Diálisis: en qué consiste

Aprende todo acerca de la diálisis y los casos en que se lleva a cabo

Nuestro cuerpo tiene todos los sistemas perfectamente equilibrados para que trabaje de forma correcta y ordenada. Cuando uno de estos sistemas falla y no logramos recuperarlo, nuestro cuerpo empieza a tener manifestaciones que van desde una simple molestia, hasta situaciones más delicadas que pueden poner en peligro nuestra vida.

Uno de estos sistemas importantes es el sistema renal, el cual tiene como órgano principal a los riñones, estos filtran los desechos de la sangre y regulan otras funciones del organismo. Cuando estos fallan, se necesita un tratamiento que realice la función de los riñones sanos para poder sobrevivir. Las alternativas para este tratamiento son la diálisis (hemodiálisis, diálisis peritoneal y hemofiltración continua) y el trasplante renal. En esta ocasión hablaremos sobre la diálisis.

    Índice

¿Qué es la diálisis?

La diálisis es un proceso que consiste en la movilización de líquidos y partículas de un compartimento líquido a otro a través de una membrana semipermeable. Clínicamente, la diálisis es el proceso mecánico de eliminar productos residuales del metabolismo proteico sin alterar el equilibrio hidroelectrolítico y restableciendo el equilibrio ácido-básico en pacientes con compromiso de la función renal. Por consiguiente, el aparato de diálisis constituye un riñón artificial.

Existen diversos métodos de diálisis. Actualmente los más utilizados son:

  • Hemodiálisis
  • Diálisis peritoneal
  • Hemofiltración
  1. Hemodiálisis

    Hemodiálisis

    La hemodiálisis es un procedimiento que sirve para purificar y filtrar la sangre por medio de una máquina. Pretende librar al organismo temporalmente de desechos nocivos, sal y agua en exceso. La hemodiálisis ayuda a controlar la tensión arterial y ayuda al organismo a mantener un balance adecuado de electrolitos y bicarbonato.

    La hemodiálisis puede realizarse en un hospital, o en casa, cuando los pacientes cumplan con excelentes condiciones de aseo y conocimiento del uso de la máquina de diálisis.

    El procedimiento es mediante la extracción de sangre del organismo del paciente, y hacerla circular por medio de un catéter estéril hacia el filtro de diálisis que es un componente de la máquina o riñón artificial. Aquí se realizan una secuencia de procedimientos, los cuales dan como resultado: salida de sangre limpia de la máquina que retorna al paciente por el acceso venoso y entrada de sangre con toxinas por el acceso arterial, creando una diferencia de concentraciones necesaria para poder limpiar las toxinas en forma continua.

    Esta sesión de hemodiálisis dura aproximadamente de 2 a 4 horas y debe realizarse 3 veces por semana ya sea por la mañana, tarde o noche.

  2. Diálisis peritoneal

    Diálisis peritoneal

    Es otra ténica de depuración extrarrenal, que puede utilizarse para tratar la insuficiencia renal aguda y crónica.

    En este tipo de diálisis, el líquido de la diálisis se introduce en la cavidad abdominal por medio de un cateter y el peritoneo se comporta como una membrana semipermeable y selectiva a determinadas sustancias, ya que igual que las membranas utilizadas en hemodiálisis, no permite el paso de los elementos sólidos, aunque sí de las toxinas.

    Se han realizado catéteres de un material llamado silástic, que son implantables de forma quirúrgica, para acceso permanente a la cavidad peritoneal, equipos de diálisis, peritoneal automáticos de ciclo cerrado y bolsas de plástico para dializado, esto nos ayuda a poder realizar el procedimiento en el hogar y evitar la movilización constante de los pacientes.

  3. Hemofiltración

    Hemofiltración

    Cuando existe fracaso renal agudo e indicación de sustitución renal, esta debe iniciarse de forma precoz. La principal indicación para iniciar una depuración extrarrenal es sustituir las funciones primordiales del riñón. Esto por los múltiples efectos secundarios que presentan las otras dos formas de diálisis, específicamente en el fracaso renal agudo.

    La indicación para este tipo de terapia, debe de realizarse en todo paciente crítico con fracaso renal agudo y fracaso de otro órgano añadido. Cuando existe inestabilidad hemodinámica, insuficiencia hepática o riesgo de edema cerebral.

La función renal es la más importante a la hora de la eliminación de desechos orgánicos, las manifestaciones de que algo anda mal en nuestros riñones, generalmente se hacen esperar mucho tiempo. Es por ello la importancia de realizar pruebas periódicas para que no pasemos por alto alguna anomalía renal.

También es importante conocer de que se tratan estas técnicas para aprender que es una sustitución de la función de un órgano, y que con los cuidados necesarios no debe de ser un problema para la familia y el enfermo.

¿sabías qué...?

El Dr. John F. en el año de 1913, diseñó un método por el cual la sangre de un animal vivo, podía dializarse fuera del cuerpo y de nuevo regresarse a circulación sin exponerla al aire.