Cómo curar la conjuntivitis en bebés

Descubre cómo tratar la conjuntivitis en niños recién nacidos

La conjuntivitis es una de las afecciones oculares más comunes en bebés, al igual que ocurre con los adultos. De hecho, desde que un bebé nace, uno de los primeros cuidados que se le realizan en la administración de unas gotas que prevendrán su primer contagio por conjuntivitis relacionado con posibles infecciones que pueden producirse en el parto.

El tratamiento para curar la conjuntivitis en bebés, dependerá fundamentalmente del tipo de conjuntivitis que haya contraído. En base a esto, vamos a ver cuáles son las medidas necesarias que se deben de tomar ante la aparición de una conjuntivitis.

    Índice

  1. Conjuntivitis vírica

    Entre los diferentes tipos de conjuntivitis víricas que pueden darse en bebés, las más frecuentes son:

    Conjuntivitis epidémica por adenovirus 

    Este tipo de conjuntivitis suele estar asociada a la aparición de otro proceso infeccioso como puede ser anginas o fiebre. La sensación es de continuo picor por la sensación de tener un cuerpo extraño en el interior del ojo. Además puede presentarse un ganglio inflamado delante de la oreja a consecuencia de la infección. El tratamiento a seguir es la administración de un colirio antibiótico y corticoides, así como el lavado de ojos con ayuda de una gasa y suero fisiológico.

    Conjuntivitis pseudomembranosa

    Este tipo de conjuntivitis se distingue por la aparición de una secreción situada en la cara interna del párpado que se extiende formando una capa por toda la conjuntiva. En este tipo de conjuntivitis no basta con la aplicación de gotas ya que no conseguirán hacer su función. Se puede apreciar un edema en los párpados. Para curarla es necesario acceder a la parte interna del párpado y extraer la secreción.

  2. Conjuntivitis bacteriana

    En el caso de que se trate de una conjuntivitis bacteriana, podemos encontrarnos especialmente con dos tipos:

    Conjuntivitis por inclusión

    Este tipo de conjuntivitis se caracteriza porque la infección se produce a causa de unas bacterias conocidas con el nombre de Chlamydia trachomatis que se encuentran presentes durante el parto. Se puede producir entre 5 y 10 días después del nacimiento y provoca enrojecimiento, hinchazón y secreción purulenta. El tratamiento a seguir es la administración de gotas antibióticas e higiene ocular.

    Conjuntivitis gonocócica

    Al igual que ocurre en el caso de la conjuntivitis por inclusión, en este caso la infección se produce a causa de las bacterias Neisseria gonorrhoeae que se pueden encontrar durante el parto. Se manifiesta entre 2 y 4 días después del parto con síntomas similares: enrojecimiento, hinchazón en los párpados y secreción de pus. El tratamiento a seguir es la administración de antibióticos, pero en esta ocasión debe de hacerse por vía intravenosa ya que este tipo de conjuntivitis puede ser muy agresiva en el caso de no aplicar el tratamiento adecuado, pudiendo causar úlceras en  la córnea e incluso ceguera.

  3. Conjuntivitis alérgica

    En el caso de la conjuntivitis alérgiva, uno de los tipos de conjuntivitis más frecuente que se da en los bebés es conocida como conjuntivitis papilar

    Este tipo de conjuntivitis se suele dar en bebés más grandes que acuden a guardería principalmente. Se puede apreciar una importante inflamación en las papilas, que son unas protuberancias ubicadas en el párpado las cuáles aparecen muy redondeadas e inflamadas, sobresaliendo por encima del ojo. 

    La conjuntivitis alérgica, papilar o no, provoca un intenso lagrimeo así como sensibilidad a la luz, pero no hay presencia de secreciones. No es una conjuntivitis infecciosa ya que no es causada por ninguna bacteria ni virus. La causa puede ser una reacción alérgica como el polen, el polvo, los animales o cualquier otra sustancia. 

    El tratamiento adecuado suele ser la administración de un medicamento antialérgico frecuentemente en gotas.

  4. Conjuntivitis química

    La conjuntivitis química es aquella que aparece cuando los ojos se exponen a ciertos agentes tóxicos que producen una reacción irritiativa de la conjuntiva. En el caso de los bebés, la conjuntivitis química se puede producir como consecuencia de la administración de las gotas que se le ponen al recien nacido segundos después de producirse el parto, con la finalidad de prevenir las posibles infecciones bacterianas que se producen en el momento de la expulsión.

    Las gotas neonatales en ocasiones producen una respuesta negativa que se traduce en la aparición de una conjuntivitis química. Los ojos pueden enrojecerse y se aprecia cierta hinchazón en los párpados. Por lo general, los síntomas desaparecen por sí solos pasadas entre 24 y 48 horas. En estos casos no es habitual aplicar ningún tipo de tratamiento.

  5. Conjuntivitis por obstrucción del lagrimal

    Otra de las causas frecuentes que se producen en los bebés es la conjuntivitis provocada por la obstrucción del lagrimal.

    En los bebés recien nacidos ocurre que la pequeña abertura por la cual salen las lágrimas puede encontrarse obstruída por una fina película al no encontrarse plenamente desarrollado. Esto ocasiona que las lágrimas se acumulen derramándose continuamente por el ojo y hacia la mejilla.

    Es posible que la obstrucción del lagrimal provoque la aparición de una conjuntivitis que es necesario tratar para evitar complicaciones. Para ello se debe delavar cuidadosamente la cara y los ojos del bebé con una gasa empapada en agua tibia. Otra medida es masajear la zona del conducto frotando suavemente la parte interna de la zona del lagrimal hacia la nariz varias veces al día para provocar la apertura espontánea del conducto.

    Por regla general el conducto se abrirá por si solo alrededor del año de edad. En los casos en los que esto no suceda sería necesario realizar una sencilla intervención para sondar la zona.

La conjuntivitis en bebés debe de tratarse con extrema precaución ya que los antibióticos deben de ser controlados por el médico. La higiene ocular es fundamental para evitar el contagio en el caso de la conjuntivitis bacteriana y vírica. En cualquier caso, con los cuidados necesarios, la conjuntivitis desaparecerá en pocos días sin mayores complicaciones.

¿sabías qué...?

Cuando nacen, los bebés pesentan hinchazón en los párpados. Esto se debe a la presión a la que se ven sometidos en el momento del parto, lo cual puede provocar además la aparición de pequeñas manchitas rojas en el ojo que desaparecerán de forma espontánea pasados entre 4 y 5 días.

comenta y pregunta