8 frutos de otoño y sus propiedades

Benefíciate de todas las propiedades de los frutos otoñales

La llegada del otoño viene cargada de una gran cantidad de frutos que podemos incorporar a nuestra alimentación diaria. Además de por su excelente sabor, estos frutos se distinguen por una enorme cantidad de propiedades para la salud que no debemos desaprovechar.

Granadas, peras o castañas son sólo algunos ejemplos de la amplia variedad de frutos otoñales que esta cálida estación nos regala. Toda una fuente de vitaminas y excelentes propiedades de las que podemos disfrutar durante esta época del año.

    Índice

  1. Granadas

    Granadas

    Las granadas son uno de los frutos más característicos de la época otoñal que además de regalarnos un dulce y rico sabor cuenta con propiedades altamente recomendables para la salud. Vienen del árbol conocido como granado y la forma recuerda a la de una manzana con semillas de color rojo en su interior.

    El 80% de la composición de la granada es agua lo cual la convierte en un fruto muy bajo en calorías, apenas 65 por cada 100 gramos.

    Una de las más importantes propiedades que podemos destacar es su poder antioxidante gracias al cual mejora la circulación sanguínea y previene el envejecimiento prematuro de las células. Por otro lado la granada es una de las frutas diuréticas más aconsejables para las personas que tienden a retener líquidos, esto se debe principalmente a su riqueza en potasio.

    La granada admite numerosas preparaciones siendo las más usuales en forma de zumo, como aderezo de ensaladas o al natural.

  2. Peras

    Peras

    La pera es una de las frutas más conocidas dadas las enormes variedades que presenta. De sabor suave y dulce pueden encontrarse durante todo el año, aunque las de mejor calidad son sin duda las peras de otoño.

    El 80% de la pera es agua, por lo que se trata de una fruta libre de grasas, el complemento perfecto para las personas que quieren guardar la línea. Además al ser una fruta muy diurética facilita la pérdida de líquido y por tanto la eliminación de toxinas.

    Las peras contienen una cantidad importante de fibra soluble por la presencia de pectinas las cuales además actúan arrastrando el colesterol malo para su posterior eliminación. Además su alto aporte en ácido fólico hace de la pera una fruta muy recomendable para tomar durante el embarazo ya que ayuda a evitar malformaciones en el feto.

    Son estupendas como fruta tal cual ya que de forma natural es como mejor podemos aprovechar todas sus propiedades.

  3. Castañas

    Castañas

    El otoño nos regala entre la enorme variedad de frutos secos de esta época, las castañas. Asadas, crudas o hervidas, las posibilidades son muy amplias y todas aportan un excelente sabor además de numerosas virtudes para la salud.

    Las castañas se caracterizan por su efecto saciante, siendo el snack favorito para las personas que siguen una dieta baja en calorías. Al ingerirlas nos estamos beneficiando de multitud de minerales como el magnesio, el hierro, el fósforo o el potasio. Así previenen los problemas de anemia, equilibran la presión arterial y resultan muy digestivas al comerlas hervidas.

    Todo un regalo otoñal que resulta delicioso en compota, asadas e incluso como guarnición.

  4. Membrillos

    Membrillos

    El membrillo es una fruta muy apreciada durante la estación otoñal que presenta un aspecto muy similar al de una manzana.

    Resulta especialmente recomendable tomar membrillo cuando existen molestias de tipo digestivo gracias a su alto porcentaje en pectina, un tipo de fibra suave y muy beneficiosa en el caso de úlceras o gastritis.

    Por otro lado el membrillo es muy rico en potasio así como en vitamina A y vitamina C muy necesarias para fortalecer el sistema inmunológico y facilitar la absorción de los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo.

    La mejor forma de aprovechar todas sus propiedades es comiéndolos crudos ya que al cocinarlos pierden gran parte de sus propiedades.

  5. Uvas

    Uvas

    Las uvas además de aportar un sabor muy agradable resultan un excelente complemento alimenticio que nos ayudará a mejorar nuestra salud en muchos aspectos.

    Por un lado contamos con las propiedades de las uvas rojas, las cuales se distinguen por su elevada dosis en antioxidantes que ayudan a prevenir la aparición de enfermedades degenerativas. Las uvas rojas se caracterizan por ser anti-bacterianas y anti-virales y además poseen altas dosis de fibra que ayudan a evitar el estreñimiento cuando se consumen junto con las semillas y la piel.

    Las uvas verdes por su parte son muy ricas en potasio y en hierro lo cual mejora el funcionamiento del corazón. Además son ricas en resveratrol, un importante antioxidante que ayuda a prevenir el cáncer de colón y la enfermedad del Alzheimer. Su alto contenido en vitamina K mejora la salud de nuestros huesos.

    Las uvas son un fruto característico del otoño, especialmente las uvas rojas, aunque las uvas verdes se encuentran en la práctica totalidad del año.

  6. Caquis

    Caquis

    El caqui es una de las frutas con mayor porcentaje de antioxidantes que podemos encontrar durante la estación del otoño. Gracias a esta propiedad prevenimos los efectos negativos de los radicales libres y ayudamos a que nuestra piel cuente con un aspecto más luminoso y cuidado, además ayuda a que nuestro sistema inmunológico se vea fortalecido. Esto se debe a la presencia de flavonoides y betacarotenos.

    Por otro lado, el caqui es una fruta muy diurética que facilita la eliminación de líquidos y cuenta con un importante porcentaje de hidratos de carbono constituyendo una importante fuente de energía que nos ayudará a sentirnos mucho más activos y enérgicos.

    Lo ideal es consumir el caqui cuando presente un aspecto maduro y la pulpa se hunda ligeramente al presionar el fruto.

  7. Manzanas

    Manzanas

    La llegada del otoño anuncia que pronto podremos disfrutar de las primeras manzanas de la temporada una de las frutas más saludables que podemos encontrar.

    Conocida por ser una fruta con alto contenido de en fósforo, ayuda a mejorar la memoria además de reducir los niveles de colesterol y desintoxicar el hígado. Además la presencia de vitamina B12 a convierte en la mejor aliada para combatir episodios de insomnio.

    Otra de las cualidades a destacar de la manzana es su capacidad para reducir la fiebre al tomarse en forma de zumo, sin olvidarnos de sus propiedades como desinfectante para problemas relacionados con la salud bucal.

    En compota o al natural, asada o en combinación con otras frutas, debemos procurar que forme parte de nuestra alimentación diaria.

  8. Avellanas

    Avellanas

    Las avellanas forman parte de los frutos secos más saludables que el otoño nos ofrece cada año. Con su alto contenido en grasas monoinsaturadas las avellanas contribuyen a regular los niveles de colesterol y de los triglicéridos evitando la formación de placas en las arterias.

    Las proteínas están muy presentes en las avellanas, siendo responsables de garantizar una mayor energía tanto física como mental. Sin embargo al contrario que ocurre con otros frutos otoñales, las avellanas aportan un importante suplemento calórico lo cual puede resultar muy beneficioso para aquellas personas que siguen dietas específicas para ganar peso.

    Las avellanas pueden consumirse crudas, o bien como parte de la preparación de postres, dándoles un toque muy característico y sobretodo saludable.

El otoño es una época muy agradable que nos trae muchos beneficios en forma de alimentos saludables y de agradable sabor. Toda una fuente de salud que tenemos al alcance de nuestra mano.

¿sabías qué...?

En la antigua Babilonia se creía que masticar los granos de la granada hacía a los soldados invencibles en las batallas.