Qué hacer si me pica una avispa

Descubre paso a paso cómo actuar si sufres la picadura de una avispa

Las avispas son uno de los insectos que más temor producen a causa de sus picaduras, picaduras que en ciertos casos pueden llegar a ser peligrosas cuando la persona que las sufre presenta algún tipo de reacción alérgica que podría producir un shock anafiláctico, y especialmente dolorosas y molestas para el resto.

El verano es la estación del año en la que se eleva el riesgo por picaduras de avispa, por lo que conviene tomar ciertas precauciones para ahuyentar las avispas del jardín. A continuación te mostramos los pasos necesarios para actuar ante una picadura de avispa imprevista.

    Índice

  1. Identificar la picadura de avispa

    Identificar la picadura de avispa

    Las avispas, a diferencia de las abejas, no dejan incrustado su aguijón cuando pican por lo que en algunos casos es posible que se produzca la picadura sin haber sido conscientes de que hemos tenido una avispa posada sobre nosotros. En ese caso es importante que al notar las primeras molestias identifiquemos si se trata de una picadura de avispa.

    El primer indicio que nos avisa de que hemos sufrido una picadura de avispa es que no hay aguijón, pero si podemos observar un pequeño agujero con cierto enrojecimiento cuyas molestias irán creciendo en intensidad.

    Hay que tener en cuenta que las picaduras siempre se producen en zonas de la piel que quedan visibles como por ejemplo las piernas o los brazos, preferiblemente a primera hora de la mañana y a últimas horas de la tarde.

  2. Limpiar y desinfectar la zona

    Limpiar y desinfectar la zona

    Una vez que hemos identificado la picadura de avispa es muy importante proceder a desinfectar y limpiar bien la zona para evitar posibles infecciones. Para ello utilizaremos un jabón neutro y agua fría.

    Para desinfectar la picadura de avispa correctamente con productos específicos, podemos recurrir a algún tipo de crema o bien a otro tipo de remedios caseros como por ejemplo:

    • Vinagre de manzana conocido por sus propiedades desinfectantes, basta con aplicar unas gotas sobre la zona donde se ha producido la picadura.
    • Esencia de aceite de Árbol de Té, de igual forma se aplican unas gotas sobre la zona afectada.
  3. Reducir la hinchazón

    Reducir la hinchazón

    Uno de los síntomas más molestos cuando se produce una picadura de avispa es la hinchazón que se produce en la zona y en los alrededores, en casos más graves es posible incluso que se produzca una inflamación aún más importante que afecte a las extremidades donde se haya producido la picadura provocando una hinchazón general.

    Para aliviar esta molestia lo más seguro y efectivo suele ser aplicar una bolsa con hielo o una compresa de agua fría sobre la zona, dejándola actuar al menos durante 15 minutos. Más adelante podemos tratar la zona con pomadas de hidrocortisona que además de aliviar la inflamación reducen la sensación de comezón.

  4. Tomar un antihistamínico si el picor no desaparece

    Tomar un antihistamínico si el picor no desaparece

    Una medida preventiva que resulta muy eficaz cuando se produce la picadura de una avispa, consiste en tomar un antihistamínico. Los antihistamínicos son una serie de medicamentos que sirven para contrarrestar los síntomas provocados por una reacción alérgica, y en los casos de picaduras de insectos alivian de forma eficaz la hinchazón y la sensación de picor. 

    Es conveniente consultar con profesional médico acerca del tipo de antihistamínico más adecuado para tratar las reaciones alérgicas provocadas por picaduras de avispa.

  5. Acudir a Urgencias si empeoran los síntomas

    Acudir a Urgencias si empeoran los síntomas

    Existen determinados síntomas que requieren de una atención médica urgente cuando se produce la picadura de una avispa. Es por ello que debemos de prestar especial atención a determinados síntomas como por ejemplo:

    • Inflamación que se extiende desde la zona de la picadura hasta la totalidad de la extremidad cuando se produce en esta zona
    • Dificultad para tragar y/o respirar, sibilancias, respiración entrecortada
    • Vómitos, náuseas, diarrea
    • Mareo, sensación de malestar general, debilidad
    • Hiperventilación
    • Coloración azulada en la piel

Las picaduras de avispas no suelen ser potencialmente peligrosas sin embargo ciertas medidas preventivas pueden ayudar a evitarlas. Para ello:

  • Utiliza repelente de insectos si te encuentras al aire libre
  • Evita movimientos muy bruscos
  • No utilices fragancias muy intensas
  • Evita las comidas y bebidas muy dulces
  • No ataques sus colmenas o panales

¿sabías qué...?

Solo la hembra de las avispas es capaz de picar, ya que el aguijón que portan es el resultado de la modificación de sus órganos sexuales.