Qué es el Dengue y cuáles son los tratamientos disponibles

Conoce qué medicamentos podemos tomar para evitar que se complique el cuadro

Las infecciones que son transmitidas por vectores (picaduras de mosquitos, mordidas de animales, etc.), han cobrado importancia por la facilidad de su transmisión tanto dentro de un mismo país, como de una nación a otra. Un ejemplo de este tipo de enfermedades es el dengue, que dada la fácil reproducción del virus, la falta de información en ciertas localidades para evitar su desarrollo y el fácil traspaso de fronteras en un mundo globalizado, se ha convertido en un problema de salud pública en muchos países.

En la actualidad, más de la mitad de la población mundial está en riesgo de contraer la enfermedad. La prevención y el control del dengue dependen exclusivamente de las medidas eficaces de lucha contra el vector transmisor, el mosquito.

Pero qué es el dengue y qué tratamiento debemos de seguir para evitar complicaciones. Aquí te daremos información que puede ayudarte en caso de que te encuentres en un lugar donde el dengue este presente.

¿Qué es el dengue?




El dengue es una infección vírica transmitida por la picadura de la hembra infectada de mosquitos del género Aedes. Hay cuatro tipos de virus de dengue (DEN1, DEN2, DEN3 Y DEN4). Los síntomas aparecen 3 a 14 días después de la picadura infectiva (promedio 4-7 días). El dengue es una enfermedad similar a la gripe que afecta a lactantes, niños y adultos por igual. El dengue en niños puede tener consecuencias más graves que en adultos.

Cuando el mosquito se alimenta con sangre de una persona enferma de dengue y luego pica a otras personas, les transmite esta enfermedad. El contagio sólo se produce por la picadura de los mosquitos infectados, nunca de una persona a otra, ni a través de objetos o de la leche materna. Sin embargo, aunque es poco común, las mujeres embarazadas pueden contagiar a sus bebés durante el embarazo.

Los síntomas de esta enfermedad son:

  • Fiebre alta
  • Dolor detrás de los ojos, muscular y de las articulaciones
  • Náuseas y vómitos
  • Cansancio
  • Sangrado de nariz y encías
  • Erupción en la piel

Es conocida como fiebre rompe huesos, fiebre quebrantahuesos ó la quebradora.

Existe también el tipo hemorrágico, en el cual, la presentación inicial es similar al dengue clásico, pero durante su evolución presenta facilidad de sangrada y hasta hemorragias internas. Este tipo es grave y necesita de atención hospitalaria urgente. Existen pruebas importantes de que los años setenta, en el que el dengue hemorrágico es más probable que ocurra en pacientes que presentan infecciones secundarias por serotipos diferentes a la infección primaria. 

El dengue ocasionalmente puede afectar a varios órganos diferentes. Genera un descenso del nivel de conciencia en un 0.5-6% de los afectados, lo cual es atribuido a una encefalitis (inflamación de tejido cerebral por parte del virus), o indirectamente como resultado de la afectación de otros órganos, por ejemplo, del hígado. 

Tratamiento del dengue

Actualmente no existe ningún tratamiento específico contra el dengue, pero el tratamiento se basa en mejorar las manifestaciones clínicas que han demostrado reducir la mortalidad.

En caso de dengue grave, la asistencia prestada en un hospital por parte del personal de salud, puede salvar vidas y reducir las tasas de mortalidad de más del 20% a menos del 1%. 

Las guías de la OMS establecen tres grupos terapéuticos:

  • Grupo A: pacientes que pueden ser enviados a su casa porque no tienen alteración orgánica grave, no pertenecen a un grupo de riesgo ni tienen signos de alarma. El tratamiento se basa en el aumento de la ingesta de líquidos orales para prevenir deshidratación. Para aliviar el dolor y la fiebre es muy importante evitar la aspirina y los fármacos antiinflamatorios no esteroideos, ya que estos medicamentos pueden agravar la hemorragia asociada a estas infecciones por su efecto anticoagulante. En su lugar, los pacientes deben de tomar paracetamol para la fiebre y el dolor.
  • Grupo B: pacientes con signos de alarma y/ que pertenecen a un grupo de riesgo. Dichos pacientes requieren hospitalización por al menos 72 hrs. para hacer reposición de líquidos, monitoreo de signos vitales, gasto urinario y medición de hematocrito.
  • Grupo C: pacientes con diagnostico de dengue grave, requieren manejo en Unidades de Cuidados Intensivos.

Recuerda: no tomar aspirinas, ibuprofeno ni aplicarse inyecciones intramusculares porque puede complicarse la enfermedad.

No siempre el dengue es una enfermedad grave si la tratamos de forma correcta, por eso, es importante que cuando se presente cualquier sintomatología que nos sugiera el diagnóstico de dengue, acudamos a solicitar atención a la brevedad para que se nos indique el tratamiento adecuada para cada situación y se puedan identificar datos de alarma que sugieran un cuadro grave.

¿sabías qué...?

Un mosquito hembra puede poner entre 100 y 300 huevos a la vez y pueden producir entre 1,000 y 3,000 crías en el transcurso de su vida. Por ello, es importante que no propiciemos su reproducción al tener agua estancada en recipientes viejos, y sacar todo el cacharro que tengamos en casa.

comenta y pregunta