Cómo desinfectar y curar un piercing infectado en el ombligo

¿Sufres de una infección en el ombligo a causa de un piercing? Descubre cómo solucionarlo

El piercing en el ombligo sin lugar a dudas ha adquirido una gran popularidad en los últimos tiempos, principalmente entre la gente joven. En el pasado, este accesorio era colocado como símbolo de pertenencia a un grupo de personas, pero hoy en día se trata más de una cuestión de moda, personalidad y de sensualidad. 

Cuando hablamos de "piercing" nos referimos a la práctica de realizar o hacerse perforaciones en alguna parte del cuerpo, generalmente con el objetivo de poner decoraciones como pendientes o aretes.

    Índice

Tipos de piercings

Generalmente a las mujeres se les perfora el lóbulo de la oreja cuando son niñas para luego colocarles un pendiente, (esto tiene un significado muy tradicional en la cultura occidental), pero también es muy común que personas de todas las edades se perforen otras partes del cuerpo creando diferentes clases de piercing como por ejemplo

  • Piercing septum, que se hace en el cartílago de  la nariz.
  • Piercing hélix, de doble perforación en los que se ponen desde aros hasta pequeñas barras.
  • Piercing tragus, perforaciones que se realizan delante del conducto auditivo externo.
  • Piercing industrial, caracterizado por una barra transversal que suele colocarse en la oreja.
  • Piercing medusa, que se realiza en la aprte superior del labio justo debajo del tabique nasal.
  • Piercing puchero, suele hacerse en la parte interna del labio inferior.
  • Piercing monroe, se realiza sobre el labio superior sin una posición fija a modo de lunar.
  • Piercing surface,son los que atraviesan la superficie de la piel, muy comunes en la nuca o el cuello.
  • Piercing labret, es aquel que atraviesa el labio inferior de forma vertical.
  • Piercing smile, uno de los más llamativos que atraviesan el frenillo de la encía.
  • Piercing rook, se coloca en uno de los cartílagos internos de la oreja, situado en la parte superior.
  • Piercing cheek, se sitúa en los laterales de la boca, justo debajo de las mejillas.

Además de en otros sitios del cuerpo como por ejemplo: en la mejilla, debajo o por encima del ombligo, en el cartílago de la oreja, en el dedo e incluso en la altura del estómago o en el glande. 

El ombligo es uno de los lugares del cuerpo más populares en donde se colocan los piercings, especialmente en las mujeres que quieren darle un toque especial a su abdomen en el verano o simplemente verse diferentes. Existe una gran variedad de diseños a elegir una vez que el agujero se hizo exitosamente, ya sea una pequeña piedra, brillantes, joyas colgantes, una perla o un aro o argolla entre otros. Por lo general suelen ser dos piezas que se unen en un extremo. Pero ¿cuánto cuesta hacerse un piercing en el ombligo? Los precios pueden variar desde 20 euros hasta los 50 euros.

Infecciones a causa de los piercings

Pero detrás hay un aspecto bastante importante en lo que respecta al piercing en el ombligo: las infecciones. Al ser una pequeña intervención quirúrgica, la acción de perforar la piel que rodea al ombligo requiere de cuidados muy especiales por un periodo de tiempo extendido; de no seguirlos podría terminar en una infección. Lo mismo también puede ocurrir con la infección de tatuajes.

Se estima que aproximadamente un 10% a 20% de las perforaciones realizadas en el ombligo desencadenan en onfalitis, una infección de dicha parte del cuerpo y que se produce generalmente por algunas bacterias, virus o inclusive hongos.

Afortunadamente, para solucionar este problema de tu ombligo existen algunos pasos que puedes seguir para curar la infección y lucir en poco tiempo tus nuevos piercings sin mayores inconvenientes. Sólo tienes que seguir las indicaciones al pie de la letra y verás cómo tu ombligo se cura en muy poco tiempo y podrás lucir una barriga de lo más estilosa.

En Spoots te mostraremos toda la información acerca de ombligos infectados a causa de un piercing y cómo curarlo.

  1. Síntomas de la infección por un piercing en el ombligo

    Los primeros síntomas de infección que podrás apreciar a simple vista son los de enrojecimiento y dolor al tocar la zona, tipico de las heridas infectadas y de un piercing recien hecho. El ombligo está enrojecido tanto por dentro como por fuera, extendiendose hacia el abdomen, además está inflamado y aumenta considerablemente su temperatura, siendo éste caliente al tacto. Los síntomas de alergia podrían ser similares a los que se pueden ver en una infección, de ahí que sea muy importante curarse cuidadosamente el piercing y observar su evolución.

    En infecciones algo más graves, además del tono rojo sale pus, fácilmente reconocible por la presencia de mucho líquido de color amarillento o verdoso con una consistencia espesa y mal olor.

  2. Por qué se produce la infección de un piercing

    Un piercing en el ombligo infectado podría producirse por varias causas. La más importante de ellas es una falta de higiene a la hora de manipular la zona que aún no se ha curado; las manos siempre deben estar correctamente higienizadas antes de manipular la zona, es aconsejable lavarlas con jabón antibacterial y desinfectante ya que la limpieza es fundamental. Meterse en una piscina, el contacto con agua sucia o la sudoración en exceso así como la humedad cuando la herida aún no ha cicatrizado, podrían ser otras causas relevantes de un piercing infectado.

    Por otra parte, también existe la posibilidad de que la perforación no se haya realizado en condiciones higiénicas o que los artefactos no se hayan esterilizado correctamente. El uso de guantes contaminados durante el proceso de perforado, fumar durante el proceso o comprar piercings que no sean de titanio en la primera ocasión, podrían ser otros causantes de infección.

    Son más propensos a causar algún tipo de infección, los aritos.

  3. Métodos para curar un piercing infectado

    Cuidar y tratar una herida infectada es muy importante para evitar complicaciones. Pra ello exsten algunos tips que puedes seguir para curar piercings infectados en el ombligo. Los mencionaremos a continuación.

    • En caso de fiebre o cualquier otro síntoma como por ejemplo ombligo irritado consulta previamente con tu médico de modo a evaluar la situación de forma profesional.
    • En caso de inflamación, sangre o pus, no hay que quitar el piercing  ya que la perforación podría cerrarse y al intentar introducir el piercing nuevamente la piel sangrará. Quítalo solo bajo indicación del médico. Es posible que tras una infección aparezcan costras que en ningún caso hay que quitar, ya que provocaríamos un nuevo sangrado.
    • En caso de infecciones menores, el piercing generalmente es tratado con una cremas o pomadas antibióticas, acompañado con antibióticos orales. Esto sirve para detener la infección y curar más rápidamente. Es importante limpiar la zona con gasas humedecidas en suero fisiológico. También se puede aplicar agua oxigenada o alcohol.
    • Aplicar compresas calientes y soluciones salinas (agua con sal) podría ayudar a que mejore la situación de la zona.
    • Utiliza algún antiséptico como el yodo, aplícalo suavemente por la herida, por arriba y por abajo. En infecciones menores, lava la zona con jabón neutro y antiséptico. En ocasiones es necesario recurrir a algún tipo de medicamento y aplicar betadine.

    Teniendo en cuenta alguna de esas instrucciones verás cómo el piercing sanará rápidamente.

  4. Posibles complicaciones de la infección de un piercing

    En todo procedimiento quirúrgico, sea éste menor o mayor, existen riesgos de complicaciones. Al ser el ombligo una zona pequeña, solo es necesario tener cuidado para prevenir complicaciones como por ejemplo:

    • El virus de la Hepatitis tipo C podría ingresar a través de la herida de no tomar las medidas higiénicas necesarias. Los síntomas de esta infección podrían manifestarse inclusive años después de la infección.
    • Otra complicación, pero más relacionada con la estética, es la de una mala cicatrización. Los factores de cicatrización y coagulación podrían alterarse en ocasiones y producir un queloide, es decir, un engrosamiento de la cicatriz en cuestión con aspecto hinchado. Por esta razón es importante cuidarse la zona y esperar a que la herida cicatrice. Cuando esté sanando dejará de doler y por tanto se reduce el riesgo de infección.
    • Las reacciones alérgicas tampoco se quedan atrás; existen ciertos materiales que podrían generar intolerancia en la piel, esto es solo cuestión de buscar un material para el piercing que más le convenga a tu piel. El accesorio puede ser de titanio, acero quirúrgico o inclusive oro.
    • Durante la perforación es posible que se perforen nervios importantes, por eso te recomendamos consultar siempre con un profesional para colocar un piercing. En cualquier caso hay que evitar el uso de remedios caseros para tratar las infecciones.
  5. Prevenir y evitar infecciones en el ombligo por un piercing

    Las infecciones y complicaciones en la mayoría de los casos son evitables. Solo debes cumplir con ciertos cuidados que te favorecerán y evitarán que el piercing se infecte.

    • La cicatrización de un piercing tarda hasta un año o más dependiendo de la persona, en todo ese proceso deberás seguir una serie de precauciones para evitar cualquier tipo de complicación y lograr que la herida termine de cicatrizar. Intenta no retirar el piercing para evitar el cierre de la perforación en la piel.
    • La correcta higiene de manos es fundamental a la hora de realizar la desinfección de la zona con suero salino. También es necesario mantener completamente limpia toda prenda o elemento que estará en contacto con la zona: sábanas de la cama, almohadas, remeras, etcétera; además, se debe usar siempre pantalones de tiro bajo y lavarse con jabones neutros.
    • Mientras la herida está cicatrizando, probablemente el piercing se quede fijo y no se pueda mover; no intentes moverlo ya que esto podría volver a abrir la herida y retrasar la curación. Puedes cambiar el piercing cuando la herida ya haya cicatrizado por completo.
    • Las embarazadas en ningún caso deben de hacerse un piercing en el ombligo, ya que la infección puede resultar peligrosa.

Con estos consejos y remedios ya podrás tener una idea de cómo solucionar un piercing infectado en el ombligo, no obstante, si la herida duele de forma anormal o ante cualquier duda recurre rápido a tu médico de cabecera o a la persona que te hizo la perforación. En ningún caso trates de hacerte un piercing en casa porque a falta de los conocimientos necesarios, un piercing casero puede ser muy peligroso.

Acude únicamente a centros especializados en los que hacen piercings de forma profesional y con anestesia ya que es importante esterilizar todo el material y que el personal esté experimentado en el uso de la perforadora y de todos los utensilios. Ellos te indicarán los medicamentos necesarios para realizar las curaciones y el tratamiento necesario para cuidarlo.

En las imágenes y fotos que encontrarás en internet puedes observar como debe de estar un piercing cuando no está infectado, sin embargo ante dolor, hinchazón o rojeces es indispensable acudir a un especialista para saber si la herida está infectada.

¿sabías qué...?

Los piercings pueden llegar a provocar importantes enfermedades como por ejemplo daños en los nervios, contagio de hepatitis, infecciones, reacciones alérgicas y hemorragias.

comenta y pregunta