Cómo curar las llagas en la boca

Remedios para tratar las aftas bucales

Las llagas bucales, también conocidas con el nombre de aftas, son un problema muy común que además resulta muy doloroso para la persona que las padece, ya que además de dificultar el habla, pueden interferir a la hora de comer o beber.

Las llagas son erosiones blanquecinas rodeadas de un eritema rojizo que pueden producirse por numerosos factores: una bajada de defensas, un mordisco, alergias, estrés... sin que exista una causa concreta que las origine. Afortunadamente contamos con numerosos remedios que nos pueden ayudar a tratar las aftas bucales de forma muy eficaz.

    Índice

  1. Enjuagues con sal

    La sal es uno de los mejores cicatrizantes y desinfectantes que podemos utilizar para el tratamiento de las llagas bucales. Si bien el proceso puede resultar un poco doloroso, resulta realmente efectivo para acelerar su curación.

    Para poner en práctica este remedio debemos de diluir media cucharadita de sal en medio vaso de agua templada. Removemos bien con el fin de que se diluya correctamente y realizamos enjuagues bucales incidiendo en la zona en la que se encuentran las llagas. Podemos repetir el proceso entre tres y cuatro veces al día.

  2. Enjuagues con bicarbonato de sodio

    El efecto del bicarbonato de sodio es similar a la de la sal, actuando como un excelente antiséptico natural para acelerar la curación de las llagas.

    El bicarbonato de sodio se puede utilizar de diferentes formas sobre la llaga. Bien mezclando medica cucharada de bicarbonato en medio vaso de agua tibia y haciendo enjuagues, o bien haciendo una pasta añadiendo un poco de agua y aplicando directamente sobre la llaga. Pasados unos minutos desde la aplicación, enjuagamos con agua fría.

  3. Comer yogur

    En muchos casos, la aparición de las llagas bucales está propiciada por un cambio en el pH de la boca que favorece que las bacterias proliferen y por tanto originen estas úlceras. Una de las formas de cambiar y equilibrar el pH para evitar la formación de nuevas llagas y mejorar la curación de las ya existentes consiste en tomar yogur natural.

    El ácido de la leche y las bacterias presentes en el yogur ayudarán a mejorar el estado de las úlceras y a evitar su proliferación. Además de consumir yogur a menudo, puedes aplicarlo directamente sobre la llaga con ayuda de un hisopo.

  4. Aplicaciones de agua oxigenada diluida

    El agua oxigenada es uno de los más potentes antisépticos que existen para tratar heridas y en este caso úlceras bucales. Ayuda a reducir el número de bacterias y favorece la curación más rápida de las llagas.

    Para utilizar el agua oxigenada, en primer lugar debemos de llenar un pequeño tapón de plástico con la mitad de agua oxigenada y la mitad de agua. Bastará con sumergir un hisopo en la solución diluida y aplicarlo directamente sobre la llaga. Es importante tener especial cuidado en no tragar agua oxigenada. Repitiendo este procedimiento dos veces al día, haremos que la llaga desaparezca en poco tiempo.

  5. Aplicar una bolsita de té negro

    El té negro es conocido por la presencia de una sustancia conocida con el nombre de taninos. Los taninos son una sustancia astringente que tiene la capacidad de reducir el dolor provocado por la aparición de las llagas.

    Asi que además de beberlo, aplicar una bolsita húmeda de té negro sobre las llagas bucales durante unos segundos puede ser una excelente forma de aliviar las molestias y acelerar la curación. Solo debes de dejar la bolsa sobre la llaga un minuto y repetir esta operación al menos dos veces al día para comenzar a notar los efectos.

  6. Exprimir limón

    Las propiedades antisépticas y cicatrizantes del limón serán de gran ayuda para ayudar a cicatrizar las aftas bucales. A pesar de ser doloroso ya que la aplicación se hace de forma directa sobre la llaga, los resultados harán que las llagas se curen antes.

    Para ponerlo en práctica tan solo hay que exprimir medio limón y aplicar unas gotas directamente sobre las aftas con ayuda de un hisopo. A continuación, es conveniente enjuagar la boca con agua para evitar que la acidez del limón dañe el esmalte dental.

  7. Aplicar aceite de coco

    El aceite de coco de textura suave y sedosa, es conocido por sus propiedades antifúngicas y antibacterianas que evitan que las bacterias proliferen. Al aplicarlo sobre la llaga favorece la elimianción de bacterias y de gérmenes y además ayuda a desinflamar la zona. 

    Para utilizarlo, simplemente hay que aplicar el aceite sobre la llaga formando una fina película y dejando que actúe unos segundos. En poco tiempo la llaga comenzará a mejorar su aspecto y las molestias se verán muy aliviadas por este remedio. El enjuague con aceite de coco también es una excelente forma de aprovechar todas sus propiedades.

Las llagas bucales pueden evitarse siguiendo una serie de consejos como por ejemplo tomar alimentos ricos en vitaminas y minerales, así como seguir una correcta higiene dental de modo que equilibremos el pH de la boca evitando que la acidez de los alimentos provoque la proliferación de bacterias. El uso de brackets puede propiciar la aparición de llagas los primeros días. Las recomendaciones del profesional médico y la ayuda de estos remedios naturales pueden ser de gran ayuda para aliviarlas.

¿sabías qué...?

Existen dos tipos de aftas bucales:

  • Estomatisis aftosa menor: es la afección más común caracterizada por la aparición de pequeñas llagas que desaparecen a los 7 días aproximadamente
  • Estomatisis aftosa mayor: este tipo de afección provoca úlceras de mayor tamaño, son dolorosas y pueden durar hasta dos semanas con alta probabilidad de que queden cicatrices
  • Estomatitis aftosa herpetiforme: este tipo de aparición de aftas provoca la unión de pequeñas úlceras formando una de gran tamaño. Suelen desaparecer en una semana
comenta y pregunta