Cómo se contagia el sida

Te enseñamos las principales vías de transmisión del sida

El contagio del virus del VIH, ha provocado que hoy día el sida se haya convertido en una de las enfermedades más devastadoras de los últimos tiempos. En parte debido a la falta de información acerca de las vías de contagio, y en parte debido a la falta de recursos de muchos países, el sida no deja de causar muertes entre la población.

Conocer las formas de contagio del sida, es fundamental para poder establecer un sistema de prevención que reduzca o elimine los riesgos de transmisión. A continuación vamos a conocer cuáles son las principales vías de transmisión del sida.

    Índice

  1. Transmisión sexual

    La transmisión sexual es una de las formas de contagio que más casos nuevos de sida provoca cada año en toda la población mundial. La forma en la que se produce el contagio es siempre a través de relaciones sexuales sin preservativo, ya sea bajo la práctica del coito anal, coito vaginal o sexo oral.

    Las probabilidades de contagio se multiplican aún más ante la existencia de una herida abierta o sangrante, o en el caso de las mujeres cuando se encuentran en período menstrual. Hay que tener en cuenta además, que cualquier intercambio de fluidos como por ejemplo el que se practica durante el sexo oral, también puede ser una causa importante de infección pues se produce un contacto entre la mucosa bucal y el semen, sangre o fluidos de la otra persona.

    Hay que tener en cuenta que el uso de juguetes sexuales compartidos durante la relación sexual, es otro factor de riesgo a tener en cuenta, ya que al pasarse de una persona a otra se puede producir un contagio nuevamente por el intercambio de fluidos, por lo que en este caso hay que evitar esta práctica o bien hacerlo siempre con un método de barrera.

  2. Transmisión sanguínea

    La transmisión sanguínea del sida, se produce cuando una persona se expone al uso de cualquier tipo de objeto que haya estado en contacto con la sangre de una persona infectada y que pueda pasar a su torrente sanguíneo. El ejemplo más claro es el de la jeringuilla, aunque también podemos destacr las agujas, cuchillos, tijeras o cualquier otro objeto cortante que produzca heridas, e incluso el material utilizado para realizar tatuajes o piercings.

    Hay que tener en cuenta que en el caso de que la sangre de una persona infectada caiga de forma casual sobre la herida de una persona que no está infectada, el riesgo se minimiza, pues en contacto con el aire el virus del VIH se debilita

    En cualquier caso hay que vitar en la medida de lo posible compartir este tipo de objetos y evitar el contagio tapando las heridas, especialmente en el caso de personal médico que trata a personas infectadas. Si el contacto ocurriese de forma accidental, es muy importante someterse a las pruebas de detección del virus del VIH para descartarlo.

  3. Transmisión por vía vertical

    En lo que se refiere a la transmisión por vía vertical (aquella que se transmite de madre a hijo) debemos de diferencia tres etapas:

    • Etapa del embarazo: Cuando la madre está afectada por el sida, debe de tener en cuenta que el virus puede atravesar la placenta, de modo que llegaría hasta el bebé. Además hay que tener en cuenta que los anticuerpos pueden llegar hasta el bebé y estar presentes en la sangre sin que el bebé esté infectado.
    • Etapa del parto: Durante el momento del parto puede producirse la infección en el bebé debido al contacto con las mucosas y con la sangre de la madre.
    • Etapa de lactancia: Cuando la madre está infectada por el sida se desaconseja la lactancia materna, debido a que el virus se puede transmitir fácilmente a través de la leche.

El sida es una enfermedad que debilita el sistema inmunológico, lo cual lo hace más propenso a contraer infecciones y enfermedades. Sin embargo la única forma fiable de saber si realmente una persona está infectada es realizando un análisis de sangre que determinará la presencia del virus. De este modo es posible tomar las medidas oportunas para evitar contagios.

¿sabías qué...?

El sida es una enfermedad que no presenta síntomas de ningún tipo por lo que en ocasiones solamente se detecta cuando existe un proceso infeccioso que no mejora. Es por ello que la mitad de las personas que padecen esta enfermedad ni siquiera saben que la padecen, y por tanto las posibilidades de contagio se multiplican.

comenta y pregunta