Cómo dejar de beber café

Te damos las pautas para eliminar el consumo de café de forma efectiva

El café es la bebida que más se consume en todo el mundo, incluso después del agua. Existen muchos tipos de café en el mundo, así como diversas formas de tomarlo, sin embargo el consumo excesivo de esta bebida puede crear cierta dependencia que conlleva efectos negativos para la salud.

Ya sea por problemas de salud o por cuestiones psicológicas, dejar de beber café y sobretodo dejar de consumir cafeína puede ser la solución a ciertos problemas de nerviosismo o ansiedad entre otros. A continuación te damos las principales pautas para dejar de beber café con éxito.

    Índice

  1. Reducir la ingesta de forma gradual

    Una vez que somos conscientes de que debemos de eliminar la ingesta de cafeína de nuestra vida es importante comenzar a hacerlo de forma gradual ya que de este modo será mucho más fácil dejar el café con garantías de éxito.

    En primer lugar calcula cuantas dosis de café tomas al día y empieza por reducir el consumo gradualmente eliminando una taza cada día y sustituyendo algunas de ellas por café descafeinado. Hay que tener en cuenta que la cafeína puede ser una sustancia muy adictiva por lo que eliminarla puede conllevar una serie de molestias tales como irritabilidad o dolores de cabeza. La mejor forma de reducir estos efectos es eliminar el consumo de café de forma paulatina atendiendo a los síntomas que vamos experimentando para minimizar el síndrome de abstinencia.

  2. Duerme más horas al día

    Muchas veces las razones por las cuales se comienza a incrementar el consumo café responden a la necesidad de mantenerse despierto y alerta la mayor parte del día, en parte por la gran cantidad de responsabilidades que debemos de atender tanto en el ámbito laboral como en el ámbito familiar.

    Un cambio de hábito que mejore aspectos como por ejemplo aumentar las horas de sueño, puede ser una excelente forma de despertar mucho más despejados y no tener la necesidad de recurrir al café para comenzar el día.

    Basta con organizar los horarios, y dedicar más horas para dormir. Así, podemos aprovechar para echar una pequeña siesta de al menos media hora durante la tarde, y adelantar la hora de ir a la cama con el fin de que consigamos dormir al menos 8 horas. De este modo conseguiremos un cuerpo y una mente mucho más descansados y despiertos.

  3. Busca bebidas alternativas

    Una de las formas de reducir el consumo de café hasta eliminarlo completamente consiste en recurrir a otro tipo de bebidas alternativas. Algunas de estas bebidas son:

    • Infusiones: Existen muchas variedades cada una de ellas con interesantes propiedades para la salud y agradable sabor. Manzanilla, Tomillo, Romero o Menta son algunas de las alternativas que podremos encontrar y que nos ayudarán a sustituir el café con éxito.
    • Batidos naturales: Los batidos energéticos hechos con frutas y verduras están de moda. Batidos con zanahoria y naranja, espinacas, pepino y manzana, arándanos y leche de avena…. Las opciones son muy variadas, sabrosas y con fabulosas propiedades para la salud ya que partan una importante cantidad de vitaminas y minerales que cuidan del cuerpo por dentro y por fuera.
    • Té: El té es una bebida perfecta para sustituir al café ya que ofrece sabores intensos y muy variados. El té blanco es muy conocido por sus propiedades antioxidantes, el té verde es un excelente depurativo y muy rico en minerales, el té rojo es perfecto para quienes buscan bajar de peso, y el té azul ayuda a fortalecer el sistema inmunológico a la vez que reduce la presión arterial y el colesterol. No hay excusas para no incluirlos como sustitutivos del café.
  4. Poner en práctica técnicas relajantes

    Eliminar el consumo de café no es un proceso fácil cuando hace su aparición el síndrome de abstinencia provocado por la dependencia a la cafeína. Este síndrome provoca dolores de cabeza, fatiga, incomodidad e incluso depresión. Síntomas que forman parte del proceso de eliminación y desintoxicación que el cuerpo lleva a cabo para abandonar la dependencia a la cafeína.

    Con el fin de contrarrestar estos efectos, es muy recomendable poner en marcha la práctica de técnicas relajantes que nos ayuden a mantener la calma y a despejar nuestra mente. El yoga o la meditación al aire libre, son excelentes formas de reducir estos efectos y sentirnos mejor interiormente. Puedes hacerlo por tu cuenta o bien apuntarte a algún grupo para iniciarte en estos hábitos saludables.

  5. Hacer ejercicio

    Realizar ejercicio, especialmente a primera hora de la mañana, es una interesante alternativa al consumo de café. Al hacer ejercicio mantenemos nuestra mente concentrada en la actividad que llevamos a cabo, liberamos tensiones, y nos ayuda a estar mucho más despiertos.

    A través del ejercicio conseguimos llenarnos de energía, y lo más importante de forma natural y saludable. Además, hacer ejercicio hace que se liberen endorfinas por lo que nuestro estado de ánimo mejora a la vez que favorece el descanso. De este modo nuestras horas de sueño serán mucho más productivas y nos ayudarán a sentirnos mucho más activos y despiertos sin necesidad de recurrir al café.

  6. Hidratarse para combatir el síndrome de abstinencia

    Uno de los pasos imprescindibles para lograr eliminar el café de forma definitiva es contar con una buena hidratación. Al dejar de consumir café, el cuerpo necesita pasar por un período de adaptación al cambio brusco que supone dejar de recibir la dosis diaria de cafeína al que se ha acostumbrado.

    El consumo de agua ayuda a limpiar el organismo y mejorar la adaptación, a la vez que ayuda a eliminar los síntomas del síndrome de abstinencia. Por otro lado una buena hidratación contribuye a mejorar el funcionamiento de los órganos y a eliminar toxinas de forma natural

El café consumido con moderación y sin que exista dependencia a la cafeína puede tener efectos beneficiosos para el organismo. Sin embargo un consumo excesivo puede ser nocivo para el bienestar físico y mental de la persona, por lo que su reducción y eliminación es fundamental para mejorar la calidad de vida.

¿sabías qué...?

Se estima que de media una persona consume alrededor de 1,3 kilogramos de café al año.

comenta y pregunta