Endodoncia: Dolores frecuentes después del tratamiento

Descubre, tras una endodoncia, que tipo de dolores pueden aparecer

La endodoncia (o tratamiento de conductos) es el método que utilizan los médicos odontólogos para llevar a cabo la eliminación de la pulpa dental, el lugar en el cual se encuentran los vasos sanguíneos y los nervios. Una vez eliminada, el final del proceso consiste en terminar limpiando y sellando la zona para evitar el dolor producido por una caries, infección o cualquier otro tipo de problema dental que puede solventarse tanto en una muela como en un diente. En ocasiones incluso es posible realizar una reconstrucción de la pieza dental si resulta dañada.

A pesar de que desvitalizar un nervio dental, es un procedimiento fácil, rápido y cada vez más seguro, es posible que una vez realizados los pasos de la intervención aparezcan ciertas molestias y dolores por diversas causas. Te enseñamos que tipo de dolor puede aparecer tras una endodoncia y sus soluciones.

    Índice

  1. Dolor por infección

    Es posible que tras un tratamiento de endodoncia se produzca dolor a consecuencia de una infección en la zona tratada. Cuando se produce infección, la zona donde se ha realizado la endodoncia (en dientes o muelas) puede mostrar una protuberancia (similar a un flemón) con líquido blanco amarillento que es necesario drenar y tratar para poder quitar el dolor y bajar la inflamación.

    La encía también puede aparecer hinchada e infectada, causando dolor a menudo insoportable, y la cara puede aparecer inflamada.

    Para ello, el médico odontólogo suministrará antibióticos y calmantes para aliviar el dolor. A veces se procede a hacer una reendodoncia aunque en algunos casos será necesaria la extracción de la pieza dental con el fin de evitar posibles complicaciones. En casos muy extremos en los que la infección no se ha tratado de forma adecuada y no se ha podido curar, ésta podría diseminarse a través del torrente sanguíneo causando importantes problemas en otros órganos del cuerpo.

    La infección es uno de los riesgos que puede presentar la realización de una endodoncia. El riesgo aumenta de forma considerable si no está bien hecha.

  2. Dolor por inflamación del tejido periapical

    Al realizar la endodoncia, otro de los dolores que pueden aparecer son los causados por una inflamación del tejido periapical, la zona en la cual se encuentra el soporte dental. Este tipo de inflamación puede aparecer como consecuencia de la instrumentalización aplicada por el profesional médico para la obturación en la endodoncia.

    La inflamación también puede producirse a consecuencia de una reacción a los componentes que conforman el material utilizado para empastar o rellenar la zona tratada en la endodoncia.

    Generalmente este dolor desaparece pasados unos días, sin embargo si el dolor a causa de esta inflamación en concreto no disminuye, será necesario actuar drenando las sustancias purulentas e incluso, en algunos casos, a través de la extracción de la pieza dental.

  3. Dolor por la aparición de fisuras

    Es posible que al realizar una endodoncia las piezas dentales se vuelvan más susceptibles a fisuras, fístulas y roturas debido a que ha dejado de llegarle sangre a esta zona. La pieza dental endodonciada, queda debilitada y deshidratada por lo que es más fácil que pueda llegar a romperse.

    La forma de solucionar este problema es restaurando la pieza dental o bien colocando una pieza de refuerzo como por ejemplo una corona. En cualquier caso el objetivo siempre será conservar la pieza dental. En el caso de que la fisura cause dolor o sea irreparable será necesario sacar la pieza afectada.

  4. Dolor del nervio fantasma

    A pesar de ser una dolencia muy poco frecuente, existe un dolor asociado al conocido como “nervio fantasma”. Se produce, entre otras acciones, tras la realización de una endodoncia, y sus principales síntomas incluyen dolor cuyo origen se encuentra en la zona tratada y que se extiende hacia un lado u otro de la boca incluso cuando las pruebas diagnósticas indican que no hay signo de deterioro o de daño.

    También es posible experimentar sensación de frío aun cuando el nervio está muerto, especialmente cuando estas sensaciones se daban antes de la realización de la endodoncia.

    Si el dolor no disminuye con el tratamiento prescrito por el odontólogo puede será necesario acudir a un médico neurólogo que determinará el origen del dolor y aplicará el tratamiento adecuado en cada caso.

  5. Dolor por sensibilidad

    Es muy frecuente que tras la realización de una endodoncia se produzca un dolor que denota sensibilidad. Este tipo de dolor es normal sobretodo si previo al tratamiento de endodoncia el diente ha pasado por un proceso infeccioso.

    La sensibilidad dental también se produce debido a la vulnerabilidad a la que se expone la pieza dental al reducirse el riego sanguíneo tras actuar para matar el niervo. Esto provoca que el diente sea más sensible a cambios de temperatura bruscos como el frío o el calor por lo que a menudo duele al masticar o poner la pieza dental en contacto con alimentos a temperaturas muy altas o muy bajas incluso con una corta duración.

    El dolor por sensibilidad, también se relaciona con la inflamación de los tejidos circundantes, un dolor que desaparece al poco tiempo. En cualquier caso ante su persistencia, el médico especialista puede recetar analgésicos que es necesario tomar para evitarlo.

La endodoncia es un proceso indoloro y seguro ya que se aplica una pequeña dosis de anestesia local, sin embargo la recuperación implica que la zona se recupere y que por tanto pueda existir dolor. Ante cualquier anormalidad relacionada con la realización de una endodoncia como hinchazón o dolor intenso es imprescindible acudir al dentista para tratar el problema en el menor tiempo posible mediante una nueva intervención o la administración de medicamentos para eliminar las molestias.

¿sabías qué...?

Existen algunas contraindicaciones acerca de la endodoncia como en el caso de que exista una fractura vertical o cuando la encía no cuenta con un soporte suficiente. Además con el paso del tiempo, la muela o el diente al que se le ha realizado una endodoncia puede tornarse de color oscuro, casi negro.

comenta y pregunta