o en zig zag. Te contamos los tipos de duchas con chorros a presión:

  • Ducha alternante de agua fría y caliente: también llamada de ducha escocesa o ducha de contraste, alterna la temperatura del agua entre fría y caliente, pasando por la tibia, y dura alrededor de 10 minutos, con el chorro a una distancia entre 3-4 metros. La ducha escocesa busca estimular y tonificar la piel del cuerpo y generar una sensación de bienestar, además de buscar el fortalecimiento del sistema inmunitario al entrenar la contracción y dilatación de las venas. Se ha visto que esta práctica alternante de temperatura puede proteger mejor al cuerpo de ciertas enfermedades respiratorias. Se debiera terminar la dicha escocesa con agua fría. Normalmente, el ciclo envuelve 3 períodos alternados entre agua caliente y fría, comenzando el primer período con 3 minutos para cada grado de temperatura, y disminyendo un minuto con cada nueva secuencia (o sea, finalizando en 1 minuto).
  • Chorro subacuático: En esta técnica, la temperatura del agua estará entre neutra y caliente (36º-39º C), aplicándose el chorro de agua de forma localizada, sobre el área corporal que se quiera tratar, estando el paciente en una bañera. Para esto, lo ideal es realizar el procedimiento en una bañera de hidromasaje, las cuales tienen incorporados difusores o emisores de chorros subacuáticos en las paredes, para atacar las zonas de la espalda, pero en general, pueden programarse para que tengan una aplicación integral por todo el cuerpo o sólo de forma localizada.

Abluciones

A diferencia de los chorros de presión las abluciones consisten en aplicar agua sin presión sobre una zona del cuerpo del paciente (lavados en la parte superior, inferior o total en el cuerpo), sea vertiendo desde un recipiente a poca distancia del cuerpo o bien por medio de esponjas o paños mojados. El agua puede ser tanto fría como caliente, según el efecto que se busque, y después de efectuada la ablución, no se seca la persona sino que se tapa con una manta por un tiempo cercano a los 20 minutos, lo cual busca una vasodilatación y su sensación de bienestar. Se usa normalmente para problemas de tipo dermatológico. 

¿sabías qué...?

Si vas a Inglaterra, podrás ver ruinas en excelente estado de los baños termales romanos, en la ciudad de Bath.

comenta y pregunta