Heces amarillas, causas y tratamientos

Descubre el por qué y cómo tratar las deposiciones de color amarillo

Las heces son aquellos residuos y materia que el cuerpo deshecha cuando ha finalizado el proceso de digestivo después de haber extraído todos los nutrientes necesarios y aprovechables por el organismo.

El color de las heces que nuestro cuerpo expulsa con cierta habitualidad puede revelarnos importantes datos acerca de la salud. La tonalidad normal de las heces suele ser de color pardo, sin embargo cuando cambian tanto el color como la consistencia de forma continua, podremos estar ante algún tipo de trastorno interno.

En este caso vamos a centrar la cuestión en la aparición de heces amarillas, algo no demasiado habitual en una persona sana, que puede indicarnos la aparición de diferentes dolencias.

Causas de las heces amarillas




Causas de tipo viral

En algunos casos, la aparición de heces amarillas se debe una infección motivada por un parásito o virus que a su vez provoca una gastroenteritis. Este tipo de gastroenteritis puede aparecer a consecuencia de alimentos contaminados o aguas insalubres o por contagio con otra persona afectada. Las heces son más líquidas y adquieren un tono amarillento que va desapareciendo cuando el proceso de infección ha terminado.

La infección por Giardisis es otra de las causas de tipo viral que pueden ocasionar la aparición de heces amarillas. Este pequeño parásito llega hacia el intestino a través de prácticas sexuales, ingesta de alimentos o bebida contaminada, así como el contacto con animales afectados.

Causas de tipo digestivo

Determinado problemas del tracto digestivo pueden provocar la aparición de heces amarillas. Uno de los más frecuentes es la mala absorción de los nutrientes, bien por la existencia de intolerancias alimenticias, por lesiones tumorales, parásitos, lesiones en la mucosa intestinal...

Enfermedades

Existen ciertas enfermedades que afectan a la coloración de las heces por diversas causas. Las más frecuentes son las siguientes:

  • Síndrome de Gilbert: en este caso se produce un exceso de bilirrubina en la sangre que provoca síntomas como la ictericia y a su vez deposiciones de color amarillento.
  • Hepatitis: la hepatitis es otra de las enfermedades relacionadas con el problema de metabolización de la bilirrubina, encargada de darle a las heces su coloración oscura. Cuando el cuerpo no es capaz de matabolizarla adecuadamente ni excretarla junto con las heces, estas pierden su coloración original adquiriendo una tonalidad más pálida.
  • Enfermedad celíaca: la enfermedad celíaca aparece como consecuencia de una intolerancia al gluten que además provoca que exista una mala absorción de nutrientes como son las grasas, vitaminas, glúcidos, minerales y los prótidos. Esto conlleva a una pérdida de peso y a la excreción de deposiciones amarillentas.

Alteraciones biliares o hepáticas

Entre las alteraciones biliares y hepáticas más frecuentes que pueden provocar la aparición de heces amarillas encontramos las siguientes:

  • Colecistitis: la colecistitis es una inflamación de la pared de la vesícula biliar que en fases más avanzadas y graves puede dar lugar a una perforación. Uno de los síntomas es la presencia de heces amarillas.
  • Colangitis: la colangitis es una enfermedad de tipo inflamatorio que afecta a los conductos biliares y hepáticos asociada a la colitis ulcerosa. En estados mñas avanzados da lugar a ictericia provocada por el exceso de bilirrubina en la sangre y favoreciendo así la aparición de heces amarillentas.
  • Mala absorción de la bilis: otra de las alteraciones que puede provocar que haya existencia de heces amarillas es una mala absorción de la bilis, un líquido producido por el hígado que es necesario para digerir las grasas.

Tratamiento para las heces amarillas

El tratamiento para las heces amarillas variará en función del tipo de dolencias que las ocasione: 

  • Cuando el problema es debido a problemas digestivos o a una infección como por ejemplo una gastroenteritis, puede ser de gran ayuda seguir una dieta rica en probióticos y fibra que ayudan a restablecer la flora intestinal.
  • Si nos encontramos antes un problema relacionada con alteraciones de tipo hepático o biliar, dependerá del tipo de problema. A veces es necesario extirpar la vesícula biliar, hacer cambios en la dieta o tomar medicamentos para tratar el problema.
  • Cuando se trata de un trastorno continuado, el origen puede estar en una enfermedad. El médico indicará el tratamiento a seguir.

Las heces amarillas no siempre revelan un problema de salud. Su coloración a veces viene determinada por la ingesta de ciertos medicamentos que modifican su color e incluso por la ingesta de alimentos determinados. En cualquier caso, y si tanto la consistencia como el olor varían de forma prolongada, es importante acudir al médico para descartar un posible trastorno o enfermedad.

¿sabías qué...?

En medicina, las heces humanas están clasificadas en siete grupos que forman parte de la conocida como "escala de heces de Bristol".

comenta y pregunta