Cómo dejar de fumar marihuana

Los mejores métodos para superar la adicción a la marihuana

A pesar de la prohibición de la marihuana es, después del tabaco, la sustancia más consumida actualmente a través del método de inhalación. Su vertiente social junto a sus efectos inmediatos hace que muchas personas recurran a ella de forma relativamente esporádica. La trampa de la adicción a la marihuana es que es más adictiva que el tabaco a pesar de consumir menos cantidad. Mientras el tabaco se convierte en una rutina la marihuana sustituye los cigarrillos de relajación al ser más intensos todos sus efectos, siendo mucho más difícil que percibamos la adicción que sufrimos.

Los métodos para dejar de fumar son muy parecidos a los del tabaco pero haciendo hincapié en determinados puntos. Hay que tener en cuenta que la dificultad para acceder a la marihuana junto a su precio hace que muchas veces la adicción no llegue a criterios diagnosticables: simplemente no podemos mantenerla. Con todo, la impresión que deja incluso en un consumo moderado es demasiado intensa, consiguiendo que los factores psicológicos de la adicción se asienten rápidamente.

    Índice

  1. Deshazte de la marihuana que tengas

    No dudes de tirar todo lo que te quede en casa, incluyendo las habituales piedras de 'emergencia' guardadas en rincones. Lanzarla por el retrete es la mejor forma de no poder recuperarla, evitando por supuesto adquirir nuevas cantidades. A su vez, mientras que con el tabaco se puede reducir su consumo gradualmente, en la marihuana se recomienda el abandono total al tener efectos tan intensos en nuestro organismo.

  2. Tira todo lo relacionado con la marihuana y su consumo

    La adicción a la marihuana tiene un grave problema al estar tan inserta en nuestra cultura. Desde llaveros de la hoja de cannabis hasta ropa que la simboliza, debemos deshacernos de encendedores, cachimbas, cecineros, ropa asociada a su consumo y hasta contactos en el teléfono relacionados con ella. Por suerte, cuanto más 'ritualicemos' el consumo más fácil será que al eliminar todo lo que se relacionaba con la marihuana evitemos su consumo.

  3. Incluye el deporte en tu rutina

    Uno de los efectos más comunes en la abstinencia de la marihuana es una inquietud extrema, mezcla de ansiedad y efectos fisiológicos como sensaciones de calor e incluso alucinaciones visuales y auditivas. Con el deporte lograremos activar nuestro cuerpo e introducir una rutina que compensará los efectos de la abstinencia. Si no hemos sido de practicar nunca deporte podemos simplemente salir a correr tratando de superarnos a nosotros mismos tanto en distancia como en tiempo. Es importante que introduzcamos pequeñas metas personales para mejorar nuestra motivación.

  4. Comparte los momentos difíciles con tus amistades

    De igual modo que los efectos de la marihuana son mucho más intensos de lo normal también lo son los periodos de abstiencia. No tengas miedo en hablar con tus amistades sobre lo difícil que está siendo abandonar la marihuana. Es común que estigmaticemos su consumo cuando lo dejamos, llegando a considerar vergonzoso que estuviésemos tomándola. Eso sí, es importante que no recurramos a amistades que consuman ya que puede llegar a ser incluso contraproducente.

  5. El cambio social, el más importante y difícil

    Ya hemos hablado de la influencia social que tiene el consumo de marihuana. Debemos alejarnos de los amigos que consuman y de los planes que inevitablemente nos pongan en riesgo de consumir. En la auténtica adicción es habitual que nuestro círculo social se haya reducido a personas en nuestra misma situación, encontrándonos que no sabemos qué hacer si eliminamos la marihuana de nuestra vida. Sin más, buscaremos mantenernos activos incluso en solitario, recurriendo a otras aficiones y buscando nuevas. Todo con tal de no acercarnos a cualquier fuente de riesgo que nos incite a consumir.

  6. Evita las tentaciones repentinas

    La marihuana se usa en muchas ocasiones como el evasor por excelencia. Habrá ocasiones donde tendremos un deseo repentino de consumir muy intenso, incluso sin motivo aparente. Comenzarán a surgir excusas en nuestra cabeza para darle una 'última' calada, y todos sabemos lo duras que pueden ser las recaídas. Sabiendo que sentiremos estos momentos intensos de debilidad tendremos que estar preparados, ya sea con una actividad que tuviéramos planificada o con un premio personal si conseguimos superarlos.

¿sabías qué...?

La marihuana siempre ha estado en el límite entre la legalidad por su uso medicinal y la más absoluta demonización en la sociedad. Ambas posturas tienen puntos a favor y en contra por lo que no es un debate que vaya a solucionarse en poco tiempo.

comenta y pregunta