Cómo se forman las piedras en el riñón

Aprende que puede predisponerte a formar piedras en el riñón

Las piedras en el riñón, también llamadas litos renales, o nefrolitiasis,  Aún cuando no se encuentra totalmente definido en todos los casos qué desencadena la formación de estos cálculos, se sabe que en la mayoría de ellos puede deberse a alteraciones metabólicas (producidas por ciertas enfermedades), factores genéticos, al aumento de ciertos químicos en la orina que hacen más difícil que las sales en ella sean disueltas. Es por esto que se ha puesto mucha atención a la alimentación y al consumo de agua, entre otros hábitos.

Los cálculos renales, formados en el tracto urinario superior, son una patología que afecta aproximadamente al 5-10% de la población mundial (dependiendo del género), siendo la tasa de recurrencia de cerca del 50% en los 5 años siguientes al primer episodio.

¿Cuáles son las sustancias en la orina que pueden formar los cálculos?

La orina contiene varias sustancias químicas, y ya vimos que cuando algunas de ellas no se diluyen correctamente, esto puede llevar a la formación de partículas sólidas al producirse cristalización. Por lo tanto, cada vez se estarán agregando más capas sobre el cristal precipitado, aumentando su tamaño con el tiempo. Entre los componentes de la orina que debieran en casos normales ser expulsados del organismo una vez que son diluidos por el riñón, están:




  1. Oxalato (sal de ácido oxálico)
  2. Calcio
  3. Cistina
  4. Acido úrico
  5. Fosfato

¿El exceso de uno de estos componentes es suficiente para formar un cálculo renal?

No hay que estar enfermo necesariamente para que haya una concentración mayor de lo normal en la orina de alguna o algunas de las sustancias que vimos en el listado anterior. Lo normal es que si se forman cristales, estos sean eliminados por la orina sin que se formen cálculos. Siendo así, si alguien tiene una concentración alta de calcio, cistina o fosfato, por ejemplo, esto no será causal de la formación de piedras, sino que deben existir otras causas en conjunto.

El cuerpo tiene inhibidores de la formación de cálculos (sustancias antilisiáticas), que las podemos encontrar en la orina de forma normal. Entre ellos, podemos destacar al citrato, los glicosaminglicanos y las glicoproteínas.

¿Cómo afecta el pH de la orina la aparición de cálculos renales?

Sabemos que el pH de la orina mide su nivel de acidez. Esta disminución de la solubilidad de ciertos componentes en la orina puede deberse a niveles de pH fuera de lo normal. Por ejemplo, cuando tenemos una orina con alta acidez (pH 7,0), entonces es más probable que se produzcan cálculos de fosfato.

En lo referente a los cálculo de oxalato cálcico, estos son los más frecuentes, pues no dependen del pH de la orina, sino de la concentración de este componente en ella.

Todas estas sustancias se encuentran circulando normalmente en nuestro cuerpo, por lo que el requisito imprescindible para que se formen los cálculos es la sobresaturación de la orina con respecto al componente en cuestión, es decir, en la orina hay una concentración de compuesto disuelto mayor que la que puede contener y ese exceso puede tomar 2 caminos: se elimina o forma partículas sólidas. 

¿Cuáles son las principales causas de los cálculos renales en niños?

Hemos hablado de la formación de cálculos, los cuales se presentan principalmente en adultos, pero también existen algunas causas por las cuales estos cálculos pueden ser desarrollados en niños, y en este caso, los factores que más los predisponen son:

  1. Factores genéticos
  2. Bajo peso al nacer
  3. Alimentación intravenosa
  4. Deformidades o anatomía anormal del tracto urinario
  5. Ingesta insuficiente de agua
  6. Consumo excesivo de comida rápida (por los altos niveles de sal)

¿Cómo se podrían formar los cálculos renales?

Sería muy complicado explicar con palabras científicas todo el proceso que engloba la palabra nucleación, pero en términos generales, existe una hipótesis en la que se sugiere que los cálculos, una vez formados, tienen la capacidad de dividirse (nuclearse) y crecer sobre el primero, formando un cálculo cada vez más grande si se continúa con la orina sobresaturada, lo cual dará como consecuencia la obstrucción de la orina. 

Otra hipótesis se refiere a que en algún punto del trayecto de la orina, la formación de alguna partícula se verá influida por mecanismos dentro de una parte del trayecto urinario (tubulor renal), lo cual dará un atrapamiento de estos cristales en una región renal donde impacta e impide el paso del líquido que se convertirá en orina, produciendo la clásica sintomatología y el daño en los tejidos del riñón. 

¿Qué enfermedades pueden contribuir a la formación de cálculos renales?

Existen algunas enfermedades que pueden aumentar las probabilidades de que se produzcan cálculos renales, sin importar el tipo de persona. Entre ellas podemos destacar:

  • Hiperoxaluria: En ella se observan altos niveles de oxalato en la orina, los cuales podrían no disolverse completamente.
  • Hipercalciuria: En ella se tiene que el paciente no absorbe todo el calcio correctamente, quedando un excedente que puede ser desencadenar la formación de piedras. Cerca de la mitad de las personas que forman cálculos renales podrían tener esta condición.
  • Cistinuria: En ella se tiene que la persona tiene altos niveles de cistina en la orina, sustancias que exceso también puede contribuir a la aparición de los cálculos.

 

Como vemos, la formación de cristales es un proceso que depende de diferentes factores, sin embargo, a menos que tengamos alguna alteración genética que altere la concentración de sustratos en nuestra orina, la medida más importante para evitarlos, será siempre el consumo de agua natural, así que ya sabes y a beber agua. 

¿sabías qué...?

El hallazgo más arqueológico más antiguo en relación a los cálculos renales fue el encontrado por el Prof. Stephen Dyson de la Universidad de Wesleyan, al encontrar cálculos urinarios en una momia egipcia, fechada hacia el año 2500 A.C.