Eyaculación precoz: los principales tratamientos

Descubre la infinidad de opciones que pueden ayudar a superar la eyaculación precoz

Quizá antes de hablar de los tratamientos convendría definir qué es la eyaculación precoz: la llegada al orgasmo y/o la expulsión del semen antes de o al poco de iniciar la penetración. Es decir, acabar antes de haber podido siquiera empezar, lo que deja a ambas parte de la pareja insatisfechas pero, sobre todo en el hombre que la padece, con una mayor inseguridad que puede seguir perjudicando sus relaciones sexuales.

Este suceso, que comienza a ser un problema cuando se convierte en algo continuado y deja de ser un hecho aislado, afecta a casi un 30% de los hombres, los cuales muchas veces no se atreven a consultar con un especialista, algo que puede hacer que el problema perdure y desgaste a la pareja.

Por ello, desde Spoots te comentamos algunos de los tratamientos más eficaces para esta situación porque en este caso, el principio no tiene porque suponer el fin.

    Índice

¿Cuáles son los tratamientos más comunes?

Aunque las causas de la eyaculación precoz en muchos casos se desconocen, estas pueden ser de origen orgánico o psicológico. Dentro de las causas psicológicas, la ansiedad es una de las principales y más complejas ya que se retroalimenta de los sucesivos “fallos”, haciendo entrar al hombre afectado en un círculo sin fin en el que cada error hace crecer una ansiedad que hace más fácil que se vuelva a producir una eyaculación precoz.

Hoy en día se conocen varios tratamientos que ayudan a poner fin a este problema. Tu médico, una vez descartadas otras enfermedades que puedan provocar la eyaculación precoz, puede hablarte de todos ellos así como de las ventajas y posibles riesgos de cada uno. Estos tratamientos se dividen principalmente en dos tipos:

Tratamientos Psicológicos

Basados en las técnicas conductistas y psicoterapia. En la terapia psicológica, lo que se busca es que la pareja cuente con información correcta sobre el problema que les ayude a tener una mayor comprensión sobre el origen del mismo y de los procesos y sensaciones que preceden a la eyaculación y, así encontrar las vías y mecanismos más eficaces para ponerle fin.

La comunicación abierta y sincera en la propia pareja es imprescindible en un proceso que puede resultar largo y que persigue una mayor confianza de los dos y la reducción significativa de los niveles de ansiedad y estrés.  

Tratamientos Farmacológicos

Actualmente, el uso de cremas anestésicas se ha extendido mucho debido a los buenos resultados obtenidos. La dapoxetina, ejemplo de una de ellas, se aplica directamente sobre el pene y actúa a nivel del cerebro retardando la eyaculación, tratadose del único medicamento que se ha estudiado y aprobado específicamente para este problema y que ha demostrado su eficacia.

Aunque lo aconsejable es acudir al especialista antes de que la eyaculación precoz se convierta en un problema que afecte a la pareja, hay una serie de consejos y prácticas que se pueden probar antes de la consulta con el médico, aunque siguen siendo igual de válidos una vez que empecemos el tratamiento indicado.

Algunos de ellos son los siguientes:

  1. Cuida tu alimentación y tu estilo de vida

    El sexo es un ejercicio físico exigente y para competir hace falta estar en forma. Una correcta alimentación en la que queden fuera las grasas saturadas, y una mejor forma física, conseguida gracias al ejercicio diario y el deporte, pueden conseguir que nuestro cuerpo responda mejor a lo que esperamos de él.

  2. Conoce los alimentos que ayudan a frenar la eyaculación precoz

    Existen alimentos específicos que ayudan a controlar la eyaculación. Además cuentas con hierbas naturales que son especialmente efectivas en este aspecto, como la pasiflora, el ginkgo, la manzanilla… Y si deseas saber más acerca de ella puedes consultar nuestro artículo sobre los remedios naturales y la eyaculación precoz, te aportará una mayor información y seguro que encontrarás buenas ideas.

  3. Cuidado con el alcohol y con el tabaco

    Sus ya más que conocidos efectos nocivos sobre la salud pueden llegar a tener más relación con este tema de la que consideramos debido a su influencia sobre la circulación sanguínea, base sobre la cual funciona, en gran medida, el órgano sexual masculino.

  4. Ejercita tus músculos pélvicos

    Una zona entrenada responde mejor al control de nuestra mente. Los ejercicios de contracción de la zona pélvica ayudan a controlar mejor los músculos que influyen en la eyaculación.

  5. Aprende técnicas de relajación

    El control de la respiración tiene efecto sobre todo tu cuerpo y puede ayudarte a frenar la ansiedad o retener la excitación el tiempo necesario. Algunos ejercicios de respiración consciente o la práctica de yoga pueden ayudarte.

  6. Conoce la técnica del parar y seguir

    Como su nombre indica, básicamente consiste en parar cuando el hombre esté a punto de llegar al orgasmo. Un descanso de 30 segundos será suficiente. Se puede hacer todas las veces necesarias hasta conseguir prolongar el coito el tiempo deseado.

  7. Compresión del pene

    Otra técnica que se pude poner en práctica para conseguir un mejor control del orgasmo es la compresión del pene. Al igual que en la anterior, cuando el hombre esté a punto de alcanzar el orgasmo, él o su pareja deben comprimir la punta del pene, justo donde se une con el glande, con suavidad durante unos segundos. También se pude repetir todas las veces necesarias.

  8. Encuentra tu postura ideal

    Hay diferentes posturas que ayudan a controlar mejor la eyaculación. Además, el ir cambiado de una postura a otra ayuda a hacer esa “parada” que reduce el estímulo el tiempo suficiente. E incluso el innovar en este aspecto propicia la complicidad en la pareja lo que beneficia la autoconfianza.

El mejor de los tratamientos es, sin duda, hablar. Este es el consejo más importante. Sé sincero con tu pareja y contigo mismo. Sé directo en tus inquietudes, en tus dudas y en tus miedos.

Buscar ayuda solo es el comienzo para que tú seas el que marques el final.

¿sabías qué...?

Las primeras erecciones del hombre se dan en el último trimestre del embarazo, cuando aún son fetos.

comenta y pregunta