Cómo curar las hemorroides con remedios caseros

Remedios naturales para aliviar y sanar las almorranas

Las hemorroides, también conocidas con el nombre de almorranas, son un problema que afecta a un gran número de personas y cuya aparición se debe a la dilatación e inflamación de las venas y arterias que se encuentran en el tracto rectal y que pueden aparecer tanto de forma interna como de forma externa.

La aparición de hemorroides puede ser muy molesta para las personas que lo padecen ya que además de causar intenso dolor y comezón debido a la inflamación, pueden llegar a sangrar e incluso prolapsarse (venas inflamadas que sobresalen por fuera del ano y que no retornan a su posición original, siendo necesario en algunos casos una intervención quirúrgica).

Con el fin de encontrar mejoría y evitar que las hemorroides puedan complicarse, podemos poner en práctica una serie de remedios caseros que nos ayudarán a aliviar los síntomas y favorecer una clara mejoría.

    Índice

  1. Baños de agua caliente

    Los baños de asiento son una de las formas más efectivas de mejorar los síntomas de las hemorroides. En este caso hablamos de los baños de asiento con agua caliente o agua tibia.

    Al utilizar un baño de agua caliente, conseguimos que los vasos sanguíneos se dilaten y se agrandan lo cual favorece que la sangre circule con mayor facilidad y que no quede estancada en la hemorroide. Es importante que el agua no esté demasiado caliente para evitar daños, sino que debe encontrarse a una temperatura agradable.

    Recuerda secar posteriormente muy bien la zona con una toalla suave, dando pequeños toques sin apretar demasiado la zona.

  2. Aplicar Aloe Vera

    El Aloe Vera es una de las plantas más saludables para tratar el problema de las hemorroides. Y es que sus múltiples propiedades y en especial la características astringentes de su gel, servirán para reducir la inflamación así como la sensación de picor y quemazón. Además la aplicación directa del Aloe Vera ayudar a calmar el dolor.

    Utilizarlo es tan fácil como coger una de las hojas de Aloe Vera y extraer el gel interior cortando la hoja por la mitad. Aplicaremos con ayuda de un paño suave o un algodón el líquido resultante y en poco tiempo comenzaremos a notar alivio. Además el Aloe Vera es muy útil para reducir el sangrado en el caso de que exista.

  3. Aplicar hojas de acelga

    Curiosamente las acelgas son uno de los antiinflamatorios naturales más sanos que podemos encontrar en la dieta diaria. Además de ser muy beneficiosa a nivel interno, las hojas de acelga pueden ser muy útiles para calmar el dolor provocado por la inflamación de las almorranas.

    Para ello debemos de cortar unas hojas de acelga, lavarlas y desinfectarlas con mucho cuidado y dejarlas en la nevera unas horas. A continuación colocamos las hojas de acelga sobre las hemorroides dejando que actúen ayudándonos con una gasa. Repite al menos tres veces al día.

  4. Utilizar cataplasma de patata

    La patata cruda es conocida por sus propiedades para desinflamar y calmar ayudando a aliviar el dolor provocado por la aparición de hemorroides. Para poder utilizarlos debemos de preparar un cataplasma rayando una patata o cortándola en trozos muy pequeños que posteriormente pasaremos por la licuadora.

    Una vez que hemos obtenido una pasta consistente de patata meteremos la mezcla en una gasa y aplicaremos sobre la zona afectada manteniendo al menos 15 minutos.

  5. Colocar una bolsa de té

    Los taninos presentes en el , son excelentes alíados para combatir el problemas de las hemorroides. Estas sustancias que también se encuentran en el vino tinto, son conocidas por sus propiedades astringentes que ayudan a combatir el picor y el dolor, además de ser un excelente antihemorrágico natural.

    Para aprovechar las propiedades de los taninos utlizaremos bolsitas de té negro. Humedeceremos las bolsitas en agua caliente y las aplicaremos sobre las hemorroides dejándolas actuar durante 10 minutos. Podemos repetir el procedimiento hasta tres veces al día.

  6. Aplicar medio tomate maduro

    El tomate crudo es un excelente astringente que alivia la sensación de picor y quemazón así como el dolor de las hemorroides de forma muy efectiva. Estas propiedades se deben a la presencia de los licopenos, potentes antioxidantes que favorecen la cicatrización y proporcionan un efecto calmante.

    Utilizarlo es tan sencillo como partir un tomate maduro que habremos dejado previamente en la nevera por la mitad y aplicar una rodaja sobre la zona afectada manteniendo con ayuda de una gasa y manteniendo con presión. Dejaremos que actúe al menos 15 minutos. El frío del tomate además ayudará a bajar la inflamación.

  7. Aplicar hielo

    Uno de los remedios más sencillos y a la vez más efectivos para combatir las hemorroides consiste en aplicar compresas de hielo sobre las hemorroides. Al aplicar hielo reducimos la cantidad de sangre que llega hacia esta zona, lo cual favorece que las hemorroides se desinflamen. Además el frío en la zona ejercerá un efecto anestesiante que adormecerá la zona.

    Tan solo debes de picar un poco de hielo para que se amolde mejor y aplicarlo sobre un paño o una bolsa de plástico. Basta con tener la zona sobre la bolsa de hielo al menos 10 minutos al día.

Con el fin de prevenir la aparición de las hemorroides, conviene adquirir ciertos hábitos saludables que nos ayudarán a mantenerlas en su sitio, como por ejemplo aumentar la ingesta de fibra, verduras y fruta para evitar problemas de estreñimiento, hacer ejercicio físico con frecuencia y evitar ciertos alimentos en exceso como por ejemplo las especias picantes, el alcohol o el café.

¿sabías qué...?

Las personas que sufren problemas de estrés son más propensas a sufrir hemorroides dado que la situación de tensión permanente hace que el cerebro envíe señales al esfínter anal, el cual se encuentra cerrado y tensionado.

comenta y pregunta