Grados de madurez de la placenta - Clasificación

Te enseñamos las diferentes etapas de crecimiento placentario durante la gestación

La placenta es un órgano fundamental en el desarrollo y crecimiento del bebé, ya que durante 9 meses se convertirá en su principal fuente de oxígeno y nutrientes que le ayudarán a sobrevivir y a crecer sano.

Al igual que el feto va evolucionando con el paso de las semanas hasta la llegada del parto, la placenta también lo hace y a lo largo del embarazo pasará por diferentes grados de madurez, conocidos como clasificación de Grannum: 0, I, II y III. 

En Spoots te enseñamos cuáles son estos grados, cómo se determina en qué grado se encuentra la placenta en cada momento, así como sus características más importantes.

    Índice

  1. Grado de madurez de la placenta 0

    El grado 0 de la placenta, se corresponde con la etapa más joven, concretamente con los dos primeros trimestres del embarazo.

    Morfológicamente hablando se puede observar una similitud en las dos placas que la forman, por un lado nos encontramos con la placa basal, que es la que se encuentra más cerca del útero y por otro lado nos encontramos con la placa corial que es la que se encuentra frente al feto. 

  2. Grado de madurez de la placenta I

    El grado I de la placenta se corresponde exactamente con la semana número 31 de embarazo. En esta etapa se puede observar que la placenta comienza muy levemente a dejar de ser homogénea en sus dos placas. 

    Es en esta etapa cuando comienza a observarse la aparición de ciertas calcificaciones, concretamente en la placa corial. La aparición de calcificaciones en esta etapa del embarazo es completamente normal, y denota que entramos en la última etapa del embarazo por lo que la placenta continua evolucionando a la par que el bebé, mostrando los primeros síntomas de envejecimiento.

  3. Grado de madurez de la placenta II

    El grado II de la placenta se corresponde con la semana número 36 del embarazo. Nos encontramos en la recta final del embarazo y el parto se aproxima.

    En este grado de madurez podemos observar que la placenta ya ha dejado de ser homogénea por completo. Las calcificaciones comienzan a extenderse y se aprecian irregularidades muy marcadas. Concretamente la capa coriónica presenta un aspecto más discontinuo y ondulado.

    Por otro lado, podemos percibir que la capa basal, próxima al útero, se ha separado del miometrio, es decir, la capa muscular del útero ubicada entre el endometrio y una capa exterior más membranosa conocida con el nombre de perimetrio.

  4. Grado de madurez de la placenta III

    Llegamos al último grado de madurez de la placenta: el grado III. Esta etapa nos indica que la función de la placenta ha llegado a su fin, y que es el momento en el que el bebé debe de nacer pues la placenta ya no puede seguir aportándole nutrientes. 

    Las placentas de grado III, aparecen completamente calcificadas y envejecidas y muchas de sus partes han dejado de funcionar al mostrar un alto grado de degeneración interna, lo que indica que el bebé ya está preparado para sobrevivir en el exterior.

En las diferentes revisiones médicas que se llevan a cabo para comprobar la evolución del embarazo, el especialista se encarga de revisar en qué grado de maduración se encuentra la placenta y si se corresponde con la etapa gestacional adecuada.

En el caso de que la placenta presente síntomas prematuros de envejecimiento en etapas iniciales de la gestación será necesario evaluar el estado del feto, ya que es posible que se produzca una carencia de nutrientes y oxígeno que podráin provocar una adelanto del parto.

¿sabías qué...?

Ciertas tradiciones africanas rinden un culto muy especial a la placenta. De hecho tras el parto, la placenta es envuelta en una sábana y enterrada bajo un árbol com símbolo de la continuidad de la vida.

comenta y pregunta