Cómo evitar el estrés visual

Te enseñamos las mejores recomendaciones para evitar la fatiga visual

Se conoce como estrés visual a la forma en la que el ojo responde ante el esfuerzo muscular que hace en una determinada situación como permanecer mucho mirando fijamente un objeto, como ocurre en el caso de los ordenadores o el televisor, o como consecuencia de una mala iluminación. 

El estrés visual también conocido como fatiga visual o astenopía es una de las molestias más comunes en la población actual, en parte debido al auge de las últimas tecnologías que nos hacen vivir cada vez más horas pegados a las pantallas del ordenador, la tablet o el teléfono móvil. 

Síntomas del estrés visual

Los síntomas más comunes que indican la presencia de fatiga o estrés visual son los siguientes:

  • Visión borrosa
  • Hipersensibilidad a la luz
  • Sequedad e irritación ocular
  • Ojos rojos
  • Lagrimeo
  • Tensión ocular
  • Mareo
  • Pérdida de visión

Si sufres alguno de estos síntomas deberías tener en cuenta las siguientes recomendaciones para proteger la salud ocular.

    Índice

  1. Regula las distancias

    Las personas que trabajan diariamente frente al ordenador son uno de los grupos de población más susceptibles de padecer fatiga visual. Es por ello que resulta necesario tomar una serie de medidas que reduzca lo máximo posible este problema.

    Así, hay que tener en cuenta la distancia a la cual trabajamos de modo que la pantalla del ordenador debe de situarse a un mínimo de 50 cm de distancia respecto a los ojos y a 12 cm por debajo de la línea visual. Hoy día es posible inclinar el monitor del ordenador para obtener una mejor visualización, de igual que modo que se puede ajustar el tamaño y el brillo de la pantalla para que resulte más cómodo visualizarla.

  2. Procura una buena iluminación

    Una buena iluminación es fundamental para asegurarnos de que nuestra salud ocular sufrirá lo menos posible. La cantidad de luz, así como la naturaleza de la misma nos permitirán que la vista esté menos forzada y que realizacemos cualquier tipo de tarea de una forma mucho más relajada, sin tensión ocular.

    Lo ideal es aprovechar la máxima cantidad de luz natural al día para realizar las tareas que requieran mayor tiempo frente a una pantalla. Es aconsejable que el foco de luz natural se sitúe a nuestras espaldas evitando reflejos y sombras. De este modo evitamos en la medida de lo posible exponer nuestros ojos a la luz artificial, que siempre resultará menos aconsejable. En el caso de necesitar luz artificial esta debe de estar situada hacia el foco al cual dirijimos la mirada ya sea el ordeandor, o un libro.

  3. Mantén una buena postura

    Otro de los factores a tener en cuenta para dar la máxima comodidad a nuestros ojos es mantener una buena postura mientras trabajamos, de modo que la vista se encuentre a la distancia adecuada y en sintonía con la postura corporal. Así, debemos de sentarnos en un sillón de trabajo cómodo que nos permita mantener la espalda recta pero sin tensión y que permita elegir el grado de inclinación de forma que podamos alinearla correctamente respecto a la altura de la mesa.

    Por otro lado los pies deben de  descansar sobre un soporte y los brazos en ángulo recto respecto al teclado con la cabeza ligeramente inclinada. De este modo nos sentiremos mucho más relajados y nuestra vista mantendrá una distancia adecuada que le evitará sobreesfuerzos.

  4. Coloca filtros de pantalla

    Una de las soluciones más efectivos para proteger nuestros ojos de la fatiga visual es la utilización de un filtro de pantalla que minimice los efectos de la luz sobre nuestra salud ocular.

    La mayor parte de estas doble pantallas o filtros actúan minimizando el brillo que desprende el ordenador y solucionando los problemas de desenfoque, por lo que nuestra vista trabaja de forma menos forzada. Resulta recomendable que  el filtro del ordenador tenga características antireflejantes para que la visión sea aún más confortable. 

    Es importante señalar que este tipo de filtros pueden,y deben de utilizarse tanto por parte de aquellas personas con problemas oculares y estrés visual como por parte de aquellas que no lo sufren, como medida de protección.

  5. Lubrica los ojos

    Uno de los principales problemas que conlleva sufrir estrés visual es la resequedad ocular que se produce cuando los ojos no parpadean lo suficientemente como para mantener el ojo correctamente lubricado. Hay que tener en cuenta que en condiciones normales un ojo debe de parpadear alrededor de 10 veces por minuto, una cantidad que con el uso de dispositivos de pantalla se reduce de forma considerable, provocando además enrojecimiento y malestar.

    Es en estos casos cuando resulta necesario utilizar un tipo de lubricante con lágrimas artificiales cada cierto tiempo o bien parpadear más a menudo para evitar molestias. 

  6. Realiza ejercicios oculares

    Una de las mejores técnicas para minimizar los efectos del estrés visual consiste en llevar a cabo una serie de ejercicios oculares que nos ayudarán a relajar la vista. Así podemos llevar a cabo los siguientes:

    • Cerca lejos: Consiste en acercar y alejar un mismo objeto fijando la visión. Para ello coge un lápiz con la mano y aléjalo poco a poco sin desviar la vista. Acércalo de nuevo y vuelve a alejarlo. Repite 3 veces este movimiento.
    • Movimiento circular: Este movimiento consiste, como su propio nombre indica, en realizar movimientos circulares con los ojos primero hacia la derecha y luego hacia la izquierda. Repite 5 veces hacia un lado y hacia el otro.
    • Cerrar y abrir: En este ejercicio trataremos de cerrar los ojos fuertemente y mantenerlos durante al menos 5 segundos. A continuación debemos de abrirlos lo máximo posible manteniendo otros 5 segundos. Deben de hacerse al menos 5 repeticiones 3 veces al día.
    • Frotar los ojos: Una vez que hemos practicado la gimnasia visual conviene relajar los globos oculares cerrando los ojos y masajeando suavemente con los dedos durante unos segundos.

  7. Descansa la vista

    Finalmente no podemos olvidar que la vista necesita relajarse y descansar para evitar un sobreesfuerzo. Para ello debes de tener en cuenta que además de ser muy necesario es importante hacer un descanso visual cada 20 minutos de actividad. Ya sea leer, ver la televisión o trabajar con el ordenador, es esencial que dediquemos 5 minutos a mirar a un punto lejano, al horizonte o a cerrar los ojos.

    Aprovecha para masajear el globo ocular y depejar la mente. Cuando retomes la actividad notarás la vista y los ojos concretamente, mucho más relajados.

Además de seguir estos pasos, resulta muy importante visitar al menos una vez al año la consulta del oftalmólogo para asegurarnos de que nuestros ojos se encuentran en perfecto estado y de que, en caso de ser necesario, les estamos proporcionando la graduación adecuada para ver perfectamente.

¿sabías qué...?

Alrededor del 80% de las personas que están más de 8 horas al día frente a la pantalla del ordenador, sufren fatiga visual.

comenta y pregunta