Cuáles son las enfermedades relacionadas con la tensión arterial

Te enseñamos las patologías que conlleva tener una presión arterial anormal

Controlar la tensión arterial es fundamental para poder detectar problemas de salud. Cuando existen fluctuaciones en la presión arterial corremos el riesgo de desarrollar enfermedades que en ocasiones incluso pueden llegar a poner en peligro la vida de una persona.

Esto ocurre principalmente cuando sufrimos hipertensión (tensión arterial por encima de los valores normales), más que cuando existe hipotensión (tensión arterial más baja de lo normal). A continuación vamos a ver las enfermedades que se derivan de una presión arterial inadecuada.

    Índice

  1. Accidentes cerebrovasculares

    Los accidentes cerebrovasculares (apoplejías) se incrementan de forma notable cuando existe una presión arterial más alta de lo normal, concretamente los accidentes hemorrágicos que se producen cuando la presión arterial es tan alta que los vasos sanguíneos acaban reventando.

    Cuando se produce una accidente cerebrovascular hemorrágico, las células afectadas mueren causando diversas discapacidades. La persona afectada puede ver anuladas muchas de sus capacidades como por ejemplo pérdida del habla o problemas para recuperar la movilidad.

  2. Insuficiencia cardíaca

    La insuficiencia cardíaca es otro de los problemas relacionados con la presión arterial y es una enfermedad que va desarrollándose muy poco a poco pero con consecuencias fatídicas para la salud de las personas.

    Cuando se produce una insuficiencia cardíaca nos referimos a la incapacidad del corazón para bombear la cantidad de sangre necesaria que debe de distribuirse a los órganos de modo que reciban el aporte de oxígeno necesario para funcionar correctamente.

    En el caso de que la hipertensión sea la causa, la elevada presión sanguínea hace que el corazón necesite más fuerza para bombear de modo que comienza a aumentar su grosor (cardiopatía hipertensiva). Este grosor hace que el músculo cardíaco se endurezca y por tanto sea mucho más costoso llenar completamente de sangre los ventrículos, produciéndose así la insuficiencia cardíaca.

    Cuando esto ocurre, se produce una acumulación de líquidos (edemas) en diferentes partes del cuerpo y la sangre comienza a acumularse en las venas. Esta acumulación también se traslada al área de los pulmones dificultando la respiración (disnea).

    En casos extremos puede ser necesario someterse a un trasplante de corazón o someterse a una operación para colocar una válvula artificial.

  3. Enfermedad renal crónica

    La enfermedad renal crónica es otra de las consecuencias que se derivan de una presión arterial inadecuada, en este caso derivada de una hipertensión. 

    Ests enfermedad progresa de forma muy lenta y en sus inicios es posible incluso que apenas notemos síntomas, sin embargo con el paso del tiempo los riñones van perdiendo su función hasta que prácticamente dejan de trabajar. Es entonces cuando la incapacidad para eliminar los deshechos que se acumulan en el cuerpo, hace que estos comiencen a acumularse con el consecuente aumento de líquidos que se produce en el organismo.

    Hoy día no existe una cura para la enfermedad renal crónica, y su evolución dependerá de los cuidados del paciente. En etapas avanzadas se produce una insuficiencia renal que deriva en la necesidad de someterse a un trasplante y un tratamiento de diálisis durante el tiempo de espera. Esto sucede cuando el riñón se sitúa al 15% de su función.

  4. Daños oculares

    La presión arterial, cuando es más elevada de lo normal, puede producir además problemas oculares. Cuando la presión es muy alta los vasos sanguíneos que se encuentran en la retina pueden verse dañados, un daño que aumentará cuanto más aumente la presión y más tiempo se mantenga.

    Los daños oculares relacionados con una hipertensión (retinopatía hipertensiva) pueden ser especialmente frecuentes en aquellas personas que padecen de diabetes o que tienen el colesterol alto.

    Cuando la retinopatía hierpetensiva es grave, pueden producirse un daño permanente en el nervio óptico e incluso puede producirse pérdida de visión.

Los valores que obtenemos al medir nuestra presión arterial dicen mucho acerca de nuestro estado de salud. En algunos casos podemos obtener algún indicio acerca de ciertas patologías que pueden estar enmascaradas, por lo que un control rutinario es de gran importancia para prevenir problemas y corregir aquellos que puedan poner el peligro nuestro bienestar.

¿sabías qué...?

En la tercera edad las mujeres son más propensas a sufrir hipertensión que los hombres. Esto se debe a los cambios hormonales relacionados con la menopausia.

comenta y pregunta