Cómo eliminar la gingivitis con remedios caseros

Te enseñamos cómo curar esta enfermedad periodontal con recetas caseras

Cuando las encías duelen o sangran, es preciso visitar al odontólogo pues es probable que estemos frente a un caso de gingivitis, una afección que precede al desarrollo de una enfermedad periodontal o periodontitis y que tiene lugar en la cavidad oral. La gingivitis provoca la inflamación e infección de los tejidos de soporte de los dientes, desde la encía roja hasta los ligamentos periodontales y los huesos dentales. Es posible incluso que aparezcan llagas parecidas a manchas blancas o amarillas que causan dolor y picor o escozor y que se caracterizan por tener toda la zona de alrededor enrojecida.

Para entender en qué consiste esta dolencia contamos con el siguiente significado o definición de gingivitis: la fase más incipiente de una enfermedad de las encías, inducida por una acumulación de placa bacteriana que si se detecta a tiempo puede tener fácil solución, a pesar de que puede ocasionar que las encías se muestren doloridas y más débiles de lo normal, además de presentar mayor sensibilidad. Sin embargo, en el caso de que la enfermedad esté muy avanzada podrían producirse daños permanentes en las piezas dentales y en la mandíbula en general, pudiendo afectar tanto a niños como a adultos.

Tipos de gingivitis

  • Gingivitis leve: Cuando la gingivitis es leve o simple se le conoce también como gingivitis marginal. Las encías sangran de forma leve esporádica durante el cepillado y el enrojecimiento puede pasar desapercibido.
  • Gingivitis aguda: Conocida también con el nombre de gingivitis ulceronecrotizante o gingivitis ulceronecrosante los síntomas son mucho más dolorosos que en el caso de la gingivitis leve y se trata de una afección más severa y ulcerosa. En este tipo de afección necrótica es posible que experimentemos fiebre además de dolor, mal aliento y sensación de sabor desagradable en la boca. Además podremos observar pequeñas úlceras entre los dientes, inflamación en las encías así como un sangrado recurrente ante cualquier mínima presión.
  • Gingivitis crónica: La gingivitis crónica es frecuente en la etapa infantil y se caracteriza por la presencia de células plasmáticas en el tejido gingival.
  • Gingivitis descamativa: Este tipo de gingivitis suele aparecer en mujeres que se encuentran en fase menopaúsica. Es necesario seguir un tratamiento con corticoesteroides para curarla. Se observa descamación localizada en la zona del epitelio gingival, localizado en la parte que conecta a la encía con el diente.
  • Gingivitis herpética: También conocida como gingivoestomatitis herpética puede ser de tipo viral y es común en bebés y niños pequeños. Se distingue por la aparición de heridas o llagas en lengua, encías y paladar. Se trata de un tipo de gingivitis contagiosa que aparece cuando el niño tiene contacto con objetos utilizados por personas infectadas.
  • Gingivitis gestacional: Esta gingivitis se produce durante el embarazo y se le conoce tambíen como gingivitis gravídica. Se produce como consecuencia de los cambios hormonales que producen un aumento del flujo sanguíneo hacia el tejido de las encías provocando que estén más sensibles y que aumente el sangrado espontáneo, mostrándose más hinchadas y dolorosas.
  • Gingivitis hiperplásica: Este tipo de gingivitis se caracteriza por la inflamación y crecimiento de las encías que van cubriendo los dientes. Aparece como consecuencia de cambios hormonales, ingesta de medicamentos o crecimiento de tipo maligno.

Si crees que puedes sufrir alguno de estos tipos de gingivitis podrás encontrar imágenes y fotos en internet que te ayudarán a identificarla y a observar las diferencias entre unas y otras.

    Índice

¿Cómo saber si tengo gingivitis?

Las causas de la gingivitis están asociadas generalmente a una mala higiene por lo que es de gran importancia llevar a cabo unos buenos hábitos higiénicos a modo de prevención. Sin embargo las encías inflamadas también pueden verse afectadas, en el menor de los casos, por problemas digestivos, por una mala alimentación o por cambios hormonales entre otros. Dependiendo de la gravedad puede aparecer mal aliento e incluso dientes que se mueven y, en el peor de los pronósticos, la pérdida de las piezas dentales causada por la aparición de piorrea o periodontitis que provoca la retracción de la encía. Cuando las encías están retraídas, las piezas dentales pierden la base de su sujeción, hasta que finalmente se caen.

Si presentas síntomas de gingivitis debes de saber que tus encías están enfermas y es importante que consultes a un dentista, pues es de suma importancia poner en marcha un tratamiento médico que garantice el cuidado de las encías y que ayude a desinflamar las encías sangrantes erradicando el problema. En cualquier caso también es posible aliviar la gingivitis con remedios naturales y caseros a bajo precio y hábitos saludables como los que presentamos a continuación.

  1. Cuidar la higiene dental

    Debido a que la placa y el sarro en los dientes es la principal causa de gingivitis, lo primero es realizar una efectiva higiene dental. Hay que tener en cuenta que tanto la placa como el sarro están compuestos por bacterias y restos de alimentos, responsables de la irritación e inflamación cuando se acumulan durante largo tiempo por lo que su eliminación es fundamental.

    En primer lugar no debes olvidar que es necesario lavar los dientes después de cada comida para quitar residuos de alimentos que pueden quedar acumulados. Además de un correcto lavado de dientes, puedes usar enjuagues bucales antibacterianos y pasar el hilo dental una vez al día para así eliminar los restos que pudieran quedar atrapados en zonas a las que no llega el cepillo de dientes.

    Hay otras opciones como cremas dentales, enjuagues bucales antisarro o cepillos de dientes especiales que deben ser recetados por un profesional. También es importante cepillar la lengua, ya que es un foco donde se acumulan bacterias y toxinas que no ayudan a mantener una buena salud bucal.

    Acudir a la consulta del odontólogo al menos una vez al año es fundamental para someternos a una limpieza dental mucho más profunda que ayudará a eliminar la placa dental depositada.

  2. Pasta casera con bicarbonato de sodio

    Este producto es un efectivo antiséptico y por lo tanto, un gran aliado para combatir las bacterias. El enjuague de bicarbonato con agua es uno de los remedios caseros contra la gingivitis por excelencia. Después de cada cepillado, realiza unas gárgaras mezclando una cucharadita de bicarbonato en un vaso de agua a temperatura ambiente para eliminar las bacterias a modo de colutorio casero.

    Otra forma de utilizar el bicarbonato consiste en hacer una pasta junto con un poco de agua oxigenada y cepillar los dientes con ella. El agua oxigenada potenciará las propiedades del bicarbonato. Puedes utilizar este remedio al menos dos veces en semana para desinfectar y lavar correctamente la boca.

  3. Enjuaga la boca con sal

    El cloruro de sodio o sal es otro de los ingredientes que por su efecto antiinflamatorio combate eficazmente la presencia de virus y bacterias. Por eso, es usado tanto para desinfectar heridas como para ayudar a curar la gingivitis, bajando la hinchazón de las encías y evitando la acumulación de sarro para recuperar una buena salud dental.

    Para beneficiarte de su propiedades mezcla una cucharadita de sal en un vaso con agua mineral tibia, a continuación es necesario enjuagarse con la mezcla luego de cepillar los dientes entre dos y tres veces al día. Recuerda que para que sea efectivo debes de retener la mezcla de agua salina en la boca algunos segundos de modo que llegue a todos los rincones.

  4. Enjuague con menta

    La menta tiene grandes propiedades medicinales, y en la boca evita el crecimiento de las bacterias al tiempo que limpia la lengua y los dientes. Hay quienes mastican las hojas de menta frescas, pero lo más efectivo es preparar un enjuague que debemos hacer dejando reposar algunas hojas en un vaso de agua tibia durante un mínimo de 30 minutos.

    Después podremos enjuagar la boca con este preparado después de cada cepillado. Además de limpiarte, te dejará un aliento fresco y podrás repetirlo hasta 3 veces al día.

  5. Masajea las encías con Aloe Vera

    El Aloe Vera es un gran desinflamante natural que puede ayudarte a aliviar la gingivitis y tratarla de forma natural. Si tienes una planta en casa, puedes cortar una hoja de forma transversal y sacar el gel que la planta tiene dentro, colócalo en la nevera unos minutos para que se enfríe y luego masajea tus encías tres veces al día. Luego cepilla tus dientes con normalidad, el Aloe Vera calmará los síntomas.

    Puedes complementar el uso de la planta con pastas de dientes y enjuagues bucales que lleve extracto de Aloe Vera en su composición.

  6. Enjuague con madreselva

    La madreselva es una planta silvestre con probadas propiedades antisépticas que nos ayudará a tratar la gingivitis de forma natural y con excelentes resultados.

    La mejor forma de utilizar y tomar la madreselva es preparando una infusión con esta hierba, para ello: pon a hervir 5 cucharadas de hojas secas de madreselva por litro de agua. Luego deja enfriar y úsala para enjuagar la boca de forma completa, hasta 3 veces al día, manteniendo el enjuague unos segundos en la boca.

  7. Pasta con cúrcuma

    La cúrcuma es otro de los productos a los que podemos recurrir para tratar y curar el problema de las encías irritadas, así como bajar la inflamación de las encías enrojecidas. La razón se encuentra en la presencia de un polifenol conocido como curcumina que se caracteriza por sus propiedades antiinflamatorias.

    Para utilizar la curcumina debemos de proceder a hacer una pasta que posteriormente extenderemos por la superficie de las encías. Tan solo tenemos que mezclar una cucharadita de cúrcuma con unas gotas de agua y aceite hasta formar una pasta consistente. Aplícalo sobre la encía y mantén diez minutos. Repite la operación una vez al día para curar la gingivitis naturalmente.

  8. Comer manzanas

    La manzana es una de las frutas más saludables que podemos encontrar todo el año en el mercado, la cual entre sus múltiples propiedades nos ayudará a combatir de forma natural el problema de la gingivitis, siendo una de las soluciones más efectivas.

    Conocida por ser un desinfectante natural, tan solo hace falta morder una manzana cruda a diario después de la comida para combatir las bacterias causantes del la gingivitis y además eliminar el mal aliento y fortalecer las encías.

    Una pequeña cucharada de vinagre de manzana diluido en un vaso de agua servirá también como enjuague para ayudar a tratar la gingivitis y prevenir las infecciones de las encías lastimadas.

Además de los hábitos y remedios caseros contra la gingivitis, se recomienda visitar al odontólogo dos veces al año para que realice una limpieza dental profunda, en especial en casos de gingivitis más graves en los que a puede ser necesario realizar un raspado de la encía, una operación mediante el cual se evita el retraimiento causado por la acumulación de placa y de bacterias, y que sirve para regenerar y rcuperar la encía, además de para sanar. El profesional además se ocupará de reparar dientes con caries o en mal estado para así evitar que la boca esté contaminada con bacterias y propondrá un tratamiento adecuado con remedios farmaceúticos o a través de la receta de un antibiótico o colutorio con clorhexidina.

Hay que tener en cuenta que la gingivitis se contagia por lo que es fundamental tratar el problema en cuanto aparezca la mínima sospecha.

¿sabías qué...?

El consumo de tabaco, alcohol o cafeína aumenta en un 80% las probabilidades de sufrir enfermedades bucales.

 

comenta y pregunta