Qué es la dieta de la zona - Menú semanal para bajar de peso

Descubre cómo bajar de peso gracias a una de las dietas para adelgazar más famosas y saludables

Muchas personas que se ponen a dieta para conseguir un peso ideal, y se preguntan: "estoy haciendo dieta y hago ejercicio, sin embargo no adelgazo, ¿qué tipo de dieta es más efectiva?". Lo cierto es que no todas las dietas son tan efectivas como prometen a simple vista, y muchas de ellas tienen importantes contraindicaciones e inconvenientes y no resultan tan rápidas ya que muchas de ellas pueden provocar un efecto rebote. Por otro lado muchas de ellas van acompañadas de pastillas que no siempre son bien toleradas por el organismo.

Bien, la dieta de la zona predica ante todo la necesidad de alcanzar un correcto equilibrio hormonal, sin necesidad de pasar hambre. Suena bien, ¿no?, lo cierto es que hay numerosas opiniones de expertos que avalan sus resultados. En Spoots te explicaremos cómo hacer la dieta de la zona de forma correcta, para poder bajar de peso de forma saludable, un régimen alimenticio seguido por muchas estrellas de Hollywood que contrariamente a lo que sugieren las dietas hipocalóricas, permiten seguir una dieta balanceada con alimentos saludables y recetas sanas que prometen no engordar, pero que además debe de acompañarse de ejercicios.

¿En qué consiste?

La dieta de la zona fue creada por el Premio Nobel en Medicina, Dr. Barry Sears, como una oposición a la dieta hipocalórica, y la idea central de su régimen nutricional se basa en equilibrar los distintos bloques de nutrientes:




  • Proteínas: 30%.
  • Hidratos de carbono: 40%.
  • Grasas: 30%.

Además de seguir esta estructura, la dieta de la zona exige tomar suplementos de ácidos grasos Omega 3. Pero ¿Cuántas dosis de Omega 3 necesitamos diariamente? Alrededor de 6 y 12 gramos al día. Podemos encontrar el Omega 3 en diversas presentaciones, generalmente en cápsulas o en alimentos como por ejemplo el salmón o el atún en lata.

​Reglas básicas de la dieta de la zona para una semana

Para disfrutar de esta dieta, debes hacer que funcione y así poder gozar de sus beneficios; para eso debes seguir unas pautas mínimas: 

  • Intervalo entre comidas que debe ser de entre 4 a 6 horas.
  • Tener una merienda entre 2 a 2,5 horas después de la comida (salvo en la cena), independientemente de cuánta hambre tengamos.
  • Nunca saltarse el desayuno.
  • Todos los platos deben incluir la proporción indicada anteriormente entre la combinación de los 3 grupos de nutrientes.
  • Consumir ocho vasos de agua al día.
  • Iniciar la comida / merienda con proteínas bajas en grasa. A continuación, añadir alimentos permitidos con carbohidratos que lleven un índice glucémico bajo, como cereales (avena), verduras y frutas, además de grasas buenas como el aceite de oliva o el aguacate (muy apreciados en la dieta mediterránea) para evitar los problemas relacionados con el colesterol.

Fundamentos de la dieta de la zona

  • Esta dieta predica un equilibrio en el nivel de la glucosa y la insulina en nuestro cuerpo.
  • Consiste en tener 5 comidas pequeñas a diario: 3 comidas (contando los desayunos, comidas y cenas) y 2 meriendas.
  • Cada comida debe tener un poco de proteína, aproximadamente del tamaño de una pequeña pechuga de pollo, o la palma de la mano (tres comidas al día).
  • La porción de carbohidratos de una comida o refrigerio debe ser aproximadamente dos veces el tamaño de la porción de proteína. La mayoría de los hidratos de carbono deben ser carbohidratos favorables, como los que se encuentran en las verduras, lentejas, frijoles, granos enteros, y la mayoría de las frutas (manzana o naranjas por ejemplo).
  • La comida o merienda también debe incluir una alimentación con un poco de grasa (grasa buena), como las que se encuentran en el aguacate, el aceite de oliva, los aceites de pescado y frutos secos como por ejemplo la almendra.
  • Las calorías cuentan en esta dieta. Las mujeres deben consumir alrededor de 1200 calorías al día mientras que los hombres deben de consumir 1500 calorías.

Beneficios de la dieta de la zona

  • Esta dieta propone no dejar grandes espacios de tiempo entre comidas. De esta forma, no se debiera tener la sensación de hambre.
  • A diferencia de muchas dietas, permite comer de todo, en un régimen alimenticio bien balanceado sin deficiencias nutricionales y con productos sanos.
  • Al haber un buen consumo de carbohidratos, la persona siente gran energía durante el día al estar más activa.
  • Esta dieta aboga por una pérdida de peso gradual, a diferencia de muchas otras dietas que se basan en pérdidas "milagrosas" pero más difíciles de sostener a largo plazo.
  • Mantiene un nivel equilibrado de insulina y glucosa en nuestro cuerpo.

La insulina en la dieta de la zona

Cuantos más hidratos de carbono (carbohidratos) consumimos, más insulina secretamos. La insulina convierte el exceso de carbohidratos en grasa almacenada. La grasa de la dieta no desencadena la secreción de insulina.

La producción de insulina puede ser controlada si comemos carbohidratos de baja densidad, grasas y proteínas en las proporciones adecuadas. Si somos capaces de mantener los niveles de insulina dentro de lo que el Dr. Sears llama una "zona terapéutica", es más fácil quemar el exceso de grasa corporal. Por eso, asegura que a través de la dieta de la zona es posible mejorar la concentración mental, y en resumen disfrutar de un gran aumento de la energía y la vitalidad.

No olvides que además de seguir esta dieta y conseguir perder peso y adelgazar varios kilos de forma sana en pocas semanas, es necesario hacer deporte y seguir un regimen de recetas sano y equilibrado. Y si estás interesado en conocer más profundamente en qué consiste no dudes en adquirir el libro de esta revolucionaria dieta de la zona, escrito por Barry Sears.

La dieta de la zona es una buena opción si quieres bajar de peso de forma más natural y coherente que otras dietas alimenticias con menús más restringidos o más peligrosas, que incluso garantizan una bajada de peso rápida en pocos días pero quizá menos saludable (como por ejemplo la dieta del metabolismo acelerado, dieta disociada, dieta de los puntos, dieta Dukan, dietas depurativas o vegetarianas como por ejemplo dieta de la remolacha, de la alcachofa, de la cebolla o de la piña, así como la dieta macrobiótica, dieta cetogénica, dieta de la sopa u otro tipo de dietas con alimentos hipocalóricos) Aunque eso sí en el caso de las embarazadas es importante consultar con el médico para evitar el déficit de nutrientes.

Esperamos te haya quedado claro los conceptos principales de esta dieta tan equilibrada, y recuerda que antes de someterte a este tipo de dietas es necesario contar con las recomendaciones de un especialista, quién debe en primer lugar calcular el porcentaje de grasa corporal y valorar los tipos de complexión de cada paciente o medidas corporales (no se aplican las mismas dietas para personas con una complexión delgada o mediana que para aquellas con una complexión física más gruesa o robusta).

Si quieres utilizar una calculadora para hacer el cálculo en casa, puedes contar con la herramienta online que encontrarás en la web scientificpsychic que además te proporciona tablas con datos y valores de referencia para saber en que nivel se sitúa tu índice de grasa.

¿sabías qué...?

Las celebrities también se han apuntado a la dieta de la zona que ya forma parte de la "dieta de los famosos", la cual ha sido probada por estrellas como Jennifer Aniston, Cindy Crawford y Demi Moore.