Cómo evitar el contagio de la conjuntivitis

Claves para controlar la conjuntivitis infecciosa

La conjuntivitis se produce como consecuencia de la hinchazón y enrojecimiento de la conjuntiva, que es la membrana situada en la superficie del ojo. Cuando se trata de una caso de conjuntivitis viral o bacteriana puede ser altamente contagiosa tanto en bebés como en niños y adultos.

Para evitar que la conjuntivitis se contagie es necesario tomar una serie de medidas y recomendaciones especialmente en el ambito de la higiene, que mejorarán y acelerarán el proceso de curación de la conjuntivitis evitando que otras personas se vean afectadas por esta infección que se propaga con tanta facilidad.

    Índice

  1. Lava las manos frecuentemente

    Lava las manos frecuentemente

    Una de las prácticas higiénicas fundamentales para evitar el contagio por conjuntivitis, es lavarse frecuentemente las manos con agua y con jabón, especialmente si has tenido contacto con los ojos o acabas de aplicarte gotas oftalmológicas

    La limpieza debe de hacerse de forma muy minuciosa, incidiendo especialmente en las uñas y en el dorso de la mano, así como entre los dedos. Recuerda mantener las manos bajo el agua al menos durante 30 segundos para asegurarte de que se eliminan todos los posibles agentes infecciosos. 

    En el caso de que no dispongas de agua y jabón, siempre puedes llevar un gel antibacteriano que te servirá para lavar tus manos y eliminar eficazmente cualquier tipo de germen.

  2. Deshazte de todo aquello que haya tenido contacto con los ojos

    Deshazte de todo aquello que haya tenido contacto con los ojos

    Es de gran importancia eliminar todos aquellos objetos o sustancias que han podido estar en contacto con los ojos afectados. Esto incluye desde las lentillas hasta los productos de maquillaje (rimel, sombas de ojos, delineador, rizador de pestañas).

    Todos estos objetos han quedado contaminados por el agente infeccioso que ha causado la conjuntivitis por lo que al volver a utilizarlos correrás el riesgo de volver a contagiarte e incluso de contagiar a otras personas. En el caso de que sean objetos que no puedas deshechar, recuerda realizar una minuciosa limpieza que los desinfecte de cualquier bacteria.

  3. Lava los ojos con frecuencia

    Lava los ojos con frecuencia

    Cuando el ojo está afectado por una conjuntivitis es fudnamental seguir una correcta higiene ocular, en la que debemos de lavar los ojos constantemente para eliminar las secreciones que van saliendo. Para hacerlo correctamente no te olvides de seguir cada uno de los pasos que detallamos a continuación:

    • En primer lugar pon a hervir un cazo con agua y lava tus manos con agua y jabón.
    • Una vez que el agua ha hervido empapa una gasa o un disco de algodón y pasálo sobre el ojo arrastrando la suciedad y las secreciones hasta que quede completamente limpio desde el lagrimal y arrastrando hacia afuera.
    • A continuación empapa de nuevo una gasa o disco de algodón en una solución de suero fisiológico y repite la misma operación de arrastre.
    • Finalmente seca cuidadosamente los ojos con una gasa o un disco seco.
    • Repite esta operación al menos tres veces al día para acelerar el proceso de curación y reducir el riesgo de contagio.
  4. No compartas artículos de higiene

    No compartas artículos de higiene

    Es de vital importancia no compartir bajo ningún concepto ningún artículo de higiene con las personas que se encuentran a tu alrededor y que por tanto son más susceptibles de sufrir un contagio.

    Esto incluye desde toallas, hasta gafas de sol, pañuelos, maquillaje, gotas, sábanas o cualquier otro tipo de objeto que haya podido estar en contacto con el ojo afectado. Guarda todo lo que necesites utilizar en un lugar aparte del resto con el fin de que no haya riesgo de uso por parte de otra persona, ya que en el caso contrario estaríamos propiciando la propagación del agente infeccioso.

  5. Evita frotar los ojos

    Evita frotar los ojos

    A pesar de que es algo muy complicado de llevar a cabo cuando se sufre de conjuntivitis, es muy importante evitar en la medida de lo posible frotarse los ojos. La razón es muy simple, al frotarnos los ojos lo que estamos haciendo es contaminar las manos y con ellas todo aquello que toquemos, ya que estamos pasando la infección de un lado a otro y propagándola de manera casi inadvertida.

    Si tienes la continua sensación de necesitar frotar tus ojos es preferible que utilices un pañuelo deshechable para hacerlo de modo que puedas tirarlo sin que tus manos se contaminen. Si el picor es muy intenso empapa un paño en agua fría y colócalo sobre tus ojos unos segundos para aliviar la molestia. Si el paño no es deshechable, asegúrate de limpiarlo adecuadamente.

  6. No utilices piscinas públicas

    No utilices piscinas públicas

    Uno de los lugares que es imprescindible evitar cuando estamos sufriendo una conjuntivitis son las piscinas públicas. Y es que este es uno de los lugares en el que más fácilmente puede producirse un contagio debido a que estamos pasando los agentes infecciosos al agua, por lo que estaremos exponiendo al resto de personas a un contagio.

    En el caso de utilizar una piscina, con el fin de evitar el contagio es aconsejable evitar meter la cabeza dentro del agua, pero para prevenir esto siempre es adecuado utilizar unas gafas de baño que cubran por completo el ojo.

  7. Evita salir de casa

    Evita salir de casa

    Una de las medidas más eficaces para evitar una propagación de la conjuntivitis es pasar la mayor parte del tiempo en casa. 

    Por un lado es necesario para garantizar una rápida curación, ya que en la calle podemos encontrarnos con numerosos obstáculos para asegurar la curación. El viento, el humo, incluso el sol pueden irritar el ojo, provocar que nos frotemos e incluso ralentizar la curación.

    Por otro lado, el estar en casa nos permitirá mantener la conjuntivitis más controlada, podremos asegurarnos de que todos los objetos que utilizamos estarán perfectamente descontaminados, y que por tanto propiciaremos que la infección se cure más rápidamente.

La conjuntivitis no siempre produce contagio, esto dependerá de la causa que la origine. En el caso de una infección vírica o bacteriana será altamente conatgiosa, pero no es así cuando se trata de una conjuntivitis producida por una exposición del ojo a sustancias irritantes, cuando se trata de una conjuntivitis alérgica, o por causa de cuerpos extraños que se introducen en el ojo produciendo irritación.

¿sabías qué...?

Las lágrimas tienen una importante función dentro del ojo, y es que además de hidratarlo contienen una serie de anticuerpos que actúan combatiendo contra los agentes infecciosos que pueden provocar irritación ocular.