Cómo disimular los brackets

Tips para que tu aparato dental pase desapercibido

Los aparatos dentales, también conocidos como brackets, han ido evolucionando con el paso del tiempo hasta llegar a convertirse en ortodoncias invisibles que poco tienen que ver con los brackets metálicos que causaban tanto reparo especialmente entre los adolescentes.

Sin embargo, no siempre los modelos más avanzados y discretos son los adecuados a cada problema, ni tampoco están al alcance de todos los bolsillos. Es por ello que, si tu dentista te ha aconsejado el uso de brackets, debes de tener en cuenta que existen algunas soluciones para disimularlos.

    Índice

  1. Mantén una correcta higiene dental

    Mantén una correcta higiene dental

    Una correcta higiene dental es algo básico para lucir unos brackets limpios y en buen estado. Si tu intención es que los brackets apenas se aprecien debes de saber que a aprtir de ahora deberás prestar especial atención a la hora de comer, ya que es más frecuente que puedan quedar restos de comida adheridos entre las piezas.

    Es por ello que no debes de descuidar la limpieza dental. Si estás en casa será más fácil controlar que los dientes y los brackets estén limpios, pero si estás fuera no olvides llevar un pequeño espejo y un cepillo dental para eliminar cualquier resto. Recuerda que si descuidas este paso clave, es más fácil que los brackets destaquen por los restos de comida y por la falta de limpieza.

  2. Evita pintarte los labios con colores fuertes

    Evita pintarte los labios con colores fuertes

    Uno de los trucos que puede ayudar a desviar la atención de los brackets si eres una chica, es evitar los labiales de colores muy fuertes. Esto, lejos de favorecer el aspecto de tus labios, hará que toda la atención se centre en la zona de la boca, ya que es la parte de la cara que más destacará y por tanto los brackets se cobrarán todo el protagonismo.

    Durante el tiempo que lleves los brackets, debes de tener en cuenta que tendrás que cambiar la forma de maquillarte los labios. Es preferible optar por tonos más suaves o un ligero gloss con brillo, y darle quizá más protagonismo a los ojos e incluso al peinado con el fin de disimular tu ortodoncia.

  3. Evita abrir demasiado la boca al sonreir

    Evita abrir demasiado la boca al sonreir

    No hay ningún motivo por el que debas dejar de sonreir ni disfrutar de una agradable carcajada si el momento lo requiere, pero si optas por querer disimular tus brackets, deberás de cambiar tu forma de reir.

    Se trata de que la risa no provoque una apertura completa de la boca, ya que en este caso todos los brackets saldrán a relucir. Deberás aprender a tener una media sonrisa que deje entrever apenas la parte superior de la boca, de modo que los brackets pasen desapercibidos.

    En cualquier caso nunca renuncies a una buena sonrisa, ya que no hay nada más sano y natural que una auténtica sonrisa sin complejos.

  4. Elige brackets transparentes

    Elige brackets transparentes

    Si te preocupa en exceso que la gente se fije en tus brackets, pueds optar por algunas de las variables que los brackets actuales ofrecen. Lejos de tener que resignarte a los clásicos brackets metálicos tan llamativos, ahora tendrás la opción de elegir brackets transparentes que ejercen la misma función con la única particularidad de que son mucho más discretos.

    Los brackets transparentes son menos visibles, aunque eso si, deberás extremar la higiene dental para evitar que destaque cualquier resto de comida. Manteniéndolos limpios y cuidados podrás lucir sonrisa sin complejos.

  5. Evita los brackets de colores

    Evita los brackets de colores

    A pesar de que se han puesto de moda y no hay duda de que es una opción original que hará que la ortodoncia se vea mucho más divertida, lo cierto es que elegir brackets de colores, e incluso aquellos que brillan en la oscuridad, no es la mejor forma de desviar al atención sobre tus dientes. 

    De igual modo ocurre con las gomas o ligas que forman parte del tratamiento de ortodoncia. Si bien tus dientes lucirán muy alegres, debes de vitar su uso a toda costa.

En cualquier caso y sea cual sea la razón por la que has decidido utilizar brackets, en ningún caso estos deberían acomplejarte ni ser un motivo por el que debas esconderte. Hoy día cada vez más personas utilizan este tipo de tratamiento temporal que te permitirá lucir una bonita sonrisa, por lo que lejos de llamar la atención se han convertido en algo de lo más usual que incluso puedes observar en algunos famosos por lo que lejos de sentir complejo, lúcelos con orgullo.

¿sabías qué...?

A principios del siglo XX, el material utilizado para los brackets era oro de 18 kilates. Sin embargo, no eran tan fiables ni seguros como los actuales y se caían a menudo.