Las Flores de Bach y la depresión Post Parto

Aprende sobre la depresión post parto y su tratamiento con Flores de Bach

El nacimiento de un hijo es siempre motivo de alegría, pero incluso las madres con más ilusión pueden sufrir uno de los peores transtornos que pueden ocurrir durante el primer mes del pequeño: sufrir depresión post parto. La ansiedad del proceso, el miedo al futuro, las dudas respecto a la capacidad como madre son mucho más habituales de lo que podemos pensar. Incluso la persona más capacitada, más convencida de haber dado el paso que siempre había soñado podría acabar teniendo depresión post parto.

Uno de los tratamientos más extendidos es el uso de las flores de Bach, preparados artesanales no farmacológicos con agua y la maceración de determinadas flores. Aunque sus efectos no están demostrados se les atribuyen diversos beneficios médicos, incluyendo los que afectan a la depresión post parto. Lo recomendable por encima de todo es acudir primero a un profesional, pero las flores de Bach son un buen principio para tratar de luchar contra la depresión y seguir adelante con la situación que estamos viviendo.

Síntomas de la depresión Post Parto

En la depresión post parto debemos entender primero que no es algo de lo que debamos pasar vergüenza: es completamente normal que nos ocurra. La presión social que existe alrededor de la depresión post parto es mucho mayor de lo que podemos imaginar. Todo lo que hay a su alrededor, desde la posición de la madre hasta la educación del pequeño desde que nace está tratada por nuestro círculo social, marcándonos en todo momento el supuesto camino que deberíamos hacer para que todo marche bien.




El pensamiento más común es pensar que no seremos buenas madres. Cuando damos a luz a nuestro pequeño tenemos nuestra propia forma de visualizarlo, la cual puede desaparecer súbitamente. Todo lo que teníamos planeado desaparece, bloqueando nuestra capacidad de razonar por los pensamientos relacionados con nuestra incapacidad. El raciocinio, la calma, el sentimiento de seguir hacia delante se desvanece, ocupados por pensamientos de nulidad personal que pueden llegar a hacer que bloqueemos nuestro contacto con el niño.

Los síntomas depresivos como tristeza, desinterés, desánimo e hipersensibilidad son comunes. En estos casos es fundamental que tratemos de reconocer lo que nos ocurre, sin tratar de ocultarlo ni pensar que se nos pasarán con el paso de los días. Si realmente nos encontramos depresivos debemos tratar de contactar con alguien de confianza o directamente con los médicos, buscando ayuda sin querer solucionarlo todo por nuestra cuenta.

Recurriendo a las Flores de Bach

Un paso fundamental es apoyarnos en nuestro círculo social, tanto para los cuidados del bebé como para que nos cuiden a nosotras. Con su ayuda podremos avanzar poco a poco en la depresión, superándola a medida que dejamos que la gente se acerque a nuestra situación a la vez que tomamos el recurso de las Flores de Bach. Gracias a sus efectos paliaremos algunos de los síntomas de la depresión, consiguiendo que veamos las cosas de otra manera.

Su principal aportación es la positividad que transmiten en su toma. El propio proceso de preparar las infusiones permitirá que nos sintamos activas, formando parte principal de nuestro tratamiento aumentando nuestra sensación de control. Algunas de las más recomendables son la Elm para el agobio ante las responsabilidades, Mustard contra la tristeza o el Olivo si nuestro problema está relacionado con la falta de sueño.

¿sabías qué...?

Las flores de Bach a pesar de lo denostadas que se encuentran a nivel médico son cada vez más aceptadas por la sociedad, sobre todo si les damos su importancia justa: un complemento a otro tipo de tratamientos.

comenta y pregunta