Gastroenteritis en bebés, niños y adultos

Descubre las pautas que debes de seguir para tratar la gripe intestinal

La gastroenteritis o gripe estomacal, es una de las enfermedades infecciosas del sistema digestivo más frecuentes del sistema digestivo que pueden que sufrir los bebés, aunque también se da con frecuencia en niños de mayor edad e incluso en adultos. Se caracteriza por la inflamación del estómago y la barriga y del intestino delgado y su aparición provoca dolor abdominal acompañado de pinchazos, calambres o retortijones en la tripa, vómitos y diarrea.

Las causas y motivos de las gastroenteritis en bebés, niños y adultos pueden ser muy dispares, las más frecuentes y posibles son:

  • Infección por un virus gástrico (rotavirus).
  • Contagio por comida y bebida infectada.
  • Alteración de la flora bacteriana que puebla el intestino.
  • Intolerancia a ciertos alimentos o alergia alimentaria.



La gastroenteritis se contagia cuando una persona sana entra en contacto con comidas en mal estado o agua infectada o con una persona que está atravesando un cuadro de gripe estomacal provocado por un virus estomacal o intestinal por lo que se trata de una dolencia infecciosa. Los diferentes tipos de gastroenteritis que existen se diferencian en función del tipo de virus o bacterias que lo cause. De igual modo el período de incubación puede variar en función de la razón que la origine, aunque lo normal suelen ser entre uno y tres días.

No existe una prevención más que la de evitar el contagio cuando una persona está infectada. En otros casos es casi imposible predecir cuando hay posibilidades de que se produzca la infección.

A continuación te enseñamos los síntomas más frecuentes así como cuáles son las pautas para tratar correctamente la aparición de gastroenteritis en bebés, niños y adultos.

Síntomas de gastroenteritis

Síntomas de gastroenteritis en bebés

Una de las principales cuestiones que debemos de tener en cuenta a la hora de tratar una gastroenteritis en bebés lactantes es que en ningún caso podemos descuidar la hidratación. La diarrea continua y la presencia de vómitos causadas por la gastroenteritis pueden hacer que el bebé pierda más líquido de lo normal. Pero ¿cuáles son los principales síntomas y signos de deshidratación?:

  • Los labios presientan grietas.
  • El bebé está más adormecido de lo normal.
  • La orina desprende un color fuerte y es oscura.
  • Pasan más de seis horas sin orinar.
  • La fontalena aparece hundida.
  • Llora sin lágrimas.

Es fundamental que las tomas sean frecuentes, y en el casó de bebés mayores de 6 meses hay que ofrecer agua con frecuencia ya que las consecuencias de la diarrea y los vómitos intermitentes son especialmente preocupante en el caso de un recien nacido.

Síntomas de gastroenteritis en niños

En el caso de los niños, los síntomas comienzan a ser similares a los que experimenta una persona adulta. Así, podemos identificar los síntomas de gastroenteritis infantil a partir de los siguientes síntomas:

  • Diarrea (puede ir acompañada de sangre).
  • Dolor y calambres abdominales.
  • Vómitos frecuentes.
  • Nauseas repentinas.
  • Pérdida de apetito.
  • Dolores musculares.
  • Cansancio.
  • Calentura leve.
  • Malestar general.

Síntomas de gastroenteritis en adultos 

La gripe estomacal en el caso de personas adultas muestra unos sínotmas que difieren poco de los que experimentan los niños. Por norma general son los siguientes:

  • Diarrea acompañada de dolor de cabeza.
  • Pinchazos en la barriga y calambres abdominales a consecuencia del cólico gastrointestinal.
  • Ganas de vomitar continuas.
  • Debilidad muscular persistente.
  • Mareos.
  • Dolor de articulaciones.
  • Escalofríos.
  • Fiebre (no demasido alta).
  • Dolor de cuerpo en general.
  • Estómago inflamado.

¿Cuánto puede durar este tipo de dolencia? 

La gripe estomacal no suele tener una duración mayor a entre 1 y 3 días que es el tiempo a partir del cual se comienzan a curar los síntomas. En el caso de que se alarguen los síntomas conviene consultar con el médico para evitar complicaciones, eliminar las causas y curarla.

Tratamiento de la gastroenteritis

Tratamiento de la gastroenteritis en bebés

La aparición de una gastroenteritis no requiere de la administración de ningún medicamento específico ya que generalmente al ser una infección vírica, va remitiendo por sí sola con el paso de los días.

Los antibióticos no son efectivos en el caso de gastroenteritis ya que la causa es un virus, por lo que son inefectivos, y la medicación que se receta suele hacerse únicamente cuando se trata de casos de gastroenteritis agudas que implican un importante grado de deshidratación, especialmente alarmante en el caso de los bebés. En cualquier caso, nunca hay que dar ningún medicamento sin supervisión de un especialista en pediatría. Conviene seguir las siguiente pautas:

  • En el caso de los bebés de menos de 6 meses que tomen leche materna, no hay que hacer ninguna variación en la alimentación. Las tomas deben de darse siguiendo el ritmo normal del lactante, e incluso podemos acortar los tiempos de espera entre una y otra con el fin de reponer los líquidos que se van perdiendo a causa de los vómitos o la diarrea.
  • Si el bebé está tomando leche de fórmula seguiremos las mismas pautas, aunque podremos darle pequeños sorbitos de suero después de las tomas y ofrecer una menor cantidad pero más continuadas para evitar los vómitos. En bebés más grandes hay que evitar las bebidas azucaradas ya que no son buenas, e incluso los zumos naturales. Lo ideal es dar agua y suero y seguir con los purés recomendados para su edad, así como con las papillas.
  • Es fundamental avisar al médico en los casos en los que la gastroenteritis no remite con los cuidados básicos, así como cuando su aparición se da en bebés menores de 6 meses o cuando se presenten síntomas evidentes de deshidratación.
  • Generalmente el tratamiento médico suele centrarse en evitar la deshidratación y permitir la recuperación de los líquidos que se han perdido a través de una solución oral de electrolitos que ayudarán a contrarrestar los síntomas. En algunos casos se receta algún antitérmico cuando se presenta fiebre para que encuentren alivio.
  • El especialista en pediatría en este caso será el encargado de controlar la evolución del bebé y marcar las pautas a seguir en función de la mejoria que presente.

Tratamiento de la gastroenteritis en niños

A la hora de tratar las enfermedades gastrointestinales en el caso de los niños, es muy importante prestar especial atención a algunas cuestiones y recomendaciones similares a las que debemos de tener en cuenta en el caso de los bebés:

  • En primer caso hay que tener en cuenta el nivel de hidratación. En este sentido es fundamental ofrecer al niño líquidos en pequeñas cantidades pero de forma continúa, aunque eso sí, teniendo especial cuidado de no provocar el vómito, ya que ocasionaríamos una nueva pérdida de líquido.
  • Otra cuestión a tener en cuenta es la alimentación. Preferiblemente debemos de optar por ofrecerle alimentos astringentes. Este tipo de alimentos son buenos para estas dolencias ya que se caracterizan por su capacidad para combatir la colitis o diarrea. Entre ellos el niño puede tomar algunos de los siguientes alimentos permitidos: yogurt natural para desayunar, pescado blanco con puré de patata, pechuga de pollo hervida, arroz, pasta, verduras como la zanahoria o el calabacín y frutas como las manzanas o los plátanos. A la hora de comer se le deben de ofrecer pequeñas cantidades sin forzar. ¿Cuantos días es conveniente seguir esta dieta alimenticia? Lo ideal es seguir este menú al menos una semana para que la flora intestinal se restaure tras el daño provocado por la infección viral y optar por recetas suaves.
  • Guardar reposo es otra de las formas recomendadas de  más importantes para recuperar energías y aliviar los síntomas.

Tratamiento de la gastroenteritis en adultos

En el caso del tratamiento de gastroenteritis para adultos, el tratamiento se debe de basar en los siguientes puntos:

  • En primer lugar es fundamental seguir una dieta blanda contra las infecciones gastrointestinales. ¿Qué puedo tomar en cada comida si sufro de gripe gastrointestinal? El régimen sería el siguiente: en el desayuno es fundamental restringir algunas bebidas y alimentos prohibidos como la leche y el café. Es preferible optar por una manzana o un yogurt. En el caso de la comida seguiremos con un hervido de patatas o zanahoria, un poco de jamón york acompañado de arroz o pasta. Igualmente para la cena es bueno incluir otro alimento astringente, por ejemplo una ración de pescado blanco como merluza cocida y un plátano o compota de manzana. Poco a poco la descomposición e infecciones intestinales de este tipo irán remitiendo siguiendo este tipo de dietas astringentes y blandas que harán que el proceso sea mucho más liviano.
  • ¿Qué hacer si tengo gastroenteritis y no mejora con la dieta? A pesar de que cuando se tiene gastroenteritis no es común tratarla con medicamentos, se pueden recetar algunos fármacos que ayuden a reducir la diarrea y a evitar las náuseas. Si tienes una gastroenteritis más severa o grave de lo habitual recurre al médico para que te indique la medicina o el tratamiento farmacológico más adecuado y evalúe el proceso infeccioso. Si es leve, con los remedios comunes irá mejorando.
  • Uno de los consejos para aliviar los virus intestinales o estomacales es tomar Aquarius ya que es una de las bebidas más recomendables para tratar la gastroenteritis en adultos que además, complementa a una dieta líquida sin residuos para evitar la deshidratación. También se puede recurrir a otro tipo de remedios caseros como por ejemplo beber algunas de las infusiones suaves permitidas en estos casos como la manzanilla, el hinojo o la melisa. Este tipo de bebidas ayudan a que el cuadro vírico se cure antes y a que las diarreas remitan más rápido evitando la deshidratación.
  • En el caso de que la gastroenteritis se produzca durante el embarazo o en el caso de ancianos, el tratamiento a seguir es el mismo que para cualquier persona, teniendo especial cuidado en controlar que no haya demasiada fiebre y que no exista deshidratación.

 

Hay que tener en cuenta que la gastroenteritis es muy contagiosa, por lo que a la hora de tratar con un bebé es fundamental extremar las medidas de higiene. Hay que esterilizar correctamente los biberones y chupetes así como los objetos con los que el bebé tenga un contacto directo, de igual forma debemos de lavarnos siempre las manos cuidadosamente y evitar llevarlo a la guardería o el colegio en el caso de los niños para evita problemas mayores.

¿sabías qué...?

Uno de los virus digestivos más frecuentes, causantes de la gastroenteritis severa en bebés recibe el nombre de rotavirus, y hoy día existen vacunas que pueden ayudar a prevenirlo.