Formas de contagio de la sífilis

Causas de su contagio y cómo evitarlo

La sífilis es una enfermedad histórica que trasciende más allá de la medicina. Consiste en el contagio de la bacteria Treponema pallidum, considerada actualmente una enfermedad de transmisión sexual. Ha tenido muchas explicaciones a lo largo de la historia, y es que sus devastadores efectos y la rapidez con la que se extiende la convierten en una de las enfermedades más peligrosas a nivel social.

Es importante que si somos sexualmente activos mantengamos evaluaciones periódicas para cerciorarnos de posibles contagios. Al transmitirse principalmente por las relaciones esporádicas con personas que no conocemos es muy fácil que acabemos contrayéndola si no tenemos control alguno, sobre todo si no usamos métodos preventimos. Existen más causas que veremos a continuación, pero hay que tener claro que la más habitual es siempre la relacionada con los encuentros íntimos.

    Índice

  1. Relaciones sin protección

    Relaciones sin protección

    En las relaciones sexuales de riesgo la forma más habitual de contagio es establecer contactos sexuales sin preservativo. Se transmite por la sangre, particularmente por la existencia de pequeñas llagas irreconocibles en la boca o los órganos sexuales primarios. Al ser pequeñas heridas que pueden originarse incluso en el propio acto es muy fácil que no nos percatemos de lo que está ocurriendo, obviando tomar las precauciones necesarias.

  2. Besos con llagas en la boca

    La sífilis se puede propagar incluso besándonos al haber heridas abiertas. No es solo realizar determinadas prácticas sexuales, cualquier contacto con la sangre contaminada hará que corramos el riesgo de infectarnos. Es más difícil ya que este tipo de heridas suelen ser más notorias pero se extiende también a la realización de sexo oral o incluso anal. Cualquier tipo de llaga debe ser considera peligrosa cara a un posible contagio.

  3. Recibir una transfusión de sangre contaminada

    Recibir una transfusión de sangre contaminada

    Actualmente es casi imposible infectarnos por una transfusión sanguínea contaminada, pero sigue existiendo la posibilidad. Los controles médicos son estrictos en estos casos, manteniendo monotorizada en todo momento la sangre utilizada para las transfusiones. Si eres portador tu sangre será rechazada por lo que más allá de la precaución básica de acudir a un centro homologado no deberíamos de temer por esta posibilidad.

  4. De madre a hijo

    La transmisión de la madre al feto es una de las causas principales de la sífilis. Al ser una enfermedad con síntomas variables y que actúan de forma estacionaria es muy sencillo que ignoremos nuestra situación, dejando pasar los meses sin que sepamos lo que está ocurriendo. Aunque no es obligatoria cada vez más hospitales incluyen la evaluación relacionada con la sífiles ya que las consecuencias en el bebé pueden ser devastadoras.

  5. Localizaciones con escasa salubridad

    Localizaciones con escasa salubridad

    En zonas con escasas condiciones higiénicas puede llegar a transmitirse de forma endémica. El mayor peligro en este escenario es el contacto con jeringuillas y otros elementos de riesgo que pueden portar sangre de personas infectadas. Por supuesto si usamos inyecciones a nivel personal es fundamental que sean individuales y se encuentren completamente esterilizadas.

Ya conocemos las principales formas de contagio de la sífilis, es el momento de tomar las precauciones necesarias para minimizar la posibilidad de contagiarnos. La norma principal es que ante cualquier mínima duda debemos acudir al médico a que nos evalúe. Es una enfermedad que puede confundirse muy fácilmente por sus síntomas con otras menos graves, permaneciendo latente en nuestro organismo pensando que no nos ocurre nada.

Reducir en la medida de lo posible los contactos sexuales esporádicos. Si no quieres tener una pareja estable cerciórate siempre de que te acuestas con una persona sana, pero ten en cuenta que incluso el aspecto más saludable puede esconder la sífilis sin que su portador tenga mención de ello. Cuanto menos experimentemos con las personas más fácil será evitar el contagio.

Y, por supuesto, utiliza siempre preservativo en tus relaciones. Las ventajas a nivel médico son innumerables, evitando tanto la sífilis como otro tipo de enfermedades de transmisión sexual junto a embarazos no deseados.

¿sabías qué...?

A la sífilis se la llegó a conocer como la enfermedad española. Muchos historiadores defienden que fue la tripulación de Cristobal Colón la que la transmitió en sus viajes, aunque es una teoría cada vez más cuestionada al encontrar restos de habitantes con síntomas de la sífilis siglos antes de la incursión de Colón.